MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

LAS TENAZAS DEL SIONISMO SE DISPONEN A
ESTRANGULAR MÉXICO
Jorge Santa Cruz

                                                                                                                          
                                                                                                                          

México está entre dos fuegos. Por un lado, el de las oscuras fuerzas del sionismo internacional de derecha, encabezado por el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y, por el otro, el del sionismo anárquico de izquierda, de George Soros.
Netanyahu, como es de todos sabido, proclama la superioridad racial de su pueblo y es partidario de la construcción de muros para evitar el roce con los palestinos.
Para Netanyahu, la de los muros es una cuestión de seguridad nacional, de inspiración talmúdica.
Esta doctrina tiene un ferviente partidario en el actual presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump.
Soros, judío nacido en Hungría, está impedido de ingresar a esta nación porque financia la llamada corriente del marxismo cultural que tiene como propósito la destrucción de la cultura occidental cristiana (a la que también combate Netanyahu).
Para conseguirlo, Soros patrocina las caravanas migrantes, está detrás del separatismo catalán y es uno de los principales promotores del lobby lésbico gay; su fundación Open Society se dedica a subvertir la gobernabilidad de los países donde se enquista y, como experto en delitos financieros, provoca crisis artificiales para comprar barato y vender muy caro.
La Fundación Open Society dice defender los derechos humanos pero, en realidad, se dedica a desprestigiar a las instituciones y a los funcionarios de los países que se oponen a sus políticas abortistas, de legalización de las drogas, de invasiones culturales disfrazadas de migraciones humanitarias y de fragmentación de las naciones.
México está, pues, bajo el devastador ataque de estas dos fuerzas del sionismo.

Lo que implican las caravanas de migrantes
La llegada a México de las primeras caravanas de migrantes centroamericanos, constituye un claro desafío de Soros al presidente de los EUA, Donald Trump; pero, también, es una buena oportunidad para que el aliado israelí de míster Donald, Benjamín Netanyahu, propine un fuerte golpe a su enemigo Soros.
A la hora de escribir el presente artículo, nos enteramos de que Trump quiere cerrar la frontera debido a las presiones de los migrantes centroamericanos. Esta decisión, muy del estilo de Netanyahu, agudizaría las tensiones con Washington y colocaría a México en un grave riesgo diplomático y de seguridad nacional. Trump siempre tiene en mente que puede mandar tropas a territorio mexicano para acabar con los “bad hombres”.
Este escenario le vendría bien a Trump, quien trabaja para su reelección, luego de perder la mayoría en la Cámara de Representantes, en las elecciones de medio término.
Por paradójico que parezca, a Soros también le vendría bien una crisis entre México y los Estados Unidos de América. ¿Por qué? Porque fragmentando a México y Centro América provocaría una crisis de seguridad nacional en Estados Unidos.
Según los cálculos de Soros, la caída del actual sistema yanqui y su posterior control le permitirían imponer su dictadura en América y Europa, valiéndose de la decadencia política, económica, financiera, militar, educativa, social y cultural que ha promovido durante décadas en ambos continentes.
De hecho, Soros utiliza las caravanas de migrantes para acelerar el proceso de decadencia de México. Sus armas son la promiscuidad sexual, la ideología de género, el aborto, el consumo legal de drogas y la balcanización. Sí, la balcanización, a partir de la división de la nación mexicana por medio del reconocimiento de la soberanía de los llamados “pueblos originarios”, so pretexto de reconocerles sus derechos sobre los recursos naturales.
La división de México en micropaíses que quiere Soros es muy similar a la estrategia de Netanyahu en Medio Orfiente: dividir y reducir a los pueblos árabes a su mínima expresión, para que carezcan del poder de oponerse al Gran Israel que está en construcción.

Conclusión
Es un hecho que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, cuenta con un proyecto económico que pretende beneficiar a la mayoría de la población, a la mayoría que ha sido golpeada por una economía neoliberal salvaje. Esta visión económica le ayudó a superar los 30 millones de votos en la elección del pasado 1 de julio.
Sin embargo, este programa económico-social es eclipsado por la plataforma sorosiana de autorizar la práctica indiscriminada del aborto, de la imposición (con todo el rigor persecutorio) de la ideología de género y de la legalización del consumo de drogas. Soros tiene en Olga Sánchez Cordero, designada para la Secretaría de Gobernación, a su principal operadora.
López Obrador tiene el deber de proteger a México del sionismo derechista de Netanyahu y del sionismo de izquierda de Soros. La esencia sionista es la misma. Lo único que cambia es el enfoque para su aplicación.
El de Netanyahu es invasivo, guerrerista, terrorista, persecutor, discriminador, violador de la dignidad humana.
El de Soros funciona a base de la infiltración, es decir, del debilitamiento interno. En lugar de la guerra abierta, atiza la lucha de clases, el rencor social y la degradación humana.
En el fondo, estas dos concepciones coinciden en algo: en que pretenden el sometimiento de los demás pueblos de la tierra. Usted puede comprobarlo: ambos, son enemigas de la identidad nacional y de la autoridad legítima de cada pueblo.
El deber de López Obrador, a partir del 1 de diciembre de 2018, será el de preservar a México de estos dos peligros. Deberá ser independiente de Netanyahu y de Soros. Su único “amo”, ha sido, es el pueblo de México.
Si AMLO no mete en cintura a Sánchez Cordero, ésta provocará que la desintegración de América Central se expanda a México. Entonces, Trump aplicará con mayor facilidad el cierre de fronteras y el levantamiento del muro. Soros -por su parte- provocará un infierno inédito, con base en grupos delincuenciales como la mara salvatrucha y los mini cárteles de la droga, del secuestro, de la trata de personas, del turismo sexual infantil, etcétera.
En este escenario, la nación mexicana será estrangulada por dos verdugos sionistas: el de derecha, Netanyahu, y el de izquierda, Soros.
El aviso a López Obrador se le da a tiempo. Veremos de qué está hecho y quién es su verdadero amo.

                                                                                                                         
                                                                                                                         

                                                                                                                         
A Página Principal

           

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es