MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

LA DEMANDA Y EL TELEGRAMA
Javier Sainz Mier

                                                                                                                         
                                                                                                                         

Desde los tiempos bíblicos de la Torre de Babel, el ser humano ha tenido problemas para hacerse comprender por sus semejantes; hasta el mismo Jesús hubo de conceder el don de lenguas a sus discípulos para la difusión de su doctrina.

Dejando a un lado los temas sacros, hemos de recalcar que en este mundo globalizado el dominio de idiomas se ha vuelto algo imprescindible, recordemos aquel consejo que le dieron a nuestro antiguo ‘premier’: “Fulano vete a Madrid, cásate y aprende inglés”.

Bien, centrándonos con el idioma de Moliére, hay que ver cómo cambia el cuento por una pésima traducción; si viajamos a Bélgica -un Estado cuyas comunidades políticas y lingüísticas están sujetas con alfileres, hasta el punto de que su jefe del Estado para dar una auténtica visión de unidad nacional se proclama Rey de los Belgas y no aparece como Monarca de  Bélgica-, uno de sus huéspedes poco recomendables, el ‘Molt Honorable’ Puigdemont se ha querellado junto con algunos leguleyos de aquellas tierras, contra el  juez Llarena por unas declaraciones que podrían poner en duda la independencia del magistrado; y he aquí el quid de la cuestión pues, un adicto a las redes sociales ha demostrado que la traducción de las opiniones del jurista  no se habían hecho en el tiempo verbal adecuado, lo cual cambia radicalmente el sentido de lo manifestado.

Además, los togados del "prucés" se han vuelto unos caganets -como esas figuritas de payeses haciendo de vientre en los belenes-, e intentan enmierdar al Sr. Llarena diciendo que desciende del Duque de Alba: Su Alteza es el coco o el hombre del saco para los niños belgas y neerlandeses.

Pero no siempre el hablar la misma lengua indica que entre sus comunicadores haya entendimiento, sobre todo si uno de ellos vicia el mensaje. Tomemos como ejemplo el Telegrama de Ems, una sutil manipulación provocó la  Güera Franco-Prusianna de 1870.

Analicemos los acontecimientos. En 1868 estalló la Revolución Gloriosa en España, Isabel ll es destronada y ella y su corte, incluidos el Padre Claret y Sor Patrocinio, marchan al exilio. Nuestro nuevo Jefe del Gobierno, Juan Prim, fiel a su lema de "No más Borbones" empezó una campaña para dotar a España de un nuevo monarca; hubo cantidad de aspirantes para sentarse en el Trono de San Fernando. Al II Imperio Francés de Luis Napoleón no le agradaba la posibilidad de un soberano de ascendencia alemana, el embajador galo en una conversación con el Rey de Prusia Guillermo I le trasladó estás inquietudes, cuando el soberano tomaba las aguas en la ciudad balneario de Ems. El contenido de la conversación, más o menos cordial fue trasladado al Canciller Otto Von Bismarck quién manipuló el texto de tal manera que se convirtió en un ultimátum y además fue reproducido por todos los periódicos alemanes y de ello a estallar la guerra un paso, y para más INRI, nuestro Congreso de los Diputados proclamó Rey de España a Don Amadeo de Saboya,.

Y ¿cuál es la moraleja de todo esto? Como diría Galileo: "No hay nada nuevo bajo el sol". Cuánto mejor irían la relaciones internacionales si siguieran existiendo los Secretarios de Cartas Latinas, que en la Edad Media eran los verdaderos Ministros de Asuntos Exteriores; con dichos documentos en la mano, la posibilidad de una mala o interesada traducción era nula; y por lo que respecta al tema de Ems, en poco o nada se diferencian de las injerencias vía Internet, webs y otros recursos, de acontecimientos recientes como en las Elecciones Norteamericanas o lo del independentismo catalán -que ya aburre-.

Lo dicho, como apostilló el gran genio del Renacimiento Italiano "Nihil este novus sub sole"

                                                                                                                           
                                                                                                                          

                                                                                                                          
A Página Principal

          

NUEVO CRITERIO - MILENO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es