MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

MASONERÍA CONTRA ESPAÑA
J. A. Cavanillas Gil

                                                                                                                          
                                                                                                                          

El germen masónico fue diseminado en Hispanoamérica y Brasil por las acciones militares y sobre todo comerciales, procedentes de Inglaterra y de Francia.
Lo hicieron partiendo de sus colonias caribeñas y pronto también, desde lo que después serían los Estados Unidos.
Pero hubo otros dos focos de implantación masónica en Iberoamérica. Uno fue Londres. El otro y más lacerante, fue la propia España. Especialmente, Cádiz. Cádiz era el puerto de llegada y partida de los criollos en sus viajes entre la España europea y la España de ultramar.
Cádiz era el foco principal del liberalismo, que era la ideología predominante en los masones de aquella época.
Cádiz es una ciudad que está próxima a Gibraltar, que era y continúa siendo, correa de transmisión de las logias de obediencia inglesa y refugio seguro para los masones españoles traidores a su Patria, en caso de ser descubiertos y tener que huir.
Las primeras logias masónicas tanto españolas como hispanoamericanas, fueron inglesas por su origen y por la condición británica de la mayoría de sus miembros.
Ingleses fueron los fundadores de las primeras logias españolas: la Matritense –Duque de Wharton- en 1728, la de Gibraltar el año siguiente y la de Brest en 1799.
El Gran Maestro de la de Gibraltar tenía jurisdicción sobre toda Andalucía y por supuesto, Cádiz y sus alrededores y áreas de influencia que incluía el trasiego regular entre esta ciudad y la España de ultramar, como hemos dicho.
También fueron inglesas las primeras logias en suelo hispanoamericano, muy anteriores a la independencia de aquel continente.
Ya en 1735 la Gran Logia de Londres nombró Gran Maestro Provincial de las regiones atlánticas de Sudamérica (incluía Brasil), al comerciante Rudolph Took.
En 1739 la masonería inglesa funda en Jamaica su primera logia.
Durante ese mismo años, se constituye y “levanta columnas”, la primera logia francesa en Martinica. A la vez una logia de Pensilvania levanta la “Fères Unis” en Trinidad.
Como se observa, la masonería tiende un cerco cada vez más estrecho, sobre Hispanoamérica y la propa España.
A estas logias se incorporaron criollos admiradores de la Ilustración y profundamente resentidos contra España por no ocupar mayores cargos políticos, económicos o militares.
Este resentimiento fue utilizado por ingleses y franceses, para sembrar en ellos el odio a España y al Cristianismo.
Cuando los ingleses ocuparon La Habana, en 1762, aprovecharon para fundar otra logia y poco después, otra francesa: la logia Independencia.
La masonería inglesa se infiltró así mismo en Argentina y otros países de la zona del Río de la Plata. Zona ésta, que los británicos pretendían dominar a través de los masones de allí. Este influjo disolvente por parte de la masonería inglesa, se vio incrementado cuando Inglaterra y España se aliaron contra Napoleón. A través de esta alianza, los ingleses se dedicaron a impulsar los mecanismos de destrucción de España, que empezarían a dar sus frutos pocos años después.
Es lógico pensar que los masones irradien la secta donde quiera que estén.
Pero el caso de estas primeras logias en Hispanoamérica, formadas por comerciantes y militares ingleses, no tuvieron nada de espontáneas. Más bien todo lo contrario: fueron proyectadas por el poder británico, como instrumento de infiltración política.
La masonería francesa también lo había intentado. De hecho, Napoleón no tenía especial interés en invadir Portugal, cuando solicitó el paso de sus tropas por España. Su verdadero interés era la propia España y a través de las logias compuestas por afrancesados, apoderarse de toda le España de ultramar.
En esta labor disolvente, vuelve a cobrar importancia otra clase de leyenda negra contra España. Para ello los masones se presentan a sí mismos como aliados de los indígenas americanos. De los indígenas de Hispanoamérica. No de los de Norteamérica, a los que masacraron hasta situarlos al borde del exterminio y condenaron a vivir en reservas.
Presentándose por tanto, como aliados de las poblaciones autóctonas, desde entonces han pretendido borrar todas las huellas de España y sobre todo, la huella católica volviendo a un indigenismo con tintes ridículos que rayan en el absurdo.
Con lo que inmersos y cegados por su resentimiento, no contaban aquellos criollos ilustrados, es con que su ansia independentista acabará convirtiéndoles a ellos mismos y convirtiendo a las diferentes naciones surgidas de la Independencia, en esclavos de los intereses políticos y comerciales de los anglosajones, especialmente de Estados Unidos. Y en agentes de difusión de las mil y una sectas protestantes. Ni que decir tiene, que a la masonería tanto inglesa como de Estados Unidos, no le interesaba en absoluto que Hispanoamérica fuera una única nación. Es más fácil manipular y controlar a toda Sudamérica dividiéndola y manteniendo rencillas artificiales entre cada uno de los países surgidos.
Esto no acaba aquí.
Seguiremos, mientras podamos hacerlo, sacando a la luz los atentados de la masonería contra España y la traición a su Patria de los masones españoles. Bien sean liberales, bien de cualquiera de las facciones de la izquierda. A la hora de la verdad, todos ellos son “idiotas útiles”, como dijera Lenin, que conscientes de ello o no, solo han conseguido levantar cadenas con las que atenazar a otros españoles tanto de esta España europea, como de aquella España de ultramar.
La nación que fue más grande sobre la tierra, arrodillada ante sus peores enemigos, que son los enemigos de siempre. Los enemigos de la libertad, del auténtico progreso. Los enemigos de Dios.

                                                                                                                         
                                                                                                                         

                                                                                                                         
A Página Principal

           

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es