MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

BREVES REFLEXIONES POLÍTICAS
D. Negro
  

                                                                                                                            
                                                                                                                        

L. Rodríguez Dupla sugiera que leo Strauss diría, seguramente, que la incapacidad de comprender el pensamiento antiguo –o la falta de atención al mismo- constituye una cusa principal del desconcierto del pensamiento político. “Las ciencias sociales –escribía Strauss en otro lugar- no harán honor a su pretensión si no alcanzan una comprensión genuina de la filosofía política propiamente dicha y, por ende, ante todo, de la filosofía política clásica”. No le faltaba razón, puesto que los griegos no sólo descubrieron la posibilidad de la política, sino que fundaron la filosofía de la política como “arte arquitectónico” a la vez que medicinal y parte de la política democrática.

Lo obsoleto de la división tripartita de las formas del gobierno es la visión que tenían los griegos de la realidad, correspondiente a la fase de la estructura mítica de la conciencia. La Polis era para ellos como un fenómeno de la Naturaleza del que resultaba una comunidad o koinomía natural de hombres y dioses. Como todas las ciudades antiguas, era incluso materialmente una Ciudad-templo en la que moraba lo divino, fundamento, causa y principio de la realidad.

Platón presentó el cosmos en Timeo como un “animal eterno” del que proceden todos los seres vivos y describió la Polis como un macroanthropos, una suerte de hombre magno cuyos órganos principales eran los ciudadanos, que por ende, le pertenecían. Los hombres nacían y estaban insertos en la Polis como una parte de la Naturaleza y, si tenían la condición legal de libres, podían ascender de la mera vida natural a la vida política, donde podían disponer de su vida como individuos bajo el nomos. En la célebre definición aristotélica del anthropos perfecto como zoon politikón, la palabra politikón aludía al modo de vivir en la Polis, diferente a la de los animales y los hombres que no vivían en polis. Para ellos, estos últimos eran bárbaros (barbaroi, de wir-warr, expresión con que remedaban los lenguajes no griegos). La Ciudad era para los griegos el modo de vida más elevado y perfecto que podía alcanzar y concebir el animal humano, siendo el polités o ciudadano el hombre perfecto. Orgullosos de su libertad colectiva dentro de su arcaizante visión anturalista de la ciudad, no sólo cayeron en la cuenta de la posibilidad de la vida política -la vida en la Polis-, sino que la ordenaron y, en este sentido, la política sigue siendo griega.

La vida política era la causa de su sentimiento de superioridad respecto a los demás pueblos. Pues, al desconocer la libertad política -la posibilidad de participar los libres como iguales en la ordenación racional de la vida colectiva-, sus gobiernos eran despóticos. De ahí su horror al cambio y su incapacidad para ver que la degeneración del espíritu de la Polis a causa del auge de la tendencia oligárquica fuese otra cosa que la corrupción natural de los seres vivos. Por la misma razón, tampoco podían aceptar que pudiera ser la dictadura un remedio o medicina circunstancial, puesto que esta forma excepcional del gobierno suspende o suprime la libertad política y, con ella, la ciudadanía, que eran la sustancia de las Polis, la cultura y la civilización griegas en su cénit.

El hallazgo de la libertad política y su correlativa, la ciudadanía como la perfección del hombre libre, les llevó a identificar forma de gobierno y forma política, pues concebían aquella como el aspecto visible de la psyché o principio vital de la Ciudad, su constitución, el alma que in-formaba, daba su forma, a la vida colectiva. Su ideal era la politeia, traducible aproximadamente como Ciudad onstitucional, una república; pues la Constitución era la forma visible de la materia -hylé, algo así como estofa- de la Polis, en la que vivían los ciudadanos bajo el imperio de la ley, el nomos, trasunto y contrapunto de la physis. Una Polis a la que manca la forma, diría mucho más tarde Maquiavelo, no es una verdadera politeia.

La Polis vivía en un eterno presente. Era la única forma política que conocían en la que existía la “facultad de moverse a voluntad” dentro de ella, que es como definía Aristóteles la libertad, la posibilidad de politeuein, de tener y llevar una existencia política participando activamente -visiblemente- en la ordenación de la vida colectiva. De ahí que las formas del gobierno y las del régimen tenían que ser idénticas a la forma política, sin perjuicio de reconocer que una Polis sana en la que imperase la virtud podía ser monárquica, aristocrática o democrática, como tres tipos de almas o constituciones buenas siempre que persiguiesen el koinón ágathón, el bien común.

En fin, la soberanía política de la Polis consistía según Aristóteles en el gobierno sobre hombres iguales, y de hombres iguales, en tanto libres políticamente o autorizados a moverse según su voluntad. Tucídides caracterizó la constitución fundada en la igualdad legal (isonomía) como la forma política correcta.

Retrospectivamente, el problema de la política griega consistía en que adolecían de conciencia histórica que, lo mismo que la consciencia, no es consecuencia de la existencia como pensaba Marx. En su lugar, creían en la anaciclosis, el ciclo temporal, para ellos eterno, pues se repetía monótonamente, de todas las cosas naturales que se repiten eternamente como degeneración, corrupción o disolución, retorno y restauración. La degeneración ocorrupción de las formas buenas o puras, Monarquía, Aristocracia y Democracia en las malas o impuras, Tiranía, Oligarquía y Demagogia, u otras variantes que coartasen o suprimiesen la libertad política, que cualifica al libre como polités o ciudadano, eran para ellos enfermedades del alma o psyché de la Polis, la Constitución o politeia de las formas buenas, que precipitaban la degeneración de su modo de vida.

                                                                                                                             

                                                                                                                          
A Página Principal

           

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es