MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

GOLPE DE ESTADO FEDERAL
LA TRAMA BILDERBERG PARA DESTRUIR ESPAÑA
  

                                                                                                                            
                                                                                                                        

Prólogo

En estas últimas semanas, una cascada de acontecimientos de una enorme trascendencia ha trazado un panorama cada vez más inquietante acerca de lo que el futuro depara a España y a su clase obrera a raíz del conflicto desencadenado en Cataluña.
L
a izquierda española (en su mayor parte) se ha lanzado hacia un camino sin retorno al apoyar acríticamente a un movimiento separatista que, tal y como predijimos, está consiguiendo despertar el interés y las simpatías de una creciente cantidad de políticos, periodistas, medios de comunicación e intelectuales en todo Occidente.
Ya en su día explicamos cuán en vano suponía para la clase obrera posicionarse a favor de una “revolución de las sonrisas” diseñada y dirigida por una burguesía como la catalana, cooptada e infectada por los intereses atlantistas y sionistas desde tiempo inmemorial. Pero precisamente esa lucha estéril, unida a la incapacidad para analizar la realidad desde un contexto geopolítico y global, será el factor decisivo que impedirá a esa misma izquierda reaccionar a tiempo ante el golpe que las élites globalistas no tardarán en asestar a nuestra ya deteriorada soberanía.
Para entender con precisión qué hay realmente en juego y en qué consiste la ofensiva preparada por los poderes mundialistas contra el pueblo español (una auténtica jugada maestra de la ingeniería social), es necesario retroceder un par de años en el tiempo.

Parte I:
El Club Bilderberg y su cometido por una España y Europa federales

A finales de septiembre de 2015, el canal Russian Today publicó el análisis de la escritora Cristina Martín Jiménez al respecto del Club Bilderberg y sus planes para con el secesionismo catalán.
Si bien en dicho análisis Cristina Martín dejaba claro que Bilderberg jamás tolerará una Cataluña independiente, también explicó que utilizarán a quienes manejan las riendas del Procés para imponer su particular agenda en España: nada menos que un nuevo modelo territorial de tipo federal.

“Sin embargo, Bilderberg -que agrupa a los magnates más importantes del mundo- es especialista en la manipulación. Y, según el artículo, eso es lo que “está haciendo en secreto”, mientras avanza hacia su objetivo final: “Construir una España a la medida de la elite global y no de los españoles, ya sean catalanes, leoneses o vascos”.
Esa intención recuerda el planteamiento de David Rockefeller (fundador de Bilderberg y de la Comisión Trilateral), quien, a mediados de la década de 1990, aseguró: “Algo debe reemplazar a los gobiernos y el poder privado me parece la entidad más adecuada para hacerlo”.
Según este análisis, “la estrategia de Bilderberg es utilizar el polvorín catalán para forzar la creación de una España federal”, a lo que sigue una “actualización de la Constitución” que “se pacta y negocia debajo de las alfombras” y es definida por “los dueños del dinero, de las industrias, de las leyes, de los parlamentos”.

Ese mismo año el periodista Santiago Camacho expuso en televisión las conclusiones a las que llegó Cristina Martín tras años de investigar al Club Bilderberg:
VIDEO: Santiago Camacho (2015): “el Club Bilderberg quiere imponer un Estado Federal en España”

https://www.youtube.com/watch?v=J1vMrj02gQY 

Pero parece que los planes de las élites que mueven los hilos de este selecto club no pasan sólo por federalizar España, sino que pretenden llevar a cabo un proyecto mucho más vasto que tiene como objetivo final un reordenamiento general de Europa. Lo más inquietante es que este cometido es en realidad la piedra angular de los designios que Bilderberg ha diseñado para el continente europeo prácticamente desde su creación.
Joseph Retinger
, uno de los fundadores del Club Bilderberg, fue además uno de los arquitectos originales del Mercado Común Europeo y un líder intelectual de la integración Europea. En 1946, dijo en el Royal Institute of International Affairs (la organización homóloga y hermana británica del Council of Foreign Relations), que Europa necesitaba crear una unión federal de países “renunciando a parte de su soberanía”. Retinger fue fundador de Movimiento Europeo (EM), un lobby dedicado a crear una Europa federal. Retinger aseguró apoyo financiero para el Movimiento Europeo desde poderosos intereses financieros en los EEUU como el Council on Foreign Relations y los Rockefellers. Es importante señalar que tras la Segunda Guerra Mundial, la principal financiación del CFR vino desde el Carnegie Corporation, Ford Foundation y muy especialmente, de la Rockefeller Foundation.
Jean Monnet
, otro asiduo de Bilderberg y también cofundador del Mercado Común Europeo, declaró en una carta dirigida a un amigo suyo que el objetivo último del proyecto europeo que había puesto en marcha era crear una “Europa federal“. Pero para hacerlo de forma encubierta, lo harían parecer como si la ambición era iniciar un proceso de armonización económica entre los estados-nación de Europa. Sin embargo, tras poner al descubierto sus intenciones federalistas, Monnet fue acusado en reiteradas ocasiones de ser un agente encubierto que trabajaba para los intereses de Estados Unidos, tal y como asegura Sergi Cutillas en su artículo “El proyecto de los Estados Unidos de Europa en la crisis de la Eurozona“:
“La idea del modelo federalista es comúnmente atribuida a Jean Monnet, uno de los padres fundadores de la UE, quien predicaba que los estados-nación deben ser subsumidos en una administración post-nacional tecnocrática para que haya paz en Europa. La idea defendida por Monnet era, según sus propias palabras “una unión entre los pueblos, no de una cooperación entre los estados”. Esto reflejaba su intención de ayudar a la creación de una Unión Europea que se moviera en la dirección de los Estados Unidos de América, un proto-estado federal con gran poder a nivel federal y un poder cada vez más pequeño a nivel estatal y regional. Por esta razón fue acusado de ser un ‘agente americano’, que pretendía eliminar la soberanía nacional en Europa para crear una Europa federal que debilitara los poderes de las naciones europeas.”

Y parece que las acusaciones lanzadas contra Monnet y los federalistas europeos no andaban muy desencaminadas, ya que diversos documentos que salieron a la luz hace casi 20 años atestiguaban la estrecha vinculación de la CIA con Bilderberg y el Movimiento Europeo (el cual aún está operativo a día de hoy). Tal y como explicó el periodista Ambrose Evans-Pritchard para The Telegraph (19 de septiembre de 2000):
Documentos gubernamentales americanos desclasificados demuestran que la comunidad de inteligencia estadounidense hizo una campaña en los años 50 y 60 para ganar fuerza para una Europa unida. Dirigieron e invirtieron el movimiento federalista europeo.
Los documentos confirman sospechas expresadas en aquellos tiempos de que América estaba trabajando de forma agresiva detrás del escenario para empujar a Gran Bretaña hacia un Estado europeo. Un memorándum, con fecha del 26 de julio de 1950, da instrucciones para una campaña que promocionara un Parlamento Europeo de pleno derecho. Está firmado por Gen William J. Donovan, jefe de la OSS, precursor de la CIA.

Los documentos fueron encontrados por Joshua Paul, un investigador de la universidad de Georgetown en Washington. Incluyen archivos publicados por los Archivos Nacionales Estadounidenses. La herramienta principal de Washington para dar forma a la agenda europea era el
Comité Americano por una Europa Unida, creado en 1948. El presidente era Donovan, ostensiblemente, un abogado privado en aquel entonces.
El Vicepresidente era Allen Dulles, director de la CIA en los años 50. El comité incluía a Walter Bedell Smith, primer director de la CIA, unos cuantos ex miembros de la OSS y oficiales que entraban y salían de la CIA. Los documentos demuestran que CAEU financió el
Movimiento Europeo, la mayor organización federalista en los años de posguerra. En 1958, por ejemplo, aportó el 53.5% de los fondos del movimiento.
La Campaña de la Juventud Europea, una extensión del Movimiento Europeo, fue totalmente financiada y controlada por Washington. El director belga, Baron Boel, recibía pagos mensuales en una cuenta especial. Cuando el jefe del Movimiento Europeo, Joseph Retinger, natural de Polonia, se frenaba ante el grado de control americano e intentó recaudar fondos en Europa, rápidamente se le regañó.
Los líderes del Movimiento Europeo – Retinger, el visionario Robert Schuman y el ex Primer Ministro belga Paul-Henri Spaak – fueron todos tratados como títeres comprados por sus patrocinadores americanos. El papel estadounidense fue tratado como una operación encubierta. Los fondos de la CAEU venían de las fundaciones Ford y Rockefeller, además de grupos empresariales con conexiones al Gobierno de EE.UU.
El jefe de la fundación Ford, Paul Hoffman exoficial de la OSS, hizo el doble papel como jefe de la CAEU hacia finales de los años 50. El Departamento del Estado también hizo su papel.

Un memo de la sección europea, con fecha del 11 de junio de 1965, aconseja al Vicepresidente de la Comunidad Económica Europea, Robert Marjolin, que busque la unión monetaria sigilosamente y recomienda que se suprima el debate hasta el punto en que “la adopción de tales proposiciones se hiciera virtualmente inevitable”
.”

La profunda relación de la CIA con la causa federalista viene avalada incluso por la hemeroteca: en agosto de 1997, el periódico El País admitió la financiación de la CIA al Movimiento Europeo en un artículo firmado por José Comas.
Otro de los referentes clave del federalismo europeo es el filósofo suizo Denis de Rougemont, precursor de la idea de “la Europa de las Regiones“. Según el portal
filosofia.org, Rougemont fue miembro del Congreso por la Libertad de la Cultura (CLC), una organización cultural financiada por la CIA. También ayudó a fundar en Ginebra, de nuevo con dinero procedente de la Inteligencia norteamericana, el Centro Europeo de la Cultura (precursor de la actual European Cultural Foundation).
Y es precisamente como Director del European Cultural Center que vemos a Rougemont asistiendo a la reunión del Club Bilderberg celebrada en 1954.
En lo referente a España, debemos destacar la figura del escritor Salvador de Maradiaga, quien llegó a ser presidente de honor del antes mencionado CLC. Y es que este intelectual partidario de una España regionalista y federal (no en vano es el autor de un libro autobiográfico titulado “
Memorias de un Federalista“) fue también fundador y primer presidente de una de las primeras asociaciones federalistas de España integradas en el Movimiento Europeo, el “Consejo Federal Español del Movimiento Europeo” (CFEME), siendo además uno de los organizadores del llamado “Contubernio de Múnich” en 1962, evento que fue auspiciado por la CIA a través del Movimiento Europeo y la financiación del CLC.
Si quieren averiguar más sobre la biografía de este personaje, tío abuelo del exministro felipista y exsecretario general de la OTAN Javier Solana Madariaga, les recomiendo leer el excelente artículo “
Salvador de Madariaga y la CIA“.
Vemos, por tanto, que las élites que dominan los designios de occidente desde la Segunda Guerra Mundial vinculadas a la CIA y el Club Bilderberg nunca han ocultado sus planes para hacer realidad su ansiado proyecto de una España Federal integrada en los “Estados Unidos de Europa“.

Parte II:
El separatismo catalán y sus conexiones con el federalismo europeo 

Tras las elecciones autonómicas celebradas en septiembre de 2015 en Cataluña, el periodista David Marty realizó un excelente y preciso análisis en un artículo escrito para Telesur sobre la peculiar idiosincrasia del independentismo catalán y sus conexiones con el federalismo europeo, el cual reproducimos a continuación:

Cataluña: ¿Independencia de quién?
Por: David Marty
Publicado 26 octubre 2015

Cataluña y el federalismo, España y Europa, ¿quién quiere qué?

El 27 de septiembre, los separatistas de Cataluña ganaron la mayoría de escaños en las elecciones parlamentarias regionales. Sin embargo, ganaron con un muy estrecho margen y sólo gracias a los diez escaños del partido anticapitalista, la Candidatura d’Unitat Popular (CUP), cuyo apoyo pende de un hilo.
Ahora que la campaña ha terminado, podemos dar un paso atrás o dos y analizar la situación política en Cataluña. ¿Cuáles son las principales diferencias entre los principales partidos que conforman Juntspel Sí? Y – quizás más importante – lo que une a estos partidos más allá de su posición común sobre la secesión de Cataluña de España y la relación con la Unión Europea y los EE.UU.

Juntos por el Sí

La Coalición por la Independencia Catalana conocida como Junts pel Sí (Junts) fue la principal ganadora en las elecciones catalanas. La coalición presentó un programa político común en el verano de 2015. El estudio del programa, es difícil de localizar en el espectro político Izquierda / derecha tradicional, como uno podría esperar de una coalición integrada por la Convergencia Democrática de Cataluña (neoliberal), Izquierda Republicana de Cataluña (socialista), los demócratas de Cataluña (centro-derecha, demócratas cristianos) y el Movimiento de Izquierda (una coalición dentro de la coalición, de partidos de izquierda mucho más pequeñas).
De hecho, a pesar del tamaño de su versión impresa (125 páginas), lo que parecía dominar en la campaña de Junts y su programa fue el llamado a la independencia, un tema que cada partido político había defendido antes de unirse a la coalición. Esta llamada común es ahora líder de la batalla lejos de discrepancias ideológicas tradicionales sobre temas económicos y políticos. Por tanto, es común encontrar todo tipo de propuestas ideológicamente diversas en el programa de Junts: (Pág. 72) a partir de las referencias de políticas progresistas, cada uno de ellas con una retórica que suena socialista, como “el empoderamiento de los barrios”, a otra más amigable para los negocios que admite el dogma del tratado de libre comercio (p. 24) o la omnipresencia del término “negocio” (exactamente 125 veces, una por página), por citar algunos ejemplos.

Junts y la Unión Europea: ¿Independencia o en?

Un punto en el programa Junts, definitivamente, se ha hecho más claro que otro, tanto por repetición como por la claridad de sus declaraciones: “aplicaremos para permanecer dentro de la UE, la Zona Euro y el Euro-Sistema de los bancos centrales” (p. 51).
Aquí radica la principal contradicción lógica. Por un lado, Junts argumenta a favor de la independencia de Madrid y la interferencia de los no catalanes en los asuntos de Cataluña y su derecho a la soberanía y la autodeterminación, y por otro, expresa una voluntad inequívoca de permanecer dentro de la UE y tener cada norma de la UE con cada tratado todavía efectivo e incuestionable.
Teniendo en cuenta la forma de la mayoría, si no todas, las políticas amargamente criticadas por Junts como una imposición ilegítima de los extranjeros (de Madrid) son implementaciones reales de las políticas y recomendaciones (que a menudo se equiparan a las órdenes de realidades institucionales) de la UE, ¿por qué Junts quieren permanecer dentro de la UE con tanta vehemencia? Y si la autodeterminación y la democracia son primordiales para ellos, ¿por qué no dejar la pregunta para un futuro referéndum?

Hacia un federalismo europeo

Teniendo en cuenta los numerosos vínculos entre cada uno de los candidatos de la lista Junts y grupos de reflexión europeos y organizaciones que abogan por una Unión Federalista Europea (es decir, un modelo en el que los Estados-nación desaparecerían con el fin de promover lo que comúnmente se llama euro-regiones que defienden sus intereses directamente en Bruselas), sería fácil ilustrar el punto que el movimiento para la independencia de Cataluña de hecho parte de una fuerza mucho más grande, una que actúa en el ámbito europeo y que se ha estado construyendo desde hace varias décadas. Esta relación entre Junts y federalismo europeo se ve más claramente en su líder Raúl Romeva.
El candidato número uno de Junts, Romeva, es miembro del Partido Verde en Cataluña (que se considera “independiente” dentro de la coalición Junts) y ha sido miembro del Parlamento Europeo entre 2004 y 2014. Durante sus años en el Parlamento Europeo, Romeva ha promovido la idea de no sólo una Cataluña independiente, sino también de una Unión Europea federal, al firmar el manifiesto Spinelli Group, uno de los primeros grandes movimientos federalistas en Europa.
Por lo que los federalistas abogan es por una Unión Europea en la que los Estados-nación como Francia, España o Italia cederían la mayor parte de su soberanía (más allá de lo que ya está sucediendo con los Tratados de la UE) a las regiones – como Cataluña o Bretaña en Francia – y a las instituciones de la UE en Bruselas. Los federalistas promueven la idea de que estas regiones – también llamadas euro-regiones – se extenderían más allá de lo que hoy se conoce como las fronteras nacionales francesas, españolas o italianas. El hecho es que hoy en día la UE se está moviendo lentamente hacia ese modelo a través de diversas políticas y reformas, como la reforma de regiones en Francia o la promoción de lenguas regionales (véase la Carta Regional de Lenguas Regionales o Minoritarias), o lo que es más importante, a través de cada nuevo tratado que transfiere más soberanía de los estados-nación a Bruselas y sus entidades regionales.

La CIA y el Movimiento Federalista

El Movimiento Federalista Europeo (fundado en 1943) es uno de los promotores más antiguos y más importantes para una Europa integrada. Su documento de fundación, el Manifiesto de Ventotene fue escrito principalmente por Altiero Spinelli y Ernesto Rossi en 1941. Spinelli más tarde se convirtió en un firme defensor del federalismo dentro de la institución europea, convirtiéndose en un miembro del Parlamento Europeo y un comisionado prominente de la UE durante seis años. En 2010, el Grupo Spinelli creó un manifiesto inspirado por Altiero Spinelli que esbozó una visión del federalismo moderno.
La financiación del Movimiento Federalista vino exclusivamente del Comité Americano para una Europa Unida (ACUE), una fachada de la CIA que hizo poco o ningún esfuerzo para aparecer como cualquier otra cosa – su junta directiva estaba formada por destacados miembros de los servicios secretos de Estados Unidos, incluyendo ex jefes de OSS / CIA: General WJ Donovan, Allen Dulles y WB Smith.

Conclusión

Evidentemente, se necesita más investigación sobre este complicado asunto. Se podría fácilmente descartar los vínculos entre los federalistas y los EE.UU. como anticuados e irrelevantes, sin embargo sería interesante mirar a los grupos de expertos más influyentes de Europa que están en el epicentro de la política de Bruselas y preguntarnos por qué en la mayoría de los casos su financiación proviene de corporaciones o fundaciones estadounidenses (Lockheed Martin, JP Morgan o la Fundación de George Soros, Sociedad Abierta sólo para nombrar unos pocos). Además, si asumimos que los EE.UU. actuaron y actúa hoy, en su propio interés, ¿por qué deberían querer otra cosa que una Europa federalista? ¿Los lobos no mastican su comida cuidadosamente antes de tragar?

Fuente:
https://www.telesurtv.net/opinion/Cataluna-Independencia-de-quien-20151026-0019.html

A pesar de que las argumentaciones que Marty expone en este artículo pueden resultar chocantes y arriesgadas a primera vista (sobre todo para aquellos que vienen siguiendo la línea editorial de los grandes medios corporativos), parece que de un tiempo a esta parte, los hechos están corroborando su tesis. Sin ir más lejos, el pasado día 15 de octubre, el politólogo ruso Ivan Danilov escribió un artículo en el que también puso de relieve las profundas convicciones europeístas del movimiento secesionista catalán:
“El separatismo catalán no es una lucha por la independencia nacional, sino una lucha por la posibilidad de una subordinación directa de Cataluña a los burócratas de Bruselas sin los mediadores de Madrid. Quieren “más Europa y menos Madrid”, es decir, ni siquiera es una lucha por la independencia, sino más bien una secesión a favor de la Comisión Europea. No es casualidad que el principal defensor de aumentar la influencia de la Comisión Europea y el desmantelamiento de estados nacionales europeos, George Soros, financie a dos organizaciones catalanas que desempeñan un papel clave en la lucha por la pseudo-independencia catalana.”

Esta vocación en favor de una total integración europea es especialmente visible en el artículo que Max Vives-Fierro, Director de la Fundació Catalunya Europa, escribió para eldiario.es bajo el título de “Presente y futuro de Cataluña en la Europa Federal“. En dicho estudio, su autor defiende que una vez lograda la independencia, Cataluña deberá ayudar a «Crear un Senado Europeo o el Consejo Europeo, que represente los territorios de la Unión, sean Estados miembros, regiones, eurorregiones o áreas metropolitanas, desmontando la tradicional idea westfaliana del Estado- nación». A continuación, Vives-Fierro asume la idea de una Cataluña independiente pero sin estado reconocido, que trabajaría como una región autónoma de la Unión Europea:
“En segundo lugar, Cataluña desarrollaría acción en la UE de una forma autónoma a la política exterior española. El escenario de Cataluña luchando paralelamente como país sin Estado, alejándose del concepto de nación en el sentido westfaliano y por tanto, actuando autónomamente en la UE y a nivel internacional, al margen de España.”

Por último, este destacado intelectual soberanista propone la necesidad de impulsar las llamadas “eurorregiones” para hacer de Cataluña una comunidad plenamente integrada en Europa:
“Finalmente, la acción de Cataluña en la UE se podría llevar a cabo en el marco del conocido académicamente como gobernanza europea multinivel. Cataluña como país, sin estructuras de Estado ni legitimación internacional puede avanzar en diferentes niveles de gobernanza a escala europea en el contexto del Comité de las Regiones, impulsando la eurorregión y la Unión por el Mediterráneo, aumentando la presencia en la Asamblea regional y Local Euromediterrània y promoviendo políticas sectoriales como el eje ferroviario mediterráneo.”

La idea expuesta por Vives-Ferro en la que propone un conjunto de naciones sin Estado integradas en una Europa Federal no es nueva. Esta misma proposición fue lanzada por el lehendakari Urkullu a finales de 2016:
“Urkullu, que ha vuelto a rechazar la vía catalana “por unilateral”, sostiene que ya no se puede hablar de Estados independientes, sino “interdependientes” que ceden parte de su soberanía a la UE. “Incluso los que dicen que son independentistas, un minuto después admitirán la interdependencia, admitirían que vivimos en un mundo interdependiente, en el que no existe una única soberanía y que hay soberanías compartidas”.
 En ese contexto, Urkullu ha hecho un llamamiento a “trabajar por cómo debe ser esa soberanía compartida en la UE”, ya que, en su opinión, existe la posibilidad “de labrar de otra manera nuestra soberanía en la UE, aunque no tengamos Estado”. Esa vía podría ser “una federación de las naciones”, “en la que estarían Cataluña, Escocia, Flandes, Valonia y otros países que no somos Estado y vivimos dentro de la Unión Europea”. “Construyamos la UE de otra manera. Eso es lo que reivindico partiendo de mi soberanía”, ha añadido.”

Por otra parte, los planes para hacer de la Unión Europea una gran nación multirregional de tipo federal (al margen de la soberanía de los Estados-Nación que la componen) tampoco son tan utópicos como parecen, ya que llevan en marcha desde hace muchos años. De hecho, el pasado mes de junio Cataluña asumió la presidencia de la eurorregión Pirineos- Mediterráneo, tal y como indica esta noticia difundida por eldiario.es.
También Euskadi, cuyo lehendakari
ya ha previsto un referéndum de independencia similar al celebrado en Cataluña, ha estado impulsando durante todo este tiempo el proyecto eurorregional de Aquitania- Euskadi, según un comunicado aparecido en el diario ABC a finales de 2014:
VIDEO: Presentación del Plan Estratégico 2014-2020 de la Eurorregión Aquitania Euskadi

https://www.youtube.com/watch?v=yBKunLciLJU 

Pero, ¿qué clase de poderes e intereses se hallan detrás de este extraño proyecto que pretende difuminar las fronteras de los Estados nacionales en favor de regiones mixtas y artificiales? Dejemos que responda a esta pregunta el mayor experto en esta cuestión: el investigador francés Pierre Hillard, quien lleva años indagando en las conexiones que diversos movimientos separatistas en Europa mantienen con el globalismo. En su trabajo “El desmembramiento de los estados europeos se define” explica lo siguiente:
“Bruselas, que ha asumido la causa regionalista, quiere debilitar a los Estados con el fin de ser el único amo a bordo y conseguir así la creación de un bloque europeo compuesto por una miríada de regiones sometida a su única autoridad. También es cierto que esta evolución podría facilitar la creación de un mercado transatlántico donde sólo dos interlocutores – la administración de EEUU y la Comisión Europea – se enfrentarían vis-à-vis. Por lo tanto, el principio regionalista provocando la muerte de las naciones permitiría la emergencia de ciudades-estados y de regiones en el marco de una Europa federal y ferozmente tecnocrática. Nada está llegando al azar, tal desarrollo es promovido por las principales entidades financieras y las multinacionales en base a las medidas de diferentes mentores, como Leopold Kohr (1909-1994).”

En otro de sus brillantes artículos, Hillard desvela en qué consiste el proyecto paneuropeo que, según los documentos que lleva recopilando durante años, quieren implementar quienes impulsan en la sombra el auge de los regionalismos en Europa:
“En adelante, las regiones están en condiciones de adquirir un peso que las vuelve incontrolables. Por lo tanto, las reivindicaciones identitarias se hacen palpables. Cada vez más representantes bretones, corsos, vascos…, reclaman mayores derechos y nuevas libertades para permitir la expansión de sus características específicas. Todos estos elementos, aparentemente distintos, se basan en realidad en lo mismo. Se trata de construir una Europa federal etno-regionalista en el marco de la Unión Europea (UE), en relación con los Estados Unidos por medio de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Varios textos permiten tener una visión global del proyecto europeo y el papel determinante desempeñado por Alemania y comprender mejor las evoluciones que se prevén de nuestro continente.”

En el siguiente video se ofrece una traducción de unas declaraciones que Hillard realizó en 2015 en las que incide en el plan maestro que suponen los proyectos eurorregionales y su implicación directa en el movimiento secesionista de Cataluña.
VIDEO: Pierre Hillard: Minorías y regionalismos

https://www.youtube.com/watch?v=FYabRtIFT5Q

En la página oficial del proyecto de Eurorregión Pirineos- Mediterráneo se informa de que se trata de una iniciativa de “cooperación política” nacida en 2004 que originalmente fue impulsada por los gobiernos regionales de Aragón (que abandonó el proyecto más tarde), Cataluña, Islas Baleares y Occitania.
Curiosamente, la página de Facebook de República Catalana (comunidad independentista que cuenta con más de 180.000 seguidores) sugirió en 2016 una propuesta de unión federal entre los llamados Paises Catalans y Occitania que recuerda poderosamente el proyecto de eurorregión Pirineos-Mediterráneo presentado más arriba.
A tal extremo llega el compromiso soberanista con esta clase de “cooperación transfronteriza” que hasta existe un think tank con sede en Perpiñán,
open.cat, que se dedica exclusivamente a esta temática.
Pero lo más sorprendente es que el instrumento jurídico sobre el que se sustenta la eurorregión Pirineos Mediterráneo recae en la
Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT), un organismo que admite recibir financiación de la mismísima Unión Europea.
Por tanto, vemos que la estructura sobre la que se sustentan las eurorregiones es tutelada por una Unión Europea que parece estar jugando a un peligroso “doble juego”: al mismo tiempo que asegura defender la soberanía de sus estados miembro, está contribuyendo a fomentar la causa del etno-regionalismo en favor de una Europa Federal o “Europa de los Pueblos” similar a la que pueden apreciar en el siguiente mapa:

Parte III:
Guy Verhofstadt, el buque insignia del Federalismo europeo 

Hablar de federalismo en la actual Unión Europea es hablar del flamenco Guy Verhofstadt, el máximo representante del partido europeo Alianza de Liberales y Demócratas para Europa (ALDE), quien en el periodo 1999-2008 fue Primer Ministro de Bélgica y últimamente muy conocido por ser el elegido por la Eurocámara para negociar el Brexit.
En una breve biografía elaborada por el País, se describe así a este coloso de la política europea:

“El liberal flamenco Verhofstadt , primer ministro belga entre 1999 y 2008, es una de las voces más europeístas del entorno comunitario. Promovió en 2010 un foro de federalistas, el grupo Spinelli, que defiende una mayor integración política en la UE. Su pensamiento queda condensado de manera sucinta en el título de uno de sus libros: Los Estados Unidos de Europa.”

Sin embargo, Los Estados Unidos de Europa (ver aquí en Google Books) no fue el único libro en el que Verhofstadt plasmó sus ideas euro-federalistas. Tal y como informó el diario ABC, también publicó otro manifiesto paneuropeo en colaboración con Daniel Cohn-Bendit, el líder de Los Verdes europeos:
“Las ideas federalistas a las que aludió Tony Blair, las plasmó él mismo en forma de manifiesto en colaboración con el presidente del grupo de los Verdes, Daniel Cohn-Bendit. «Por Europa» (Biblioteca Nueva, 2012) es el libro en el que ambos hacen hincapié en la necesidad de una Europa federal capaz de hacerse con un puesto protagonista en el mundo. Es más, abogan porque se convierta en una «superpotencia imperialista» que pueda medirse con más fuerza contra poderes como EE.UU., Rusia o China, por citar algunos ejemplos.”

Que en esta obra Verhofstadt y Cohn-Bendit expusieron una descarnada y fanática visión imperialista de Europa no es ninguna exageración. Si quieren averiguar más al respecto, les recomiendo lean el magnífico artículo “El manifiesto imperialista de Cohn-Bendit“. En dicho libro (pinchar aquí para acceder a la sinopsis) ambos autores llegan a escribir lo siguiente:
Europa tiene que liberarse para siempre de sus demonios nacionales. Europa tiene que despojarse para siempre del ombliguismo de sus Estados nación. Realmente, en Europa es necesario un cambio radical, una auténtica revolución. Hay que construir una Unión Federal Europea. Una Unión Federal que le permita ocupar cuanto antes su lugar en el mundo posnacional que se anuncia. Quienes no se dan cuenta de ello son los jefes de Estado y de Gobierno cobardes, egoístas y miopes. Hay que abrirles los ojos. Ponerles un espejo delante, para que vean su propia impotencia. No dejarles ni un solo día en paz. Debemos mostrarles el camino hacia la otra Europa, la Europa del futuro.”

VIDEO: “Por Europa”, un manifiesto por una Europa federal

https://www.youtube.com/watch?v=OlL_AJrKDFc

Un momento decisivo en la carrera política de Guy Verhofstadt llegó cuando, tras dimitir como Primer Ministro de Bélgica, en 2008 fichó como consejero de Sofina, una multinacional del gas y el petróleo con sede en Bruselas. Tal y como destacó Mario Vallejo en un editorial publicado en RTVE:
“Apenas dejó unos meses la primera línea política en los que fichó como consejero de una gran firma de inversiones de la Bolsa de Bruselas (Sofina, que le pagó más de 30.000 euros por cada una de las cuatro reuniones a las que asistió, según la prensa local) hasta que cambió su foco de interés solo unos metros y miró al Parlamento Europeo, donde entró en 2009 para liderar a los liberales europeos.”

Conviene revisar con atención el paso de Verhofstadt por este gigante corporativo, tras el cual catapultó sus ambiciones hasta el punto de que en 2014 llegó a ser candidato a dirigir la Comisión Europea. Si accedemos a la web de Sofina e ingresamos en el apartado donde aparecen los miembros de su consejo directivo, descubriremos un hecho de lo más llamativo: junto a Verhofstadt (quien consta como consejero de esta compañía) aparece nada menos que Etienne Davignon, el histórico presidente de honor del Club Bilderberg que resulta ser también el Presidente Honorario de esta entidad.
Pero hay más: Davignon también es
el presidente del think tank “Friends of Europe, un grupo de reflexión dedicado exclusivamente a las políticas que conciernen a la Unión Europea.
Entre quienes componen la Junta Directiva de este poderoso think tank nos encontramos  a Elmar Brok, nada menos que  el presidente de la Unión de Federalistas Europeos (UEF).
Y como no podía ser menos, en esta extensa lista también aparece Guy Verhofstadt como líder del grupo ALDE.
Ahora bien, ¿quién financia a Friends of Europe? Basta con echar un vistazo a esta
foto disponible en la web de la agencia GettyImages correspondiente a 2007, en donde podemos ver a George Soros compareciendo en una conferencia organizada en Bruselas por este tanque de ideas, para que se enciendan todas nuestras alarmas.
Y en efecto, en la web de Friends of Europe podemos acceder a
este archivo PDF en el que se informa que la Open Society Institute del archiconocido magnate Soros es una de las organizaciones que ha financiado sus proyectos en 2016.

De lo que no cabe duda es de que, desde entonces, Verhofstadt es miembro de esa casta especial de políticos “amigos de Europa” que cuentan con el favor de las élites mundialistas, tal y como demuestra el hecho de que asistió a la reunión del Club Bilderberg celebrada en 2009.
Pero las relaciones que Verhofstadt mantiene con las élites globalistas no terminan ahí. Recientemente, el primer ministro de Hungría publicó una lista de políticos que trabajan para la agenda de George Soros en Europa. Pues bien, entre los nombres más destacados de esta red de agentes al servicio del magnate figura nada menos que el del propio Guy Verhofstadt.
Hace unos días, el portavoz del gobierno húngaro Zoltan Kovacs
escribió una carta abierta dirigida a Guy Verhofstadt en la que le llamaba “aliado de confianza de George Soros“.
https://twitter.com/zoltanspox/status/928579229779931136 

Esta peculiar misiva fue comentada en algunos medios británicos como Breitbart.
Que Verhofstadt es un viejo amigo de Soros se puede constatar en numerosas imágenes, en las que se aprecia que ambos personajes congenian con bastante facilidad.
Otra dato palpable es la defensa que Verhofstadt siempre ha hecho de George Soros, una realidad que en los últimos días es especialmente visible en las redes sociales:

https://twitter.com/guyverhofstadt/status/927938383539851264
https://twitter.com/guyverhofstadt/status/928297734498668545
https://twitter.com/ALDEgroup/status/321949254438510594

Pero es en política exterior donde se aprecia con más claridad que el líder de ALDE es una marioneta al servicio de Bilderberg y George Soros. Por ejemplo, en un evento celebrado en Barcelona (año 2012) Verhofstadt pidió a la Comunidad Internacional que apoyara con más decisión a los “rebeldes” que luchaban contra Al-Assad en Siria.
Y es que el compromiso de Verhofstadt con los terroristas sirios es tan descarado que incluso invitó al comandante general del mal llamado Ejército Libre Sirio (FSA) a Bruselas para realizar una rueda de prensa conjunta en la que ambos exigieron a Occidente más armas y financiación para derrocar a Al- Assad.

VIDEO: Líder de ALDE y comandante del FSA exigen armas para derrocar a Assad (Inglés)

https://www.youtube.com/watch?v=BqpPuU6JOLs

Tampoco deberíamos olvidar los ingentes esfuerzos de Verhofstadt por alertar sobre la necesidad de crear un Ejército Europeo utilizando como pretexto las acciones de Rusia en Ucrania y, sobre todo, en Siria:
VIDEO: Guy Verhofstadt utiliza la guerra de Siria para pedir un Ejército Europeo (Inglés)

https://www.youtube.com/watch?v=5xRSgJBbr60

Y por supuesto, no podemos pasar por alto la rusofobia de la que siempre ha hecho gala nuestro amigo Verhofstadt. Tan es así, que en febrero de 2016 participó en un debate junto a George Soros auspiciado por el portal Project Syndicate (un medio financiado por el propio Soros, como veremos más adelante) en donde ambos analizaban cómo la UE podía hacer frente a “la amenaza de Putin“.
E incluso le vimos viajar hasta Kiev en 2014 para apoyar el Euromaidán in situ:

https://twitter.com/andrei_kononov/status/927334742298566656

En vista de lo ya expuesto, no es extraño que en 2015 Rusia prohibiese la entrada de Verhofstadt a su territorio, medida que fue impuesta junto a la del también eurodiputado belga Mark Demesmaeker (del partido Nueva Alianza de Flandes), a quien también se le vio apoyando el Maidán de Ucrania.
Y parece que Rusia acertó de pleno con su decisión, porque un año después, los documentos hackeados a las fundaciones de Soros ponían al descubierto (descargar
aquí archivo en PDF) que tanto Verhofstadt como Demesmaeker formaban parte de la red de “aliados de confianza” que Soros mantiene en el Parlamento Europeo.
Ahora es el momento de abordar una de las creaciones del movimiento federalista más inquietantes e influyentes de Europa: el grupo Spinelli. 

Parte IV:
El Grupo Spinelli y la mano de Soros en el federalismo europeo 

El grupo Spinelli debe su nombre al político italiano Altiero Spinelli, defensor a ultranza del federalismo europeo. Según, la Wikipedia, este grupo es el abanderado de “una iniciativa que propone la búsqueda de un federalismo en el seno de la Unión Europea y cuya actividad se plasma en la introducción de una red de ciudadanos, grupos de expertos, ONG, universitarios, escritores y políticos que apoyan la idea de una Europa federal y unida. Esta iniciativa tiene como una de sus principales finalidades «alcanzar una mayoría en el Parlamento Europeo sobre cuestiones importantes»“.
Lo primero que llama la atención del Grupo Spinelli son sus fundadores: Guy Verhofstadt y Daniel Cohn-Bendit. El resto de eurodiputados fundadores pertenecen al grupo de Los Verdes alemanes, destacando por encima del resto la figura de Sylvie Goulard, que fue ministra de Defensa de
Francia en el ejecutivo de Édouard Philippe del 17 de mayo al 20 de junio de 2017.
Lo que casi nadie explica es que, además de ser vicepresidenta del Movimiento Europeo, Goulard es conocida en Francia por asistir a las reuniones del Club Bilderberg, concretamente a la que tuvo lugar en Dresde (Alemania) en el año 2016 tras ser invitada como miembro del grupo parlamentario de EFA/Los Verdes.

VIDEO: Sylvie Goulard se niega a hacer declaraciones sobre su asistencia a la reunión del Club Bilderberg

https://www.youtube.com/watch?v=nMf5UyOLTBg

Recordemos brevemente que, a pesar de su barniz progresista, el grupo europeo de Los Verdes ha apoyado las invasiones y agresiones de la OTAN en Yugoslavia, Libia o Siria.
https://twitter.com/MikelItulain/status/811829276098039809 

Pero ahora centrémonos en el manifiesto Spinelli, en el que se puede leer un duro mensaje cargado de resentimiento contra los Estados-nación europeos. He aquí un extracto:
“Hoy las cosas se mueven en la dirección opuesta, hacia una Unión más flexible en lugar de una Unión más cercana. Con demasiada frecuencia, se olvida el espíritu comunitario en favor de los intereses nacionales a corto plazo. Y, con demasiada frecuencia, las soluciones intergubernamentales prevalecen sobre las soluciones europeas reales.
Nos oponemos a esta dirección atrasada y reaccionaria. Es hora de volver a poner en primer plano un enfoque europeo común. Este no es el momento para que Europa desacelere la integración, sino todo lo contrario, para acelerarla. La historia de la Unión Europea ha demostrado una vez más que más Europa, no menos, es la respuesta a los problemas que enfrentamos. Solo con soluciones europeas y un renovado espíritu europeo podremos enfrentar los desafíos mundiales.

Las soluciones nacionales son soluciones del pasado. Nuestro objetivo es una Europa federal y postnacional, una Europa de los ciudadanos. Este fue el sueño que los padres fundadores trabajaron tan duro para lograr
. Este fue el proyecto de Altiero Spinelli. Esta es la Europa que queremos. Esta es la Europa por la que lucharemos. Porque esta es la Europa del futuro.”

Pero lo más llamativo del manifiesto Spinelli es que entre sus firmantes nos encontramos con el eurodiputado Raül Romeva, ex-conseller de exteriores de la Generalitat y una de las caras más visibles (y activas) del movimiento independentista catalán.
Hay que tener en cuenta que Romeva proviene del partido Iniciativa Per Catalunya- Els Verds (ICV), una formación que siempre ha abogado por una España y Europa federales.
Recordemos también que el juez y político de ERC Santiago Vidal acusó a Romeva de mantener contactos secretos con la OTAN con los que (supuestamente) se comprometió a “aportar ayuda humanitaria”.
Aunque puede parecer que se trata de una calumnia infundada, lo cierto es que según las recientes pesquisas realizadas por la Guadia Civil, una de las misiones de la incipiente inteligencia catalana consistió precisamente en averiguar qué miembros del equipo de Raül Romeva mantenían contactos con la OTAN.
De lo que no cabe duda es del compromiso de Romeva con la Alianza atlántica, como lo demuestra su inquebrantable apoyo a la invasión de Libia.

https://twitter.com/Viejo_Topo/status/622358720048156672
https://twitter.com/carlosmartinezr/status/621329040612438016

Pero este prominente ex- conseller no es el único soberanista catalán que figura entre los firmantes del manifiesto Spinelli. También aparecen en esta lista el eurodiputado del PDeCAT Ramón Tremosa y el histórico dirigente de Convergencia Raimon Obiols.
Otro de los promotores originales del Grupo Spinelli es
Joschka Fischer, también de Los Verdes, y quien es conocido por ser miembro destacado del European Council on Foreign Relations (ECFR), un think tank muy conocido a nivel europeo por recibir financiación de George Soros.
Tampoco es casualidad que,
según consta la Wikipedia, Fischer acudiese a la reunión del Club Bilderberg celebrada en 2008.
Por cierto, la mano del financiero George Soros se hace sentir en el grupo Spinelli a través de
Heather Grabbe, que según su perfil “es actualmente directora del Open Society Institute-Bruselas y directora de asuntos de la UE para la red Soros.”
Una de las intelectuales más asiduas de los
fórums organizados por el Grupo Spinelli es Ulrike Guérot. Según un documental disponible en Youtube con subtítulos en castellano:
“La Unión Europea está moral y culturalmente en quiebra, según la filósofa e historiador alemán Ulrike Guérot. Es hora de poner el proyecto de la UE a su tumba. Guérot contempla una república europea que consta de 50 regiones alrededor de conglomerados de grandes ciudades, con una identidad reconocida y un interés económico y cultural compartido. Una Europa decisiva que se reinventa.”

VIDEO: Documental de Ulrike Guérot “Europa ha muerto, viva Europa” (2016)

https://www.youtube.com/watch?v=sUpVcJvE3UE

En un discurso que pronunció en Berlín en el año 2015 (ver aquí en PDF), Guérot saludó con entusiasmo el auge de los movimientos separatistas en Escocia y Cataluña, augurando que la propia Europa sería la principal beneficiaria de todo ello:
Sobre esta Europa de las regiones y ciudades se extiende el gran techo de la República Europea, que representa a Europa a escala internacional (política exterior, clima, comercio, ciber, etc.) y que garantiza hacia su interior, como ‘laña’ para la unión, la comunidad política, los mismos derechos estatales y sociales para todos sus ciudadanos: igualdad en materia de derecho electoral, igualdad en materia de derecho fiscal, y la portabilidad de los derechos sociales. El amortiguador necesario y la competencia entre regiones se regulan a través de los impuestos regionales.
Con ello deja de ser indispensable que sean los estados nacionales los soportes constitucionales del proyecto europeo, sino las regiones, que por lo demás mantienen su autonomía. Esto conecta con movimientos regionales contemporáneos, que también se rebelan contra la estatalidad nacional, como puede ser el caso de Escocia o Cataluña. Europa ganaría en ambas direcciones: capacidad de actuar en la arena internacional hacia fuera; proximidad con el ciudadano hacia dentro.

Ya en 2017 y con la crisis de Cataluña de máxima actualidad, Guérot escribió un revelador artículo para el semanario alemán Die Zeit en el que llamaba a aprovechar aquella “inmejorable oportunidad” para construir “La Europa de las Regiones“:
En una Europa de regiones, Cataluña sería una parte de la UE
El caso actual en Cataluña es otra razón para explotar positivamente la energía política regional que fluye actualmente por Europa, en lugar de oprimirla brutalmente. Cualquiera que rechace e ignore las manifestaciones de los catalanes como ilegales no resolverá ningún problema.
En este contexto, cabe señalar que los federalistas europeos de los primeros tiempos, que, en medio del fascismo en los años veinte, treinta y cuarenta, tenían en mente la idea de una Europa de las regiones, una federación de unidades regionales todas del mismo tamaño, para que los estados nacionales más grandes no dominasen a los más pequeños. Denis de Rougemont, un filósofo político suizo y pionero de la integración europea, y muchos otros estaban convencidos de que la nueva Europa debe ser constantemente postnacional. Una Europa con Estados-nación nunca será factible, porque esto siempre conducirá a nuevas rivalidades y un fortalecimiento del nacionalismo: los autores intelectuales de la UE estaban convencidos de ello. Además, también es cierto que sólo una Europa consagrada a lo regional puede ser la solución.
Ahora es el momento adecuado para transformar estos planes en realidad. Una federación europea de entidades regionales (según la definición de “lo pequeño es hermoso” de Leopold Kohr) puede ofrecer una respuesta plausible a las actuales tendencias de renacionalización que padece actualmente la UE. En una Europa de regiones, Cataluña sería parte de la UE, al igual que los vascos y el resto de España. Las personas que se manifestaron este fin de semana contra la secesión de Cataluña en Madrid y Barcelona no deberían tener que preocuparse de que sus amigos y parientes catalanes se enfrentaran a un desastre similar al del Brexit.”

Y no crean ustedes que Guérot es la única intelectual que vaticina esta “Nueva Europa” sin Estados soberanos. El conocido economista Niño Becerra (quien es un firme partidario de la independencia de Cataluña) ha declarado en una reciente entrevista para la Editorial Cosmonauta que “La Europa de las Regiones es imparable“.
VIDEO: Niño Becerra: “La Europa de las Regiones es imparable”

https://www.youtube.com/watch?v=_Ao3GJssMGA

Volviendo a Ulrike Guérot, parece lógico que, dados sus declarados planteamientos euro-regionalistas, se halle en la órbita de Los Verdes y de George Soros. Sin ir más lejos, en la web de la  Heinrich Böll Stitfung (un think tank muy ligado a Los Verdes) se la relaciona directamente con el OSIFE de George Soros.
Y como no podía ser de otra manera, Guérot también aparece como consejera del ya mencionado think tank sorosiano ECFR.
Pero la influencia del magnate Soros en el federalismo europeo llega mucho más lejos: la Juventud de Federalistas Europeos (JEF) también ha recibido financiación de la Open Society, como pueden comprobar
en esta guía en PDF elaborada por esta asociación juvenil (ver en el apartado “Private Funding“).
Ya que hablamos de federalismo y de George Soros, también hay que mencionar al Movimiento Federalista Mundial (WFM). Sobre la creación de esta asociación, que tuvo lugar en una reunión fechada en 1947, Pierre Hillard explica
en un trabajo para la Red Voltaire lo siguiente:
“En el marco de la reunión de Montreux, el WFM presentó su magna carta, favorable al establecimiento de principios fundamentales para la instauración de un Estado mundial con una base federativa. Hay que reconocer que 63 años después de la formulación de aquellos principios sus deseos se han concretado ampliamente. En efecto, el documento señala:

 «Nosotros, federalistas mundiales, estamos convencidos de que la creación de la confederación mundial es el problema fundamental de nuestra época. Hasta tanto no se resuelva, todas las demás cuestiones –nacionales o internacionales– quedarán sin respuestas válidas. No se trata de escoger entre la libre empresa o la economía dirigida, ni entre el capitalismo y el comunismo, sino entre el federalismo y el imperialismo».
 Entre otras cosas, esta Declaración propone los siguientes principios:
 «limitación de las soberanías nacionales» con «el traspaso de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial a la Confederación», «creación de una fuerza armada supranacional». Y subraya en particular algo que cobra gran actualidad en este principio del siglo XXI al señalar que «una perspectiva federalista justa debe integrar los esfuerzos realizados en los ámbitos regional y funcional.
 La formación de uniones regionales [NdlR. Subrayado por nosotros] –en la medida en que no constituyan un fin en sí mismas y no exista el peligro de que den lugar a la formación de bloques– puede y debe contribuir al buen funcionamiento de la Confederación mundial». Al final de esa Declaración se precisa que se debe favorecer la creación de una «Asamblea Constituyente Mundial».”

Pues bien, si accedemos a la web del WFM y nos asomamos al partado de “Nuestros financiadores” (Our Funders), observaremos que esta asociación que trabaja por el federalismo a nivel mundial cuenta con la ayuda financiera de la Fundación Ford, la Open Society de George Soros, y por la mismísima Unión Europea.
Una vez que hemos aclarado las conexiones que el euro-federalismo mantiene con Soros y los poderes globalistas, es el momento de revisar sus no menos intensos lazos con los movimientos regionalistas de España.

                                                                                                                             

                                                                                                                          
A Página Principal

           

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es