MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

ENTIERROS DE SOLEMNIDAD
Acracio el Vil

                                                    
                                                   

Aquel día muchos estuvimos muy tristes en la taberna. Lo  recuerdo aunque nadie se vistió de luto y no es por nada sino por falta de numerario, pero el luto lo llevábamos en el alma que ya se sabe que los borrachos la tenemos tan negra como la del financiero más acreditado en el mundo de la especulación.

El más caviztivo y pensibajo de los cofrades tabernícolas era uno que llamamos Manolo el Moderno, que es socialista. No recuerdo si les he hablado de él en alguna otra ocasión aunque  tanto da, porque siendo socialista ya se sabe la cuerda que dan de sí,  mejor dicho, el rollo que se traen de democracia para arriba, democracia para abajo y democracia hasta en la sopa, que parece que les enchufaron la palabra con la teta de sus madres y no se les cae de la boca aunque les preguntes la hora qué es porque se te ha parado el reloj,  y, al pensar en eso,  me se viene al magín averiguar cuando se les ha parado a los del PPSoE encandilados en el abortaremos más o abortaremos menos cuando, en realidad, las prójimas lo hacen y lo harán cuando les de la gana.  

A mí me parece que Manolo el Moderno tampoco tiene muchas luces porque a menudo, como me ha oído decir cosas que no son derechas ni de esa majadería que llaman Centro, ha intentado convencerme para que me apunte a su partido quizás porque sabe que las drogas también me tienen el cerebelo acochinado y no hay que hacerle. Yo le escucho con la misma resignación que al señor Sánchez (Zapatero) cuando sale en el tele y los borrachos no me dejan apagarla, y para quitármelo de encima cuando discutimos el asunto de mi afiliación siempre intento explicarle al Moderno que, durante la guerra, estuve apuntado en el partido de los matacuras y luché contra los antimatacuras más o menos, más bien menos por el aquel de los tiros que soltaban, y que desde entonces, todo lo demás me parecen  garambainas y  me aburren; que por eso y por lo del mujerío me dedico a la bebida y me inyecto cocaína del  número tres que es la barata porque el mínimo que me da el Gobierno no da para más,  qué hay que ver a como se está poniendo la vida, que el otro día me dijo la fulana de turno que si comprabas en el super cinco kilos de patatas y un cuarto de embutido te regalaban un  televisor. La verdad es que yo no sé cómo va a acabar todo esto.

Tampoco lo sabía Manolo el Moderno. Me decía por lo bajinis que estaba muy dolido porque desde que en uno de los (en el último) congresos del Partido Socialista los mandarines habían dicho que el partido renunció al marxismo,  y  él ya no comprendía nada de cuanto sucede porque o se es socialista o se es cualquier cosa pero que sin marxismo lo socialista parece rara extravagancia. Es algo así –confesó amargamente el hombre- como si el Papa saliera el balcón del Vaticano y proclamase que, en lo sucesivo, la Iglesia Católica renunciaba al cristianismo.    

Yo quise consolar al pobre Manolo de esa  trapisonda de los pseudoctrinarios del PSoE  que está más clara que el agua, pero no conseguí sacarle de la pesadumbre porque me dijo que, sin del marxismo, no hay izquierda que valga y nada pintaban los rojos en el poder a no ser por la mangancia que cobran los capitostes, y que ya ni son rojos ni son nada. La cosa fue para peor cuando me se ocurrió recordarle que el día 10 de noviembre de 1976, Don Felipe González había publicado en el periódico del Partido, que “el PSOE se declara un partido marxista, democrático, federal, autogestionado, internacionalista, de clase, de masas”,  y que dos años después, el 29 mayo de 1978, en Diario 16, afirmó que “el socialismo sigue siendo la negación del capitalismo”, que evidentemente es así si se quiere ser socialista  y no un tío jetas. Por la misma razón, los católicos se convierten en unos caraduras cuando reniegan a Cristo en aras de la modernidad aceptando el divorcio, el aborto, la eutanasia, las querendonguerías  y el original arco iris del sexo heterodoxo.

Yo le dije al pobre Manolo que en mis años rojeriles había leído  un trabajillo de Don Vladimir titulado “Dos Tácticas de la Socialdemocracia”, poniendo a parir esa cosa del banquerismo disfrazado de rojo o del rojismo adorador del becerro de oro, y que don Vladimir era un sociata verdad como buen marxista, y que los jerifaltes del PSoE de ahora ya saben la buena cosa que son los buenos sueldos de euros a disfrute  y  que los banqueros son invencibles en eso de quedarse con el dinero de la gente que trabaja, y que por eso, por lo de no trabajar,  yo estaba a salvo de cualquier socialdemocracia que saliera de repente como ha pasado aquí sin que nadie sepa lo que es eso; que a ver qué haces tú Manolo -le dije- con el carné del partido porque no se puede ser socialista enterrando a Don Carlos y, a la vez, regalar decretos cariñosos y eurofloridos a los descontrolados banqueros controladores, pues con la crisis que se está viendo venir que los ricachos serán muchísimo más ricos y los pobres serán muchísimo más pobres vendiendo sus míseras propiedades para poder comer. 

Durante un  buen rato estuvo cariacontecido el pobre Manolo, que se conoce que lo del entierro de Don Carlos Marx le hizo meditar porque, de inmediato, también recordó que ya Don Alfonso Guerra había enterrado a Montesquié para siempre jamás y me preguntó si por eso la Señora Vega había dicho que (en el Gobierno) no “vamos  a tolerar” no se qué dictamen de un juez, que no le gustaba por el aquel de lo feminoide. Yo le contesté que todo eran velas del mismo entierro con cortejo de caraduras; que lo pensara bien y que se vistiera de negro hasta en los calzoncillos, que es lo que deben hacer los  españoles pobres para acomodarse a las circunstancias de la que está cayendo.  

Y yo les acompaño en el sentimiento.


                                                                                                                        
A Página Principal

 

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es