MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

MIS AUTÉNTICOS VALORES
José A. Cavanillas

                             

Hace algún tiempo que esa denominada “izquierda sociológica” viene imponiendo a toda la sociedad una serie de supuestos “valores”, como si ellos fueran portadores exclusivos de la verdad y los demás no fuéramos más que seres errantes que vagamos por el mundo sin conocer ni esa verdad, ni la luz que poseen de manera exclusiva, toda esta suerte de “iluminados” que con sus majaderías cotidianas bien pareciera que han anestesiado a España entera.
Vosotros que os autoproclamáis “seguidores del hacedor de la Luz”, del Gran Arquitecto del Universo, sois incapaces de confrontar vuestras aberraciones con la verdadera luz. Necesitáis por tanto de la imposición tiránica de vuestros despropósitos a través de la mentira, del engaño… En efecto, sois seguidores de ese “hacedor de la luz” que por mentir, no llamáis por su verdadero nombre: Lucifer. De igual modo, tampoco mencionáis a las logias que os sustentan y elevan vuestra mediocridad, hasta el nivel de tertulianos de plantilla en TVE, Tele-5, la Sexta o 13-TV.
Encima, la manipulación sectaria y torticera del lenguaje os ha llevado a apropiaros de palabras clave, que utilizáis en todas las conversaciones y debates, con esa ínfula ramplona de superioridad que os caracteriza.
Tal es así, que la solidaridad, el respeto, la tolerancia, el espíritu democrático, la bondad… LOS VALORES y una larga lista que todos conocemos y huelga reproducir, han pasado de tener un significado idiomático definido por la Real Academia, a tener otro significado determinado por los gurús pijo-progresistas de turno. Todo ello aderezado con los palmeteos complacientes y cómplices de esa cohorte de disminuidos mentales que engrosan las filas de la derechona más pestilente de toda la historia de España: los caga poquito, los minga fría, de la derechona rancia, caduca, sectaria, clasista, clerical, opusdeísta y gangsteril de los delincuentes habituales representada por el PP.
A ver, apocaditos de feria y culo en ristre:
Os voy a contar de manera sucinta porque tengo dudas de que sepáis leer y entender, una serie de Valores que yo suscribo y defiendo.
Por supuesto, me importa una mierda que estéis de acuerdo. Yo a diferencia que vosotros, no pretendo imponer nada a nadie. Pero dado que vosotros nos metéis hasta en la sopa vuestras sandeces, vuestros desatinos y en virtud de la solidaridad con otras personas que no están de acuerdo con vuestros despropósitos; apelando al respeto que también nosotros merecemos; en virtud de la tolerancia de unos para con otros (no sólo para con vosotros) y por la bondad del espíritu democrático, me permito lo que vosotros llamaríais osadía fascista de referir aquellos otros Valores que  siendo o no, mejores que los vuestros, son los míos y creo que los que defienden otras muchísimas personas.
Muchísimas más que todos vosotros juntos.
Tengo que matizarlo porque como nosotros sí tenemos tolerancia y respeto, no gritamos ni berreamos como hacéis vosotros. No amenazamos ni agredimos, ni señalamos a nadie, ni os metemos en las muy democráticas “listas negras”. Pero mal que os pese, sí: somos muchísimos más, aunque no tengamos a unas televisiones públicas  y a otras turiferarias de vuestra impositiva “ideología de género”.
Ahí van. Y si no os gustan, que os den… que eso seguro que sí os encanta:

MI VALOR es la Vida, como don sagrado y primero de los derechos.
En una época de ecologismo desvirtuado, la especie del “homo sapiens” es la única forma de vida que no se defiende. Sus genes son manipulados en probetas, despreciando la bioética; sus “crías” son asesinadas en el vientre de las madres, con el aborto legalizado; sus mayores o desvalidos son despreciados cuando dejan de producir y se intentan eliminar, con hipócritas argumentos para justificar la eutanasia; sus jóvenes son degradados con la droga; poblaciones enteras de sus miembros están subalimentadas fruto de la injusticia económica...
En España es particularmente sangrante el asunto de “la interrupción voluntaria del embarazo.” Miles de niños asesinados usando ese eufemismo y con la excusa de que es una opción de conciencia. Pero “la cuestión del aborto no es solo un problema de conciencia (...) sino de conducta; en la primera no podemos entrar, en la segunda puede y debe de entrar el gobernante” para proteger jurídicamente el bien más importante: la vida humana.

MI VALOR es la Familia: célula básica de la estructura social y núcleo natural para la formación de los hombres que mañana dirigirán el mundo.
La civilización, su historia sus varias vicisitudes y trastornos, es la historia de los trastornos por los que va pasando la familia.
Institución de derecho natural, anterior y superior al Estado, a la que éste debe servir y no sojuzgar. La familia, solo hombre y mujer en matrimonio, con sus hijos y consanguíneos es el núcleo de la Sociedad. Todo atentado contra la familia es un atentado contra la sociedad. La familia es seguridad humana y emocional, educación formadora, salud corporal y moral, libertad, autonomía frente al Estado leviatán.
Las campañas de prensa, las propuestas de sucedáneos familiares, los ataques fiscales y legislativos contra la familia, son ataques que tienen como fin un triple objetivo:
(1): el individuo, que queda desprotegido ante el Estado opresor.
(2): la sociedad, que queda desestructurada y
(3): el Creador y Origen de esa institución, al que se niega.

MI VALOR es la Educación en ideas veraces y claras y con valoraciones éticas seguras, como derecho de los padres y de obligada atención y respeto por parte del Estado.
La verdadera revolución es mucho más complicada, porque es la que pone a punto, no la máquina del Estado, sino la vida secreta de las Almas. Para ello la Educación es el elemento esencial.
Juan Donoso Cortés apuntaba con clarividencia que “la disminución de la fe, que produce la disminución de la verdad, no lleva consigo forzosamente la disminución sino el extravío de la inteligencia.” Por eso hay que distinguir claramente entre la adquisición de información (conocimientos) y formación (criterios morales). Hoy, los primeros se procuran y los segundos quieren ser, primero ocultados y después, sustituidos.

MI VALOR es la dignificación del Trabajo, como participación del hombre en la empresa de la Creación, procurando una actitud solidaria e integradora y los medios más justos y adecuados.
“Creo que la organización del trabajo con el régimen liberal es insensata; pues someter la vida de los hombres al tira y afloja o al alta y baja del mercado como si se tratara de manufacturas, será muy liberal pero es indecorosa para el género humano.” Esta frase que Ganivet escribía en su Epistolario hace un siglo, tiene hoy más actualidad que nunca, en la época de los contratos basura, del desempleo generalizado, y de la pobreza extendida a grandes capas de la sociedad.
Y el origen de esta situación, no sólo es económico sino filosófico. Si el hombre no es considerado hijo de Dios y por lo tanto, con una dignidad personal intrínseca, se convierte, ahora ya ni si quiera en un elemento más del proceso productivo, sino en un ente a valorar tanto en cuanto consumidor.
La dignidad del trabajo, debe quedar reflejada en la legislación y en las actitudes de las Administraciones Públicas.

MI VALOR es la Unidad histórica, territorial y social de España, que apoyada en la diversidad regional, se debe garantizar, mejorando para los descendientes el legado recibido.
Para Madariaga “el carácter nacional varía en el tiempo. Varía porque existe y existe puesto que varía. Pero varía como la variable de una ecuación. La ecuación sigue igual. Y aún dicta la variación de la variable. Los caracteres de los diversos pueblos europeos han ido variando todos, pero cada uno en su ecuación. Es decir: según la Ley más honda de su carácter.”
En España existe todavía, por encima de los ricos matices locales, un carácter nacional común que fue origen, tal y como marca Sánchez Albornoz , de la grandeza de España: “Las Leyes del honor, enraizadas en el orgullo y proyectadas sobre la dignidad, constituyeron una fuerza poderosísima en el proceso ascensional de España. La honra con sus múltiples proyecciones no constituía un bien social heredable, una pura fuerza estática y pasiva. Cualquiera que fuera su significado: jerarquía social, fama y crédito públicos o gloria terrena, requería un esfuerzo y un servicio. El esfuerzo de una conducta digna y el servicio a la Nación. El honor individual era una parte de la estructura moral de la comunidad, porque el individuo se consideraba como depositario de valores esenciales de la vida colectiva.”
Recuperar y alimentar esa unidad, baluarte contra la uniformidad que nos quiere imponer el discurso cultural dominante del sistema, es objetivo para conservar la individualidad y la cultura de cada parte de España y de cada español.

MI VALOR es una Regeneración moral y material completa de España y del mundo.
“El que está frente a los otros con la autoridad, debe de estar al frente de ellos con sus virtudes”.
Este pensamiento de San Isidoro que parece tan evidente, que debiera ser lo normal, es decir lo que se ajusta a la norma, no es lo corriente, lo habitual. En esta España corrompida material y moralmente, se ha perdido la capacidad de reacción. Ante la suicida actitud acomodaticia de nuestra sociedad, DEBEMOS como españoles y como católicos y depositarios del legado de FE, ser un reactivo que ponga en marcha los resortes sociales de recuperación.
“Sólo son felices los que saben que la luz que entra por su balcón cada mañana viene a iluminar la tarea justa que les está asignada en la armonía del mundo”, por eso, encontraremos mayor ventura, cuanto más aportemos a la mejora de nuestra sociedad, pero no solo obtendremos un bienestar espiritual, sino que una sociedad regenerada supondrá seguridad, salud, trabajo, justicia etc., para cada individuo y los suyos en particular y para la comunidad globalmente.

Quien quiera entender, que entienda.
Satanás no necesita recibir adoración para alcanzar su objetivo, todo lo que tiene que hacer es mantener al hombre lejos de seguir a Jesús, Satanás sabe que cualquiera que no sigue las enseñanzas de Jesús no tiene a Dios (2Juan 9).

                                                                                                                                

                                                                                                                                
A Página Principal

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es