MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

ACTUALIDAD

                                 

DOS IMÁGENES EL MISMO MENSAJE
La imagen del Obispo de Solsona  Xavier Novell escoltado por la Policía Municipal y Los Mozos de Escuadra a la salida de una Misa celebrada en Tárrega, mientras era insultado por un coro de enojados partidarios de la ideología de género a quienes y "quienas" no ha gustado que este prelado -que ya la ha liado otras con lo del soberanismo-, haya recordado la posición de la Iglesia en este asunto, me ha traído a la memoria otra foto de otro obispo español rodeado de policías y no para asistir a una procesión. Me refiero a la que se tomó el 14 de Junio de 1931, cuando el gobierno provisional de la ll República en una decisión indigna de un estado de derecho expulsó del territorio nacional, nada más ni nada menos que al Señor Arzobispo de Toledo y Primado de España D. Pedro Segura; si ya resulta patético ver a un príncipe de la Iglesia tratado como un vulgar delincuente , más lo es que el Presidente del Gobierno Niceto Alcalá Zamora y el Ministro de la Gobernación Miguel Maura eran ‘devotos católicos’.
Volviendo al monseñor catalán, él es uno de los muchos prelados españoles que son la diana de los ataques de los "de siempre". No en vano al obispo de Getafe le ponen verde un día sí y otro también por ser una de las voces más claras contra los ataques a la familia y la doctrina de la Iglesia. Otros "hermanos en el episcopado, como el cántabro Osoro, son tildados de más  contemporizadores con esta nueva clase política emergente, será que en el caso del santanderino por los de "tener dos caras" como decimos en la Montaña (personalmente me niego a decir Cantabria, mientras sea Revilla la imagen de mi bendita tierra).
Se nos avecinan unos tiempos difíciles, no muy diferentes a los de los años 30 del siglo XX, esperemos que con mejor término que aquellos. Y confiemos en que la Divina Providencia no nos deje de su mano.
                                           

INDIVIDUOS REPUGNANTES

La noticia fue terrible y conmocionó a toda la sociedad gallega: un padre había asesinado a golpes a su hijo y arrojado su cadáver en una zona boscosa. La madre, separada de su marido, había denunciado que el niño no le había sido entregado después de pasar el tiempo de fin de semana que le correspondía con su padre. Al parecer, existían dos denuncias contra el individuo –que tiene problemas mentales- por su conducta agresiva, pero éstas, como siempre, no fueron atendidas por los jueces.

Naturalmente, conocidos estos terribles hechos, la consternación ha sido general y, junto a las manifestaciones de condolencia, rápidamente los políticos han organizado su aquelarre del típico minuto de silencio. Si se ven las fotos de las concentraciones convocadas para manifestar su repulsa por este “crimen machista” se ve que en todas ellas abundan los políticos y altos cargos de las administraciones, y escasean los trabajadores de las mismas. Y no es para menos. Estos repugnantes individuos, tan prestos a expresar sus “repulsas” y sus “condolencias” y desviar la atención de sus responsabilidades con todo tipo de actuaciones teatrales, no se dan tanta prisa en tomar las medidas necesarias para reformar la justicia y que los magistrados actúen en serio frente a las denuncias que les presentan los amenazados; tampoco demuestran el más mínimo interés en reformar el código penal para castigar, con medidas precautorias o punitivas, como se merece las actuaciones que desencadenan dramas de todo tipo con resultado, muchas veces, de muerte.

Y es que el figurar, el salir en la foto, el derramar lágrimas de cocodrilo, se les da muy bien a esta repugnante caterva de gentuza sin escrúpulos, impostores y deficientes morales, a los que llamamos políticos, que teniendo en su mano tomar las medidas para paliar y castigar estos tipos de comportamientos delictivos, se limitan a hacer un teatrillo de un minuto –una burla sangrante- para esperar a la próxima –y seguro que cercana ocasión- en que otra vez tendrán que demostrar la “solidaridad” de no hacer nada. Su especialidad.

            

GOLPE DE ESTADO NAZI CATALÁN
España ha renunciado a la senda de la prosperidad, la estabilidad.
Y lo ha hecho con un lenguaje mediocre y pesado.
Ha optado por la verborrea y la estupidez, hechas política.
No es de extrañar el jolgorio de quienes pactan con el terrorismo o se abrazan efusivamente con terroristas; de quienes nos han amenazado con “un drama” o con “un nuevo 1936” si no se les vota a ellos, como viene haciendo la derechona más brutalmente gangsteril, desde los tiempos del caciquismo y el bandolerismo.
Jolgorio de quienes protegen a las organizaciones terroristas y las subvencionan; de quienes no ocultan en lo más mínimo su intención de desmembrar España, de destruir la obra de muchos siglos de cultura y convivencia.
Todos ellos están de enhorabuena. Y todos ellos por activa o por pasiva, en ausencia o en presencia, se dieron cita ayer día 22/05/2017, en Madrid al asistir a la conferencia con la que el nazi-onanista presidente de la Generalidad de Cataluña, aburrió hasta la saciedad, a quienes no nos hemos contaminado de la idiotez imperante en esta España del encefalograma plano. Esta España en donde las niñas ya no quieren ser las princesitas de hermosos cuentos o los niños, médicos que acabarán con el cáncer, sino vulgares putillas y mariconcillos del Gran Hermano, para solaz de periodistas trasnochados y espectadores aborregados.
Uno podría albergar alguna esperanza al oír las primeras palabras de ese oscuro personaje que a la sazón, padecemos en la Presidencia del des-Gobierno. Siempre son palabras de respeto y acatamiento a las leyes, que no suenan mal.
Pero es una esperanza muy lejana y muy poco duradera. A sus palabras nunca le acompañan después, sus hechos.
Ni después, ni antes, ni nunca.
Porque todo el proceso separatista ha venido siendo financiado, no por Jordi Pujol y la oculta e inconmensurable “herencia” del abuelo (otro con su abuelo, como Zapatero). Sino que se ha ido pagando franciscanamente, gracias al dinero sustraído de los presupuestos generales del Estado. Es decir: sin comerlo ni beberlo, le estamos abonando el golpe de estado a los nazis catalanes, con el beneplácito (un poquito, eso sí, para mantener el lenguaje mari-acomplejado de lo políticamente correcto) del Gobierno de España y la Jefatura del Estado.
A veces algunos políticos de apariencia insignificante han dado la sorpresa de resultar auténticos estadistas en el poder, pero nada indica que éste vaya a ser el caso. Rajoy ha obtenido el gobierno mediante las elecciones más sucias y marrulleras de la historia del la democracia española, rompiendo las exigencias del juego democrático o utilizando por activa o por pasiva, a su favor a quienes las rompían y en alianza con fuerzas siniestras que ya le han exigido el pago (léase Concierto Económico Vasco).
Su vana y contradictoria charlatanería refleja al hombre vacuo y ambiguo que quiere conducir el carro del sol, como en el mito griego de Faetón y que puede perfectamente llevarnos a todos al descalabro.
No soy optimista. No puedo serlo.
Las aspiraciones de todos estos personajillos que mangonean España son abiertamente desestabilizadoras. Unos porque apoyan con descaro y sin circunloquios al separatismo, al que su Cataluña o sus Vascongadas les importan un pito, pero que son rabiosamente antiespañoles. Y otros, porque no hacen sino mirar para otro lado, abochornados por sus miedos de caga poquito y mingas frías.
Unos y otros han supuesto la legitimación del terrorismo (contra España todo vale, es el lema implícito en todos ellos) y por tanto el socavamiento más brutal de la legalidad.
Su propensión a la violencia y a imponer la ley de la calle han quedado sobradamente demostradas a lo largo de toda su historia.
Cualquier buen patriota, si además de un iluso no es un loco como ellos, percibirá pronto que no queda más que una salida, si no se quiere llevar a España al desastre: el Nacional-Sindicalismo.
Pero veo en extremo difícil que eso se produzca.
Desde hace muchos años, estamos inmersos en una guerra. Una guerra que se libra en España y ante nuestros ojos. No es una guerra en donde se disparen salvas de artillería o se utilicen fusiles, carros de combate, aviones, etc. No.
Es una guerra que se libra en los medios de comunicación en donde los generales permanecen muy ocultos y los soldados son los periodistas turiferarios del sistema que con su manipulación descarada de la noticia, disfrazan la verdad de tal modo que un mismo acontecimiento puede ser todo lo que ellos quieran fabricar y vender a los incautos. Una especie de periodismo a la carta, en donde se ensalza lo que se quiere imponer a la opinión pública.
Y nosotros, los patriotas, no contamos con grandes medios de comunicación para desmantelar tanta mentira y tanto oprobio.
España no es más que un experimento del NOM. Ayer el presidente de la Generalidad de Cataluña anunció abiertamente lo que en tantas otras ocasiones han venido diciendo: que su golpe de Estado se dará, sí o sí.
Anunció eso y en Madrid, como podía haber anunciado cualquier otra cosa. No pasa nada. Unos, le aplaudieron. Y el presidente del Gobierno de España, en lugar de enviar a la Guardia Civil, se limitó a decir las mismas majaderías de siempre.
No soy optimista, no.
Mariano Rajoy es un hombre demasiado vano y falto de carácter para tal cosa. En un plano en principio menos dramático, recuerda el papel de otro Faetón: Manuel Azaña, que también quiso frívolamente revolucionar España, llevar el carro del sol, sin tener la visión ni las cualidades precisas.
Cuando llegamos a estos extremos siempre volvemos la vista atrás y percibimos el cúmulo de frivolidades, oportunismos y sandeces que han salpicado la historia reciente de unos y otros; los proverbiales polvos que han llevado a estos lodos.
No diré que me avergüenzo de ser español, como han dicho de ser franceses, muchos del país vecino cuando Le Pen ha quedado segunda en las recientes elecciones presidenciales.
Tampoco desespero de una reacción del buen sentido y la energía necesarios para salvar a España, aunque por el momento no asomen los indicios por ninguna parte.
                         

EL VALLE DE LOS CAÍDOS
La Damnatio Memoriae era una orden que dictaba el Senado Romano, en virtud de la cual el nombre del emperador caído o destronado ­—generalmente a punta de espada— no debía aparecer en monumento alguno, como tampoco debía sobrevivir ninguna estatua o retrato de él.
La Damnatio Memoriae era la codificación legal del olvido surgido de la cobardía de aquellos que sirvieron, se sirvieron o confraternizaron en mayor o menor grado, con el emperador caído y que buscaban servir, servirse y confraternizar con la nueva situación política.
Todos ellos estuvieron siempre y en cualquier circunstancia en el “bando correcto”. O sea: en el del vendedor, fuera quien fuese. Porque todos ellos —los viejos romanos y los modernos españoles— sabían y saben muy bien, que en la mudanza política la acumulación de ignorancia y olvido es sana y fructífera, prolonga la vida y la hace más rentable.
El PSOE, PP y demás caterva de borregos paniaguados que no son ni la milésima parte de buenos que se creen y son infinito número de veces más necios de lo que yo me temía, acaban de dictar en el Congreso de los Im-putados, —perdón: diputados—otra de tantas, Damnatio Memoriae, sobre Francisco Franco y por extensión, sobre José Antonio Primo de Rivera.
Ese es el auténtico afán de estos pobres miserables: imponer toda clase de humillaciones a quienes no pensamos como ellos y tenemos la Dignidad de recordar a quienes entregaron su vida por España y la Civilización Católica, que se encontraban ambas, en peligro de fenecer de la mano criminal de quienes ahora, tantos años después, sólo saben recurrir al odio y al resentimiento en unos casos (izquierdas, separatistas) y la cobardía más infame en otros (la derechona basura).
Casi cuarenta y dos años después de la muerte de Franco, esas dos celestinas de maricones que son el PP y el PSOE, unos por activa y otros por abstención, ordenan expoliar las tumbas del General y de José Antonio Primo de Rivera, porque según ese contrafuero al que llaman “ley de memoria histórica”, son símbolos antidemocráticos.
Harto como estoy, de sus agotadoras necedades, no me queda más remedio que pregunta a todos esos cabestros diputados, si de verdad creen que la estatua de Largo Caballero (el Lenin español) que hay en el Paseo de la Castellana de Madrid es un símbolo democrático.
¿Son por alguna extraña e ignota confabulación del destino, símbolos democráticos las mezquitas y las inenarrables enseñanzas del Islam que tanto les gusta sufragar y subvencionar a PP, PSOE, PNV, PODEMOS, etc.?
¿Es democrática la imposición aún contra la voluntad  y la potestad educativa de los padres, esa “educación para el mariconeo” —perdón: para la ciudadanía—, en cuya defensa la ínclita presidenta de la Comunidad de Madrid, del PP, Cristina Cifuentes se permitió el lujo de pretender dar lecciones de teología y patrística, nada menos que a un Ministro de la Iglesia, con el silencio canallesco, vil, cobarde, de todo su partido y de sus votantes?
¿Son acaso símbolos democráticos, los centenares de miles de retratos y bustos de Pablo Iglesias — el fundador del PSOE, no el otro—, que amenazó a Maura en las Cortes con llegar al atentado personal, para impedir que gobernase?
Santiago Carrillo, el genocida de Paracuellos del Jarama, ante cuya memoria babean todos ellos, desde el Jefe del Estado a título constitucional de “rey”, hasta el concejal del pueblo más recóndito, ¿es un símbolo democrático? ¿Un psicópata criminal como ese? Pues según la nueva e inventada escala de valores del relativismo moral, parece ser que sí.
Para toda esta banda de mandantes, de “mohamés”, de maricones casados, solteros y medio pensionistas de la hoz y el “martini”, sí que lo son.
Esta es la peligrosa mezcla de odio, ignorancia y cobardía que se dicen a sí mismos, “padres de la Patria”.
España tiene sus días contados con esta gentuza.
Con su “ley de memoria histórica”, entre la cobardía de la derechona y el odio de la izquierda, han contrapuesto los rostros de la Historia y el Mito en un pueril ensamblaje de recuerdos inventados para aderezar y justificar cada uno, su propia biografía.
Setenta y ocho años después de finalizada, pretenden ganar una guerra que afortunadamente perdieron y hacer olvidar casi 42 años después de la muerte de Franco —al que ellos enterraron en el Valle de los Caídos— la entusiasta colaboración que sus padres prestaron al régimen del General durante los cuarenta años que fue Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos. Muchos de esos papás de los actuales “demócratas de toda la vida”, llegaron a puestos de responsabilidad con Franco alardeando de su pertenencia a Falange Española de las JONS (a la que ni conocían ni entendían) y de una más que supuesta “amistad” con José Antonio Primo de Rivera.
La II República, la Guerra Civil o lo que era José Antonio, así como lo que Franco desarrolló, no cabe en las simplezas de los bobalicones diputados de 2017, en la acomplejada derechona rancia y vomitiva de los gangsters habituales, ni en la memoria individual de ninguno de ellos. Pero sí cabe en la Historia. En la verdadera Historia, que es el reloj que sigue marcando su tic-tac en la cuna y en la tumba de los hechos, de los hombres y de los pueblos. Por eso la quieren borrar.
Borrar, reinventar y rescribir sin molestarse siquiera en recorrer la distancia entre los hechos y sus causas, para acabar ofreciendo un relato delirante en el que Franco y los Nacionales eran malos, malísimos, satánicos. Y el abuelito de ZP por ejemplo —vaya coña que nos dio con su abuelito— y ese saco de mierda que era el Frente Popular fueron buenos, buenísimos, arcangélicos vamos.
Siendo así que para los españoles muy jóvenes y desde luego, los que aún no han nacido, yo seré el apestado falangista, hijo de falangista. Y ZP y todos los actuales diputados son y serán los descendientes honorables de heroicos combatientes por la paz, la democracia —esa democracia que no permite la disidencia de opiniones—, defensores de los derechos civiles de bujarrones y “okupas”.
Lo que se ha votado en el Congreso no ha sido más que un episodio más del odio, del rencor y la cobardía. Un espejo de la España desnortada y esquizofrénica impuesta por unos gobernantes que sólo han sabido vender mentiras y humo.
Esto no es un artículo. Es el epicedio de España. Porque España está muerta, asesinada por unos canallas, con la infame complicidad de sus votantes.
                                       

UN PUEBLO DIGNO Y VALIENTE

El pueblo de Venezuela está dando al mundo un ejemplo de dignidad y valentía al enfrentarse a uno de los dictadores más repugnantes y sanguinarios que han producido los últimos decenios.

Esta nación, otrora rica, con unas reservas de petróleo que están entre las mayores del mundo, está sumida en una crisis económica brutal. Escasean todos los productos de primera necesidad, los alimentos, medicinas, combustible…, y a todo ello hay que sumar una represión que, día a día, encarcela ilegalmente a los políticos de la oposición y los mantiene en prisión sin acusación o mediante juicios farsa; los asesinatos de manifestantes son casi diarios, sin importar la edad de los mismos; el apaleamiento de opositores es una práctica habitual; los autogolpes, la censura, las amenazas cumplidas… Todo ello configura en panorama dramático en el que los ciudadanos de este maltratado país están dando una muestra de valentía que asombra; porque lejos de dejarse amedrentar por el chavismo y sus cómplices cubanos, a pesar del riesgo cierto de muerte, cada día salen a la calle para expresar su repulsa al dictador y sus cómplices, para exigir las libertades más elementales, elecciones libres y limpias, justicia y pan, porque la dignidad les sobra…

¡Qué ejemplo para el mundo! ¡Qué ejemplo para España, donde los chavistas de Podemos tienen 5 millones de votantes, cinco millones de, en el mejor de los casos, violentos y represores!

Aprendamos de Venezuela y sus heroicos ciudadanos esta lección para levantarnos nosotros también contra la tiranía de la corrupción, de los partidos, del mundialismo y de la dictadura de lo políticamente correcto. Por nuestra dignidad como personas, por nuestra dignidad como pueblo.

                 

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN SIRIA? (II)

El ataque de Donald Trump a la base aérea del ejército sirio ha dado lugar a multitud de especulaciones. Por lo pronto, el “nefasto” Trump ha visto desaparecer buena parte de las habituales críticas en los medios de comunicación precisamente por haber atacado a uno de los malos oficiales: el gobierno de Al Assad.

El ataque es doblemente ilegal: pese a ser un acto de guerra contra un país que no supone una amenaza para los EEUU y que tampoco les ha atacado, no cuenta con el apoyo del Congreso -el único que puede declarar una guerra- y tampoco con el de la ONU, teórico garante del orden internacional. Pero lo que a nuestro juicio es más grave es que no cuenta tampoco con el apoyo de los millones de votantes que le eligieron a él precisamente para que los EEUU no anduvieran por el mundo metiéndose en guerras en las que en el fondo no les iba nada. Cualquiera con algo de tiempo puede consultar en internet las declaraciones del entonces candidato durante la campaña presidencial última.

Por eso muchos han hablado abiertamente de traición”. Pat Buchanan, el más claro referente ideológico e histórico -recuérdense la “brigadas Buchanan” de la campaña de 2000- se pregunta: “¿Nos está alistando Trump al Partido de la Guerra”. Los chicos de “The Weekley Standard” y “Commentary” andan muy contentos con la posibilidad de meter a los EEUU en una nueva guerra en Oriente Medio. Como se ve, cada uno en su papel. Pero... ¿qué sentido tiene todo esto?

Primero, es muy difícil de ver cual es el beneficio de Al Assad en utilizar armas químicas contra un enemigo que está perdiendo la guerra a velocidad creciente. Los únicos que pueden sacar algo del uso de este tipo de armas es la “oposición” y el ISIS, al provocar la indignación mundial contra Al Assad. ¿Es entonces Al Assad un imbécil? Lo dudamos mucho.

Segundo, ¿por qué avisaron los EEUU a Moscú del ataque? Desde luego, no para buscar el efecto previsto; es decir, darle una lección a Al Assad. Al-Jazeera y Al-Arabiya han mostrado daños muy limitados en la base aérea siria. De hecho, el día siguiente se lanzó un ataque contra los islamistas desde la misma base atacada. Escasamente unas horas después de la noticia, Russia Today informaba de que solo unos 20 de los más de 50 misiles habían hecho blanco y hablaba de “baja eficiencia”.

Tercero, es sorprendente que se de credibilidad a organismos sirios de “derechos humanos”, una vez pasada la experiencia de Ahmed Chalabi en el caso de Iraq en 2003, que resultó ser un embustero contumaz capaz de arrastrar a los mismísimos EEUU a la guerra.

Nada de esto cuadra mucho y eso es lo que ha llevado a algunos a pensar en la posibilidad de ataques de “falsa bandera”. Ya en enero, el republicado Ron Paul avisó de que tanto el “deep state” como potencias extranjeras podía utilizar acciones de “falsa bandera” para intentar arrastrar a la administración Trump a un nuevo conflicto. Sinceramente, lo vemos poco probable. Más cuando parece ser que el propio Trump, a causa de las imágenes de niños supuestamente muertos por armas químicas, decidió el ataque. Lo que no es nada raro es la intervención de potencias extranjeras: la red está literalmente plagada de información sobre los estrechos vínculos de Jared Kushner, asesor y yerno del presidente, con el Partido Likud y con Netanyahu. Todos ellos han aplaudido el ataque desde el principio.

Dos posibles explicaciones de lo sucedido

A nuestro juicio se abren dos hipótesis para explicar los sucedido: la primera, puesta en circulación por Eric Trump, hijo del presidente, Donald Trump ha escenificado un enfrentamiento con Rusia para sacudirse de encima las sospechas de connivencia con Rusia en su propia elección presidencial. Ahora nadie dudaría de que el presidente puede sacudir a los Rusos en las narices. Más aún, con la aquiescencia de Trump a la integración de Montenegro en la OTAN.

La segunda hipótesis es la intervención del “lobby” sionista en todo el asunto. Hasta el ataque las cosas iban razonablemente bien. Trump había dicho que los sirios debían decidir su propio futuro y había conversaciones al menos en grado inicial. Puede que esto no gustara a todos. Hacemos aquí un inciso para decir que cualquier valoración de la política exterior estadounidense que menosprecie u omita el papel del lobby sionista o es falsa o es en buena parte infundada. Es una pena que no pueda hablarse de estos asuntos abiertamente y que muchos hagan una autocensura real para pasar por “políticamente correctos”. Naturalmente, el “lobby” sionista no es Israel, como pretende cierta propaganda, si no solo un agente más en el juego internacional de la región, que pretende rodear a Israel de un montón de Estados fracasados, sin potencia militar, con el fin de lograr el liderazgo exclusivo de la región para varias generaciones.

Si los acontecimientos que estamos presenciando corresponden al primer escenario o al segundo lo veremos en los próximos meses: si las aguas vuelven a su cauce y el contexto de la guerra en Siria avanza hacia una negociación razonable se tratará sin duda de un hito más en la lucha de Trump contra su “deep state”, una jauría de demócratas fanáticos, neoconservadores, belicistas varios y oscuros intereses de diverso tipo.

Si lo que se produce es una tensión creciente, será sin duda que el “lobby” sionista está haciendo valer sus derechos y su ayuda en la campaña. Al fin y al cabo no es un secreto para nadie que a Kushner y a Netanyahu solo les falta irse de vacaciones juntos.
Eduardo Arroyo

                                

EL PP TRANSVERSAL

¿De verdad que todavía queda alguien que pueda extrañarse por la creciente marea de casos de corrupción que, como un vía crucis aplazado, está anegando al Partido Popular?  Todo hecho tiene su antecedente, nada surge de la nada y, la corrupción ‘pepera’ –como la de los demás partidos- tiene un origen profundo, que hunde sus raíces en la propia filosofía que anima a esa formación política. La profunda falta de moral, sobre las que se asientan los partidos políticos españoles trae como consecuencia la inmersión de los mismos en un cenagal de inmundicia que inevitablemente salpica a toda la sociedad que, directa o indirectamente, les apoya, con lo que se convierte en su cómplice-.

Todo esto se vio con meridiana claridad en el pasado congreso del PP, en el que éste, en materia moral e ideológica adoptó una posición “transversal”, es decir, que se  posicionaría según soplara el viento, según dijeran las encuestas manipuladas o, más probablemente, según las órdenes de la logia masónica correspondiente (hay tres focos masónicos importantes dentro del PP: Madrid, Galicia y Valencia) y en plena sintonía con las directrices del nuevo orden globalista mundial.

Así no puede extrañarnos que ante los gravísimos problemas que, además de la corrupción, aquejan a nuestra nación, a estos pájaros no se les ocurrió mejor cosa que llevar como tema importante de su congreso… ¡los vientres de alquiler! Y es que, claro, cada día la población española se pregunta ansiosa “pero qué pasa con los vientres de alquiler”, “por qué no se regulan los vientres de alquiler”…, y no pueden dormir tranquilos.

De todos es sabido que en el Partido Popular se han quitado ya la careta y nos presentan ahora su verdadera cara: la de lacayos de los poderes mundialistas, destructores de la unidad nacional y siervos del gigantesco proyecto de ingeniería social que desde estos poderes se está llevando a cabo. Consecuentemente con lo dicho, dos líderes importantes dentro del partido, Feijoo y Cifuentes (destacados corruptores sociales, abortistas y activistas a favor del los colectivos homosexualistas), van a promocionar este tema de los vientres de alquiler, como uno de los ejes estrella una nueva vuelta de tuerca más en su afán de controlar y destruir nuestra sociedad y nuestra nación.

Aparte de la indecencia moral que supone la cosificación, la consideración de la vida humana como una mercancía más, que se compra y se vende como si fuera una vulgar nevera, un coche o una ‘tele’ y no una persona, debemos tener en cuenta, este asunto pone de relieve el punto de degradación moral que la vida pública está alcanzando en nuestro país, con la adopción de medidas supuestamente progresistas, pero en realidad al servicio de ideologías terroristas, totalitarias y  anti humanas.

Y es que, claro, primero se pierde la moral, después llega el todo vale, y al final… de aquellos polvos vienen estos lodos… arrastrados por las aguas del Canal de Isabel II…

                  

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN SIRIA? (I)

¿Qué está pasando en Siria? La Hermana Guadalupe, del Instituto del Verbo Encarnado, ha publicado una nota en el Facebook “SOS Cristianos en Siria”, que reproducimos a continuación:

Es intolerable lo que está sucediendo en la escena internacional. Intolerable y vergonzoso. Se produce un ataque con armas químicas en Siria, y sin la debida investigación se toman represalias inmediatas contra quien “suponen” es el culpable, atacando una base militar siria donde mueren soldados, y mueren también civiles… ¿A eso llaman “justicia”? ¿Es posible que en pleno siglo XXI, en el que tanto se alardea del ejercicio de la democracia, se tomen decisiones impulsivas y unilaterales que acaban con la vida de más personas inocentes? ¿Qué podemos esperar de nuestras sociedades si quienes nos gobiernan nos enseñan que ante un daño se justifica el castigo sin juicio previo al supuesto culpable? Es el aliciente para que nos matemos unos a otros por simples sospechas… Es el triunfo de la barbarie…

No es la primera vez que se atribuye al ejército sirio el uso de armas químicas, y esto ya parece ser una “prueba”. Como si el número de repetidas sospechas provenientes siempre del mismo bando fuera la prueba definitiva de culpabilidad. ¿Eso se enseña en Derecho en nuestras Universidades??

Pero lamentablemente quienes vivimos este conflicto en Siria desde los comienzos, sabemos que la manipulación de la información ha sido el arma más poderosa. Las acusaciones contra el gobierno sirio se fundan en gran parte en la información proveniente de los mismos grupos rebeldes, como el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), que tiene su base de operaciones en Coventry, en Reino Unido, y que está compuesto por una sola persona… O videos realizados por partidarios de los grupos terroristas como al Qaeda (como se vio en la liberación de Alepo). O de los Cascos Blancos, que está probado que hacen videos montaje, y se los ha visto en ejecuciones de soldados del ejército sirio e incluso unidos a una turba que linchaba a los “cerdos” del ejército.

Ya nos ha mostrado la historia, que el “uso de armas químicas” es una acusación inconsistente inventada para justificar los propios intereses. Es la excusa ideal para convencer a la opinión pública. Sucedió en Irak. Y lo hemos visto también en Siria. Recuerdo cuando en el 2013 se acusó al ejército sirio de este tipo de ataques. Los observadores de la ONU llegados al país para la investigación del caso, ya traían en mano la sentencia de condena al gobierno sirio. Y finalmente no pudieron probarlo, pero igualmente confirmaron su culpabilidad.

Nuestra gente en Siria está indignada, y una vez más se sienten decepcionados por el comportamiento de la comunidad internacional. Siguen sosteniendo que durante todos estos años, ha sido el ejército sirio su única defensa, frente a los ataques terroristas de los rebeldes que se cobran víctimas todos los días entre los civiles. Por otra parte, consideran ridículo el hecho de que en estos momentos, en que el ejército nacional apoyado por Rusia está recuperando el control de la ciudades, arriesgue su reputación con un golpe bajo.

Pero prestemos atención a toda la situación en su conjunto. Mientras USA perpetraba el ataque a la base militar Shayrat (Homs), el Estado Islámico atacaba posiciones del ejército sirio en la carretera que une Homs, Furqlus y Palmira. ¿Es esto una coincidencia? ¿No se parece demasiado a lo que realizó la administración anterior de Estados Unidos en septiembre de 2016 cuando atacó “por error” posiciones del ejército sirio en Deir al-Zur matando a 80 soldados, y permitiendo al Estado Islámico recuperar posiciones estratégicas en la zona?

Recemos por el pueblo sirio. Ellos ven con impotencia como destruyen su país y los peores terroristas que nunca se han visto, son apoyados por los poderosos de la tierra. 
              

EL VERDADERO NACIMIENTO DE ESPAÑA COMO NACIÓN (BREVÍSIMA RELACIÓN)
En el año 197, cuando se trata de establecer la primera organización administrativa romana, la comisión designada al efecto no tiene la menor duda en denominar Hispania a esos territorios ocupados, a esos que hasta el momento han integrado en su administración, y, únicamente, introduce unas diferencias puramente geográficas en razón de su mayor o menor proximidad a Roma. Hay una Hispania Citerior, una Hispania más próxima; y hay una Hispania Ulterior, una Hispania más lejana a Roma, pero no hay ninguna duda respecto a que pertenecen a un ente al que los romanos denominan Hispania debido a su fundamental homogeneidad.
En el año 589 se celebra el Tercer Concilio de Toledo, en el que el rey visigodo Recaredo se convierte públicamente al cristianismo (ya lo había hecho en privado dos años antes). Se alcanza así la plena integración de dos comunidades, la hispanorromana católica y la visigoda arriana, que a partir de ese momento comparte fe, leyes, lengua y costumbres. Esta es la verdadera fecha del nacimiento de España como nación independiente. El sentimiento de España como una comunidad nacional plena, lo expresa poco después San Isidoro Arzobispo de Sevilla –hijo de padre hispanorromano y madre visigoda- en el De Laude Spaniae, prólogo a su Historia Gothorum:

“De todas las tierras que se extienden desde el mar de Occidente hasta la India, tú eres la más hermosa, oh sacra y siempre venturosa España, madre de príncipes y de  pueblos. Con justo título brillas ahora como reina de todos los países… Tú eres la gloria y el ornamento del orbe, la porción más ilustre de la tierra en la que mucho se deleita y abundosamente florece la gloriosa fecundidad de la gente goda… Tú, riquísima en frutas y exuberantes de racimos, copiosa de mieses, te revistes de espigas, te sombreas de olivos, te adornas de vides. Tú, llena de flores en los campos, de frondosidad en los montes, de peces en las riberas…”.

En el año 711 se pierde la nación a manos de los invasores musulmanes, con la complicidad de uno de los bandos en la lucha por la ocupación del trono. Los núcleos de resistencia al invasor que se crean en las distintas regiones, tienen un denominador común: se trata de RECONQUISTAR la unidad que se había perdido, la nación ocupada por tropas extranjeras. De ahí que todos los reyes de los distintos reinos que se forman durante la Reconquista, declaren de forma unánime en todos sus escritos –reflejando el sentir general de la nación- que todo lo hacen en beneficio y a “mayor gloria de España”.
El 12 de octubre de 1492 se consigue vencer la última resistencia de los musulmanes ocupantes del territorio nacional. Es la fecha de la Reunificación, pero no del nacimiento de la Nación Española.
              

LOS HERMANOS MUSULMANES SE INFILTRAN EN SUECIA Y CONSTRUYEN UNA SOCIEDAD PARALELA

Un informe elaborado por una agencia del Ministerio de Defensa de Suecia ha revelado que los Hermanos Musulmanes, la organización islamista más grande del mundo, se han infiltrado intensamente en las principales instituciones del país, construyendo una sociedad paralela que crece sin parar impulsada por la “tolerancia políticamente correcta” y por la estigmatización como “islamófobo” de cualquier persona u organización que denuncie esta situación.

Sorprendentemente, al tratarse de un documento elaborado por una institución gubernamental, el informe apunta a la responsabilidad que tienen "las élites políticas del país escandinavo" en el fomento de una doctrina “de multiculturalismo y silencio, que puede facilitar los fines nocivos de una organización profundamente antidemocrática como los Hermanos Musulmanes”.

El documento ha sido elaborado por la Agencia Sueca de Contingencias Civiles (MSB, en sus siglas en inglés), que es responsable de las cuestiones relativas a la protección civil, la seguridad pública, la gestión de emergencias y la defensa civil.

Los autores del documento afirman que los Hermanos Musulmanes están trabajando intensamente para aumentar el número de practicantes musulmanes en Suecia, fomentando la tensión con la sociedad secular y apuntando a su infiltración en partidos políticos, oenegés, instituciones académicas y otras organizaciones de la sociedad civil. Los Hermanos Musulmanes, según el Ministerio de Defensa sueco, también golpean “la estructura establecida de valores entre la élite política del país [que] otorga un alto valor a la aceptación y la tolerancia hacia los ciudadanos que en cierto sentido son diferentes de la corriente principal”.

El trabajo del MSB describe el islamismo como una ideología política totalitaria nacida del islam, la segunda religión más extendida del mundo.  Esto puede hacer que “sea difícil oponerse a lo que en la superficie parece ser una minoría vulnerable en sus derechos religiosos", explica el documento, que añade que quienes se atrevan a denunciar la situación "corren el riesgo de ser llamados racistas o islamófobos” , y que, dadas las características de la sociedad sueca, “acusaciones de este tipo ponen en peligro las carreras de las personas”.

El informe, firmado por Magnus Norell, también vincula el islamismo y la mala integración social de los inmigrantes y no duda en advertir de que “los islamistas aspiran a construir una estructura social paralela que compita con el resto de la sociedad sueca por los valores de sus ciudadanos. Los islamistas plantean un desafío a largo plazo a la cohesión social del país y dado que su objetivo es incrementar el número de practicantes musulmanes, tanto en Suecia como en el resto de Europa, no hay que descartar que se produzca un ‘pulso de guerra’ entre la comunidad mayoritaria en el continente y la comunidad islámica.
                       

LA DEMAGOGIA QUE NO CESA
Un día sí y otro también, nos bombardean los medios apesebrados del sistema -es decir, todos- con la consigna de turno, que se repite machaconamente sin ningún tipo de explicación o aclaración. Esta vez le está tocando la bola al precio de la energía eléctrica, y todas las terminales mediáticas se lanzan unánimemente en tromba, siguiendo las órdenes de sus amos, a explicarnos que la culpa de los desorbitados precios de la electricidad la tienen las malvadas compañías del remo, que cada día se levantan pensando como jorobar un poco más a los ciudadanos.
No vamos a romper aquí una lanza en favor de este sector escandalosamente privilegiado por los distintos gobiernos -sin distinción de color ideológico-, pero tal vez sea bueno explicar que no todo -es decir, nada- es tal y como nos lo cuentan.
He aquí los hechos: de cada 100€ del recibo de la luz, sólo 35€ es lo que pagamos por la energía eléctrica consumida, el resto, es decir 65€ son impuestos y gabelas varias, que incluyen la compensación por el déficit de tarifa, el pago al carbón, las subvenciones a las energías renovables, el parón nuclear, los impuestos del Estado que Montoro dedica a subvencionar el separatismo catalán...
Como puede verse, todo pura demagogia, pues lo que se paga fundamentalmente no es la luz que consumimos sino la estupidez y la corrupción de los gobiernos de PP y PSOE que, metiendo sus hediondas manos en otro sector productivo, más para beneficio de amigos y correligionarios, hacen al final lo de siempre: que los ciudadanos paguemos sus desmanes, mientras la prensa nos engaña con cortinas de humo para que dirijamos nuestra atención hacia otro lado.
¡Todo muy bonito, muy democrático y... muy corrupto!

             


 
eMa
Ediciones Milenio Azul


LA ESPAÑA POR VENIR
de
Miguel Argaya Roca


 


 

 

   

 

                                                      
A página principal

Círculo Nuevo Criterio - Milenio Azul
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es