MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

NOCIÓN DE LA VIDA
J. A. Cavanillas Gil

                                                                                                                          
                                                                                                                            

El concepto de persona y de su dignidad, así como de la vida humana por sí misma, es un concepto cristiano.

El mundo greco-romano carecía del criterio de “persona”, tal y como lo entendemos hoy. Porque su mentalidad y su lengua no contaban con esa realidad. Por eso desconocían los llamados “derechos de la persona”.

Conocían y defendían los derechos –o mejor, los privilegios– de los ciudadanos. Los esclavos greco-romanos igual que los parias en la India, ni tenían derechos ni eran “personas”, sino “cosas” o como decía Varrón, “instrumentos hablantes”, para diferenciarlos de los “mudos” (el arado, el carruaje, etc.).

Parece lógico que en la medida en que se debilite la vigencia social del cristianismo, se difumine también el valor de la persona y de la vida humana. Incluso, que queden anuladas.

En la moderna concepción relativista, la vida humana en sí misma; la de cualquier ser humano, queda reducida a “material” o “instrumento” al servicio y manipulación del poder político, cientificista, financiero, etc.

“Scire est posse”, sentenció Bacon: “saber es poder”.

Y no pocos en nuestros días, piensan que se puede hacer cuanto se sepa hacer, aunque los principios ético-morales más elementales arguyan que no se debe hacer.

Pensemos en los “bebés medicamento”, etc.

De ahí que una autoridad masónica –Pierre Simon– hable del “cambio de la noción misma de la vida”, modelada “conforme a las leyes y sobre todo al conocimiento”.

En la conferencia “La Vida en el Designio de Dios y en el Proyecto del Hombre”, inaugural del IX Congreso Internacional del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, celebrada en noviembre de 1994, el cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, afirmó: “Al no ser más mater (madre), la naturaleza se presenta entonces como simple “material”, abierto a todas las manipulaciones del hombre. O mejor, de quienes en medio de los hombres, tienen el poder. En particular, la vida de los hombres se vuelve manipulable”.

Es impresionante leer algunas afirmaciones de un médico francés, que ha sido Gran Maestre de la Gran Logia Masónica de Francia, que pre-anuncian una medicina concebida como proyecto de cambio de la vida del hombre: “Si la gran victoria de la medicina en el pasado fue la de hacer retroceder la muerte, la segunda victoria será la de cambiar la noción misma de la vida”.

La vida humana pierde hoy su carácter absoluto que tenía en el Génesis o en Aristóteles o en Buffon, para ser un concepto que se modela y desarrolla conforme a las ideas y al conocimiento, aunque vayan contra la misma naturaleza que como hemos dicho, se convierte en simple objeto manipulable. Léase por ejemplo, operaciones de cambio de sexo.

No es una batalla únicamente técnica.

Es esencialmente, filosófica. La vida como material.

Aquí está justamente la idea motor: plantear el principio según el cual la vida es un material, en el sentido ecológico del término. Y que nos corresponde a nosotros administrarla.

Este médico francés, que fue Gran Maestre de la Gran Logia Masónica de Francia, es Pierre Simón que reconoce que leyes tan abominables e infames como la del aborto o la mayoría de las referentes a la ideología de género, se “plancharon” en diversas tenidas de la logia y se decidió que fueran propuestas por los masones de todo el mundo, dependientes de la Gran Logia. Como por ejemplo, se viene haciendo en España.

No es invención nuestra. Lo afirma, lo asegura y garantiza él.

Ciertamente, cuando uno se da cuenta que de este modo todo puede estar a la merced del poder y del poder de los magnates que vienen imponiendo el relativismo, el mundialismo, entonces surge la incertidumbre, el miedo.

Ante una “libertad sin ley”, se acaba huyendo, refugiándose, en una “ley sin libertad”.

Es la otra oscilación, diametralmente opuesta del péndulo de una libertad que ha perdido su nexo con la Verdad.

Es el camino abierto a la tiranía.

Es el Nuevo Orden Mundial.

                                                                                                                          

                                                                                                                         
A Página Principal

     

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es