MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

ACTUALIDAD

                                     

SOMOS INTOLERANTES
¡Sí!, somos intolerantes. Pertenecemos a esa raza especial de personas que no doblan el espinazo ante los poderosos del mundo, los opresores, los miserables morales, los ladrones, los asesinos, los vendepatrias, los políticamente correctos, los que disfrazados de corderos no son mas que vulgares carroñeros o cerdos que sólo disfrutan en medio de la basura; somos intolerantes porque no nos importa lo que diga la televisión, ni el político de turno bien engrasado por el Poder, ni los horteras de la moda, ni los melífluos blandengues profesionales del acomodo, ni los que medran en las camas de unas/os, ni los gays ni las Femen ni sus vomitivos compañeros de viaje, ni toda la caterva de corruptos morales escondidos tras una cómoda moral situacionista… sí, somos muy, pero que muy intolerantes.
Y lo somos también porque defendemos la Patria, la Verdad, la Justicia, y la Dignidad inherente de cada persona; porque tenemos convicciones firmes como rocas, porque aunque defendemos nuestros valores con energía y pasión no despreciamos ni humillamos a los que no piensan como nosotros, porque creemos que todo Hombre es valioso por sí mismo, porque  vemos en el otro un hermano y no un enemigo, porque creemos que es mejor trabajar todos unidos y no enfrentados o aislados…
Sí, somos intolerantes por todo esto y mucho más. Y seguiremos siéndolo frente a un mundo de cobardes que miran para otro lado ante la injusticia y la opresión –cuando no la justifican- o que tranquilizan su miserable conciencia, si la tienen, en un ‘concierto solidario’ y de gentecillas que prefieren vivir en la mezquina oscuridad de sus turbias conciencias.
Sí somos intolerantes, a pesar de los imbéciles e ignorantes, mostrencos morales que sólo saben insultar porque sus podridos cerebros carecen de cualquier otro argumento.
Sí, somos intolerantes, y seguiremos siéndolo, orgullosos e irreductibles hasta nuestro último aliento, como lo fueron nuestros antepasados, contra el mundo entero, a pesar de todo, porque la razón –no la mayoría estabulada y bovina- estaba de su lado; y aún en la derrota, seguiremos siendo orgullosamente intolerantes.
Porque mal que les pese a muchos, la intolerancia con el Mal es hoy la única respuesta posible del Hombre, del Hombre verdadero, del Hombre con mayúsculas, en el mundo enseñoreado por miseria moral y la corrupción general.
Porque la Intolerancia de hoy es la luz de la Humanidad del mañana.


SI A ESPAÑA
Un grupo de activistas constitucionalistas ha colgado esta noche centenares de pancartas con los colores de la bandera nacional y el mensaje ‘Sí a España’ en diversos lugares emblemáticos de la ciudad de Barcelona, como la Sagrada Familia o el Hospital de Sant Pau.

Las pancartas las ha financiado el grupo Españoles de a Pie, pero han sido colgadas “por catalanes anónimos que creen que España sigue teniendo valor para Cataluña”, tal y como ha asegurado esta entidad en un comunicado.
Y añaden que “este grupo de catalanes de a pie apoyan al gobierno de España en la defensa de la ley y el Estado de derecho, por ello están a favor de que se empleen los medios necesarios para que se impida el referéndum ilegal, que presumiblemente tendrá lugar el 1 de octubre, debido a que la Generalitat pretende disfrazar de democracia un acto de rebeldía en el que sólo unos decidirán por todos los españoles”.
“Las pancartas también se han puesto para dar voz a los catalanes que no tienen los medios de la Generalitat, la ANC y OMNIUM. Estos catalanes no van a aceptar el resultado que salga de este referéndum, no lo han pedido y no están a favor de que sus dirigentes se salten la ley. Los catalanes que hemos colgado las pancartas no queremos ser manipulados por “Junts pel Si” por eso hoy hemos dicho Sí a la Ley, Sí al estado de derecho, Sí a la democracia, Sí a España”.
Naturalmente, esos medios -fundamentalmente televisivos- bien untados por el poder y dedicados a la tergiversación y el falseamiento de la realidad, no han hecho mención de la resistencia ciudadana. Y es que ser una prostituta del Sistema tiene sus ventajas económicas y 'la pela es la pela', séase catalán o charnego.


NI LEGAL NI LEGÍTIMO
El proceso de ruptura nacional, de mano de los separatistas catalanes –aunque no son, ni mucho menos los únicos que impulsan dicho proceso-, sigue a todo ritmo. El gobierno central, haciendo que hace, va tomando medidas de una más que dudosa efectividad, disparando salvas a diestro y siniestro, pero sin apuntar siquiera al verdadero objetivo. Y todo esto en medio de una burla constante de las leyes, y un ambiente cada vez más enrarecido, en el que las presiones sobre los no nacionalistas se hacen insufribles, pues el abandono en que los poderes públicos han dejado a todos aquellos que padecen la opresión de los nuevos nazis, es cada vez más clamorosa.
Y es que aquí está la clave de la situación; la explicación última de porqué el nacionalismo se está saliendo con la suya: no es por su fortaleza, no es por su apoyo internacional, no es por su número; es lisa y llanamente porque los gobiernos centrales, desde hace décadas, se han puesto a sus órdenes y no sólo les han permitido hacer su santa y real voluntad, sino que además les han regado con una buena cantidad de millones que nos han robado al resto de los ciudadanos.
Aquellos que tenían la obligación de cumplir la ley y hacerla cumplir –pues tal cosa juraron al acceder a su cargo-, no lo han hecho, colocándose así en una situación de ilegalidad que hace que cualquier decisión por ellos tomada pueda ser desobedecida por los ciudadanos, pues no se acomodaba a ese deber de ser guardianes y ejecutores de las leyes vigentes.
Es así que este gobierno, complaciente, panzudo y traidor, no es legítimo, ni tampoco es legal. Su dejadez frente al delito de sedición le sitúa por eso fuera de la ley, la misma situación en la que se encuentran aquellos a los que está obligado a perseguir y reprimir por mandato expreso de nuestro ordenamiento jurídico.
Ahora lo único que nos queda a los españoles, ante la flagrante ilegitimidad en la que se han instalado nuestros gobernantes, es tomar por nosotros mismos la justicia y la defensa de las leyes, con nuestras propias manos. Cuando el poder está en el arroyo, todos y cada uno de los ciudadanos, tenemos el derecho y el deber de retomar la Ley y la Justicia abandonadas por el poder ilegítimo que las usurpa.
Es la hora de la movilización. Por España, por nuestra dignidad y por nuestro honor como pueblo.


¿VIOLENCIA MACHISTA?

Lean la siguiente noticia de El Mundo. No tiene desperdicio. Se trata de una mujer, una más, que denuncia en falso -perdón, presuntamente- a su pareja varón de maltrato, aprovechándose de una de las leyes más injustas promulgadas en España, como es la Ley contra la violencia de Género.

El periodista, siempre políticamente correcto, se ve en la obligación de aclarar que sólo se investigan un 0,4% de las denuncias femeninas.

Y la gran mentira consiste en que ese porcentaje -el número de denuncias de féminas que provocan una investigación sobre la denunciante- son mínimas… ¡ergo las denuncias falsas son mínimas!

¡Es genial! Hombre, si se investigara la veracidad de todas las denuncias, cosa que no se hace porque la ley no está pensada para eso, a lo mejor descubríamos que las falsedades de una mujer cuando acusa al marido de violencia no son del 0,4% sino ese porcentaje multiplicado por 100.

Pero aquí no se procede así, sino que la conclusión antecede a la premisa. Como sólo se investiga, el 0,4% el número de denuncias falsas son inferiores al 0,4%. Por la misma, podrías concluir que si se investigaran el 100 por 100 a lo mejor se descubría que las denuncias falsearan eso, 100 veces más.

Claro, oiga, es que tanto en violencia de género como en cualquier otro delito, el denunciante trata de demostrar su inocencia, no de responder a la acusación con otra acusación, lo que conllevaría, por de pronto, un nuevo proceso, costoso para el bolsillo y para el ánimo, más cuando están de por medio la intimidad y, probablemente, los hijos.

Y esto puede producirse, y se produce, porque la ley contra la violencia de género es, repito, una de las más injustas de nuestro ordenamiento jurídico. De entrada, el varón ya está condenado antes de empezar: se le encierra en el calabozo por la mera acusación de la mujer, sin diligencia policial alguna. A partir de ahí, contra todo derecho, el acusado debe demostrar su inocencia mientras la acusadora se cruza de brazos. Y aunque le vaya fatal en el ‘procés’, la mujer ya habrá conseguido algo: humillar a su odiado compañero.

La verdad sobre la violencia de género es sencilla: cuando quiebra el cariño en la pareja (y si no hay reacción es que tampoco había amor), se produce el enfrentamiento, consecuencia de la frustración. Y entonces, cada sexo emplea sus mejores armas: la mujer, la lengua; el hombre el músculo. La lengua dejo un rastro menor para la práctica forense, pero no es menos violenta que la mano.

Ningún político se atreverá a decir esto, aunque sabe que es cierto. Por eso lo digo yo.

Y mucho me temo que la primera víctima de esta gran mentira de la violencia machista está siendo el varón pero, a medio plazo, será la mujer, que en tantos casos, y por el simple hecho de ser mujer, pasa de ser venerada a repudiada.

Leyes como la de violencia de género disparan la misoginia y el victimismo femenino. Y esto sí que es grave. Sobre todo para la mujer honrada, que no miente.

Eulogio López


LA DICTADURA AVANZA EN NUESTRO PAÍS

Un juzgado de Zamora ha condenado a Hermann Tertsch por publicar datos ciertos, gravísimos y de indudable interés público, sobre la actividad criminal del abuelo de Pablo Iglesias, aspirante a la Presidencia del Gobierno, durante la guerra civil. Lo hace tras aterrizar allí, en lo que diríase un alzamiento de bienes jurídicamente protegibles como el de la libertad de expresión (artículo 20 de la Constitución), una denuncia del padre de Pablo Iglesias, ex-terrorista del FRAP, que siente mancillado su honor, o el de su padre o el de su hijo. Y la condena es a pagar 10.000 euros, a las costas del juicio por despeje a la zamorana de la denuncia –con el codo las mandaba lejos Ricardo Zamora- y, atención, a borrar el artículo de la hemeroteca de ABC. Me parece todo ello, sobre todo lo último, un alarde tan arbitrariamente liberticida, tan opuesto a la letra y al espíritu de la Constitución, que sólo la cobardía de un periodismo de corrala, palmeros y agradaores dejará de ver en ello una agresión brutal. Otra más que agradecer a la Dinastía Iglesias.

Los hechos de que escribe Hermann

Como la famosa Ley de Memoria Histórica busca, sobre todo, borrar los crímenes cometidos por el bando y las bandas del Frente Popular, nada es más urgente que recordar los hechos, como ayer, respaldando a Ramón Pérez Maura y al ABC, que recurrirá la sentencia, hacía en El Mundo Santiago González.

Hermann no inventó nada. Esto se publicó un año antes, citando a lagaceta.es, el 7-2-2015, en Villafranca hoy, de donde era el tristemente célebre papá del papá del que pretende convertir a España en Venezuela:

"El abuelo villafranqués de Pablo Iglesias fue juzgado por hacer sacas en el Madrid republicano"

Y extrae algunos fragmentos de la declaración judicial de una víctima del Terror Rojo:

“En la declaración de María Ceballos Zuñiga y Solís, marquesa viuda de San Fernando, natural de la localidad de Villafranca de los Barros igual que Manuel Iglesias, el abuelo de Pablo Iglesias, estaba en la partida de milicianos que el 7 de noviembre de 1936 detuvo a su marido, Joaquín Dorado y Rodríguez de Campomanes, Marqués de San Fernando, y a su hermano, Pedro Ceballos. Ambos fueron entregados a la checa de milicias situada en la calle Serrano 43 y fusilados en la Pradera de San Isidro.

Junto al abuelo de Pablo Iglesias estaban, según refieren varias de las declaraciones de implicados y testigos, Ángel Medel Larrea, Manuel Carreiro "el Chaparro", Jesús Yuste 'el Cojo de los Molletes', Antonio Delgado 'el Hornachego' y otros dos milicianos de los que solamente se conoce el apodo 'el Vinagre' y 'el Ojo de Perdiz'.

Al día siguiente de la detención fueron varios los empleados y vecinos de la casa de la calle del Prado número 20 los que fueron a pedir explicaciones a Manuel Iglesias, al que conocían los marqueses por ser de la misma localidad. Los testigos son claros en su declaración y explican que el abuelo del líder de Podemos les dijo que no le molestaran más, que "lo habían fusilado en la Pradera del Santo".

¿Niega estos hechos la sentencia zamorana? No, se acoge a una excusa técnica de Iglesias II: que Iglesias I, el chequista, fue condenado a 30 años por rebelión militar y no por los crímenes cometidos junto a su cuadrilla, denunciados y respaldados por testigos. ¿Y por qué no denunció Iglesias II a lagaceta.es ni a Villafranca hoy, sino, tiempo después, a Hermann Tertsch y al ABC? Pues porque no se trata de defender el honor, si honor tuviera el delito, sino para meter miedo a los críticos de Iglesias III.

El monstruo de Sorayenstein ya manda en los juzgados

Esta semana hemos asistido a un esperpento judicial que demuestra hasta qué punto el monstruo de Sorayenstein, o sea, los podemitas togados, se han convertido en un monstruo incontrolable, como el de Frankenstein. Rajoy fue obligado a declarar, de forma clarísimamente ilegítima, cuando esa misma sala admite que hasta los etarras declaren por videoconferencia.

Ilegítima fue la llamada, ilegal la colocación del testigo, que si no es togado no puede ocupar un lugar en el estrado, delictivas las declaraciones del testigo, que mintió por toda la barba, y delictuosa cuanto defectuosa la actuación de los abogados del PSOE, que facilitaron a Pedro y Pablo III el rasgado de vestiduras por los extremos a que ha llegado España. ¡Y tanto!

Pero lo peor de lo mucho malo que pasa en España es la corrupción generalizada de la Justicia. No sólo contra el PP, que lo merece por infame y traidor a sus promesas de independencia y pulcritud judicial, sino contra las libertades cívicas de todos los españoles, que estamos en manos de unos jueces que no aplican la ley sino que labran su futuro mediante sentencias.

Que un juez se atreva a decir, tras multarlo por un tecnicismo, que hay que borrar el artículo de un periodista que ha relatado unos hechos de enorme gravedad y que los Iglesias pretenden ocultar a la opinión pública, es el acabose de la Ley de venganza Histórica, es la Orden de Desmemoria para la nación española. Y sin ánimo de molestar a Su Señoría pero sí de defender el sagrado derecho cívico a saber la verdad y decirla, suscribo, de la cruz a la raya, el artículo de Santiago González y éste de Pérez Maura:

 

No callaremos

Malos tiempos para la libertad. Se derrumba la Venezuela de Pablo Iglesias y los suyos, mas ellos siguen empleando aquí los tribunales para actuar con un rigor inimaginable en los lugares en los que gobiernan aquellos a quienes han aleccionado las gentes de Podemos. El juzgado de Primera Instancia Nº 3 de Zamora ha condenado a mi colega y amigo Hermann Tertsch por la publicación en la Tercera de ABC el 17 de febrero de 2016 del artículo El abuelo de Pablo. Se le impone una indemnización de 12.000 euros al padre del secretario general de Podemos. La razón de ello es que en aquel artículo Tertsch afirmaba, recogiendo lo ya aparecido en otras publicaciones a las que nadie ha demandado, que Manuel Iglesias Ramírez, abuelo de Pablo Iglesias, fue condenado a muerte por la desaparición y el asesinato en noviembre de 1936 del marqués de San Fernando y su cuñado Pedro Ceballos, tras la saca perpetrada en su domicilio.

La sentencia no niega que Iglesias participara en esa saca con el Chaparro, el Hornachego, el Vinagre, el Ojo de Perdiz y el Cojo de los Molletes. Pero sí niega que él asesinara a las dos víctimas pues la investigación sobre la saca fue "archivada provisionalmente" e Iglesias fue condenado a muerte por rebelión militar. Pena, que como explicaba Tertsch en su artículo, le fue conmutada por 30 años de prisión de los que, ya se sabe lo de la dureza del franquismo, sólo cumplió cinco.
       

Ha sido ésta una causa verdaderamente extraña. Primero porque el padre del secretario general de Podemos presentó su demanda en los juzgados de Madrid, como es lógico por ser esta ciudad la sede de ABC y, sorprendentemente, el tribunal declaró su "incompetencia territorial" y lo despachó a Zamora, residencia del demandante al que no se le debía haber ocurrido acudir directamente al juzgado allí. Después, el día de la vista oral, el 19 de abril de 2017, se decidió celebrar la vista a puerta cerrada. La sentencia no aclara si el motivo de expulsar al público –sin que hubiera habido ningún incidente- fue por proteger el supuestamente ya mellado honor de la familia Iglesias o porque la libertad de información no es un bien protegible cuando se juzga a periodistas.

Al fin la sentencia conocida ahora condena a Tertsch a pagar la indemnización referida y los costes del proceso y "a retirar a su costa de la web y del caché el artículo referido". No entraré en lo del caché, porque en el diccionario de la Real Academia Española no hay más que dos acepciones de "caché": la cotización de un artista y la distinción o elegancia de una persona. Y como el pobre Tertsch tenga que hacerse cargo de la distinción y elegancia de la familia Iglesias le aconsejo que opte por pedir conmutar la pena por una de cárcel.

En cuanto a lo de retirar el artículo de la web, aquí ya hemos llegado a la censura más absoluta, una que supera lo que vemos en Venezuela. ABC es un diario publicado en papel. Los diarios en papel tienen una hemeroteca que sólo se censura en regímenes como el de la fenecida Unión Soviética. Esa hemeroteca de ABC, todas las páginas publicadas desde el 1 de enero de 1903, pueden ser vistas por cualquiera en http://hemeroteca.abc.es. Ahora el juzgado de Zamora pretende eliminar de la hemeroteca digital el artículo de Tertsch. Y supongo que después irá a la Biblioteca Nacional y también censurará allí nuestras páginas cortando esa Tercera con una cuchilla. Ni Chávez se atrevería a tanto. Llegaremos a volver a publicar portadas con el titular "Este número está visado por la censura" como la aparecida el 16 de octubre de 1935.

Ellos lo tienen claro. No pararán hasta que nos callen. Pero no callaremos.

Hágase a la idea, Señoría. Y avergüéncese el justiciable Rajoy del monstruo que ha creado y que infama la política española. Es su criatura.
Federico Jiménez Losantos

Libertad Digital


DOS IMÁGENES EL MISMO MENSAJE
La imagen del Obispo de Solsona  Xavier Novell escoltado por la Policía Municipal y Los Mozos de Escuadra a la salida de una Misa celebrada en Tárrega, mientras era insultado por un coro de enojados partidarios de la ideología de género a quienes y "quienas" no ha gustado que este prelado -que ya la ha liado otras con lo del soberanismo-, haya recordado la posición de la Iglesia en este asunto, me ha traído a la memoria otra foto de otro obispo español rodeado de policías y no para asistir a una procesión. Me refiero a la que se tomó el 14 de Junio de 1931, cuando el gobierno provisional de la ll República en una decisión indigna de un estado de derecho expulsó del territorio nacional, nada más ni nada menos que al Señor Arzobispo de Toledo y Primado de España D. Pedro Segura; si ya resulta patético ver a un príncipe de la Iglesia tratado como un vulgar delincuente , más lo es que el Presidente del Gobierno Niceto Alcalá Zamora y el Ministro de la Gobernación Miguel Maura eran ‘devotos católicos’.
Volviendo al monseñor catalán, él es uno de los muchos prelados españoles que son la diana de los ataques de los "de siempre". No en vano al obispo de Getafe le ponen verde un día sí y otro también por ser una de las voces más claras contra los ataques a la familia y la doctrina de la Iglesia. Otros "hermanos en el episcopado, como el cántabro Osoro, son tildados de más  contemporizadores con esta nueva clase política emergente, será que en el caso del santanderino por los de "tener dos caras" como decimos en la Montaña (personalmente me niego a decir Cantabria, mientras sea Revilla la imagen de mi bendita tierra).
Se nos avecinan unos tiempos difíciles, no muy diferentes a los de los años 30 del siglo XX, esperemos que con mejor término que aquellos. Y confiemos en que la Divina Providencia no nos deje de su mano.
                                           

INDIVIDUOS REPUGNANTES

La noticia fue terrible y conmocionó a toda la sociedad gallega: un padre había asesinado a golpes a su hijo y arrojado su cadáver en una zona boscosa. La madre, separada de su marido, había denunciado que el niño no le había sido entregado después de pasar el tiempo de fin de semana que le correspondía con su padre. Al parecer, existían dos denuncias contra el individuo –que tiene problemas mentales- por su conducta agresiva, pero éstas, como siempre, no fueron atendidas por los jueces.

Naturalmente, conocidos estos terribles hechos, la consternación ha sido general y, junto a las manifestaciones de condolencia, rápidamente los políticos han organizado su aquelarre del típico minuto de silencio. Si se ven las fotos de las concentraciones convocadas para manifestar su repulsa por este “crimen machista” se ve que en todas ellas abundan los políticos y altos cargos de las administraciones, y escasean los trabajadores de las mismas. Y no es para menos. Estos repugnantes individuos, tan prestos a expresar sus “repulsas” y sus “condolencias” y desviar la atención de sus responsabilidades con todo tipo de actuaciones teatrales, no se dan tanta prisa en tomar las medidas necesarias para reformar la justicia y que los magistrados actúen en serio frente a las denuncias que les presentan los amenazados; tampoco demuestran el más mínimo interés en reformar el código penal para castigar, con medidas precautorias o punitivas, como se merece las actuaciones que desencadenan dramas de todo tipo con resultado, muchas veces, de muerte.

Y es que el figurar, el salir en la foto, el derramar lágrimas de cocodrilo, se les da muy bien a esta repugnante caterva de gentuza sin escrúpulos, impostores y deficientes morales, a los que llamamos políticos, que teniendo en su mano tomar las medidas para paliar y castigar estos tipos de comportamientos delictivos, se limitan a hacer un teatrillo de un minuto –una burla sangrante- para esperar a la próxima –y seguro que cercana ocasión- en que otra vez tendrán que demostrar la “solidaridad” de no hacer nada. Su especialidad.

                 


 
eMa
Ediciones Milenio Azul


LA ESPAÑA POR VENIR
de
Miguel Argaya Roca


 


 

 

   

 

                                                      
A página principal

Círculo Nuevo Criterio - Milenio Azul
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es