MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

ACTUALIDAD


¿UNA MIERDA DE JUSTICIA O UNA JUSTICIA CORRUPTA?
Un tribunal de Zaragoza –con jurado- acaba de imponer una pena de cinco años de prisión a Rodrigo Lanza, por haber causado la muerte de un hombre en un bar, que llevaba unos tirantes con la bandera de España. El tal Lanza, golpeó en la nuca, por la espalda, con un instrumento metálico, al fallecido, y cuando éste se encontraba en el suelo inconsciente le pateó la cabeza hasta ocasionarle la muerte. Después se marchó de copas con los amigos. Con anterioridad este tipejo –chileno para más señas-, había dejado inválido a un policía en Barcelona. El juez alegó que el acusado actuó en un ‘arrebato’ cometiendo una ‘imprudencia’. Este fulano saldrá de prisión a mediados del año que viene.
Si no viviéramos en la España de la arbitrariedad permanente, esta sentencia llevaría a la calle a cientos de miles de ciudadanos que, entre otras cosas, quemarían el juzgado –no sabemos si con el juez dentro- en el que se cometió tamaña felonía.
Desde que la justicia se ha bajado totalmente los pantalones ante la política no vemos más que una banda de impresentables, que tiene la osadía de llamarse jueces, y que emiten sentencias mirando de reojo al poder de turno para no molestarle y, de paso, preparar su posible ascenso.
Sentencias permitiendo la imposición y discriminación lingüística; sentencias que hacen distintos a los ciudadanos según el territorio donde vivan; sentencias que se saltan desvergonzadamente la Constitución; sentencias que consagran la imposición ideológica; silencios y miradas desviadas que justifican y dan por bueno el cierra de toda voz crítica sin necesidad de orden judicial; sentencias que permiten profanar tumbas, lugares sagrados y desenterrar cadáveres, volviéndolos a enterrar según el dictado del gobierno; sentencias que permiten despedir trabajadores de baja por enfermedad, que avalan golpes de Estado, que miman a golpistas y terroristas…
Eso es lo que tenemos en España, traído de la mano, a partes iguales, por la ‘progresía’ y la cobardía: una justicia de mierda, además de corrupta.
Clístenes


POPPER Y SOROS: UN SOLO CORAZÓN
Cuando hace muchos años leía La sociedad abierta y sus enemigos (1966) de Karl Popper (1902-1994) pensaba que era una propuesta inocente de un judío liberal de origen austríaco en contra del marxismo, y nunca barrunté que este libro pudiera ser hoy la biblia de su correligionario George Soros y su fundación Open Society que alienta todas las propuestas culturales que padece Occidente: campañas internacionales a favor del aborto,  de los grupos LGTB, feministas, aborígenes en América del Sur e inmigración islámica en Europa. A favor también de los programas de aprendizaje global del inglés (Globish) contra el español. Financió la gran marcha de 6.000 migrantes que partiendo de Honduras llegó a Norteamérica.
El reciente Pacto mundial sobre migraciones, que Macri firmó alegremente, no así Brasil, Chile e Israel, puso en el tapete de las noticias mundiales esta tarea de zapa sobre las identidades nacionales que lleva adelante la fundación Open Society.
Víctor Orbán, el presidente de Hungría, afirmó que: “Soros va a traer a Hungría millones de africanos […], es el hombre más peligroso del mundo […]. Se hizo rico delatando a otros judíos […], es anticristiano”.
El ideal que se propone es un liberalismo progresista que busca la apertura de todas las sociedades disolviendo los diferentes ethos nacionales en un hombre mundialmente homogeneizado.
Un operador privilegiado en pos de este ideal fue el inglés Peter Sutherland, quien ante la Cámara de los Comunes del Reino Unido sostuvo en junio de 2012: “La Unión Europea debe socavar la homogeneidad de las naciones”.
Hay dos autores que han estudiado las consecuencias políticas y culturales del denominado popperismo: el belga y amigo Robert Steuckers, y el francés Thierry Meyssan, a los cuales se puede consultar con provecho.
Un ejemplo vale por mil palabras: la coincidencia de ideas entre un ultraliberal como José Luis Espert y uno de izquierda como Nicolás del Caño: los dos están en contra del sistema previsional, los dos a favor del aborto, para los dos Macri y Cristina son lo mismo, y siguen las coincidencias.
El ideal es la formación de un sujeto único y homogéneo que desde la derecha o desde la izquierda piense, mutatis mutandi, de manera similar.
Alberto Buela


ESCANDALIZADOS POR HANDKE
Ha habido reacciones indignadas contra la concesión del Nobel de Literatura al escritor austriaco Peter Handke, por su apoyo al régimen serbio de Milošević. Cosas semejantes se perdonaron a otros premiados, señala el comentarista Bret Stephens en The New York Times.
En los años noventa, durante las guerras de los Balcanes, Peter Handke defendió las acciones de Serbia, y en 2006 hizo un elogio de Slobodan Milošević, con ocasión de su muerte en La Haya, donde era procesado por crímenes de guerra y genocidio.
Por ese motivo, la concesión del 
Nobel de Literatura de 2019 a Handke (hecha a la vez que el de 2018 a Olga Tokarczuk) ha indignado a algunos. El PEN Club de EE.UU. se declaró “consternado” por que se hubiera galardonado a “un escritor que ha usado su voz para cuestionar la verdad histórica y apoyar públicamente a genocidas”. Por su parte, el novelista norteamericano de origen bosnio Aleksandar Hemon declaró que “la postura política de Hanke invalida sin remedio su literatura”.
Lo mismo habría que decir entonces, anota Stephens, de otros escritores premiados con el Nobel. También el dramaturgo británico Harol Pinter (Nobel de 2005) fue un defensor de Milošević. “Gunter Grass (1999) se opuso a la reunificación de Alemania y pasó la mayor parte de su vida reprendiendo a sus compatriotas por no enfrentarse con su pasado nazi, para al final confesar que había sido miembro de las Waffen SS”. El portugués José Saramago (1998), durante su época de director del Diario de Noticias, hacía la vida imposible a los periodistas no adeptos al comunismo (cosa que no mencionó el PEN Club de EE.UU. en su encomio de Saramago cuando murió, en 2010, observa Stephens). Gabriel García Márquez (1982) era íntimo amigo del dictador cubano Fidel Castro. Jean-Paul Sartre (1964) elogió la “completa libertad de opinión” que, según él, reinaba en la Unión Soviética.
De ahí que Stephens se pregunte por qué ha sido tan viva la reacción en el caso de Handke. “Sin duda, en parte se debe a que Handke es considerado fascista (…), mientras que Pinter, Grass y los otros eran todos de izquierdas, y que fueran compañeros de viaje de tiranos se les podía fácilmente disculpar, al menos por parte de otros izquierdistas, interpretándolo como un exceso de idealismo”.
Pero también se debe a que “vivimos en una época que está perdiendo la capacidad de distinguir el arte de la ideología y a los artistas de la política”. Pues “se puede tener unos prejuicios mezquinos y a la vez ser un gran escritor”. Y “el que restringe su gusto literario a autores cuyas convicciones morales y políticas comparte, casi seguro no tiene gusto en absoluto”.
The New York Times


LA SUERTE ESTÁ ECHADA
El coletas y el okupa han firmado la destrucción de España.
Recuerdo hace años, cuando leí a Arnold Toynbee, que me parecía exagerado lo que decía sobre el próximo fin de la civilización, como anteriormente habían terminado otras.
Pero aún pareciéndome exagerado, me llamaba la atención porque no era la primera vez ni sería la última que lo oí o lo leí.
José Antonio Primo de Rivera también habló en alguna ocasión sobre cómo esto se iba al garete y lo que merecía la pena era salvar lo que se pudiera salvar –el ideal del Nacional Sindicalismo, la Hispanidad- y lo demás dejarlo morir y empezar a asumir que hay que construir algo nuevo.
Ramiro de Maeztu o García Morente por ejemplo, también hablan de cómo la revolución liberal –masonería- va avanzando poco a poco y a medida que lo hace, va encontrando menos resistencia y cuando la encuentre, da un paso atrás y lo vuelve a intentar algún tiempo después…
Hasta que no encuentra ninguna.
Hace años escribí un largo artículo en donde decía que no les importa perder una o cien batallas la verdaderamente importante, es la última.
Y esa última se está acercando y la van a ganar por culpa de quienes pudiendo evitarlo, no lo hicieron.
Conclusión: no puede haber medias tintas ni componendas. Si se ha de vencer, tiene que ser para siempre. Y eso es lo que no se hizo. Se les venció, pero se les dejó seguir…
Yo tengo mis propias estrategias a seguir y a ellas me encamino.
No es cuestión de este o aquel partido.
No es cuestión de izquierdas o derechas.
Esa división cuyo origen es la Revolución Francesa, es un fracaso como tal. Se planteó para acabar con la Monarquía Española y lo consiguió. Pero lo que ha venido dando, sólo ha sido miseria, guerras, opresión… La cultura de la muerte.
La suerte está echada.
Y si hubiera una reacción del mundo católico representando por la Hispanidad –lo dudo-, no bastaría.
A no ser que se elimine de un plumazo y para siempre, la amenaza.
No basta con ganar unas elecciones. Hay que borrar todo atisbo del mal surgido en las logias, desde el año 1789 en adelante.
Me niego a defender partidos políticos, que son coautores por tratarse de agentes del fracaso y la división.
Defiendo aquel Idealismo en todo lo que tuvo de bueno y noble, para fomentarlo y agrandarlo. Aquella interpolación del cristianismo en la vida de las personas: la Hispanidad.
Arde la Cristiandad. En España con el polvorín catalán, en Chile, en Bolivia, Venezuela, Ecuador, en México…
Yo prefiero defenderla al más puro estilo de don Quijote. Quizá porque ya nadie la defiende.
Ni siquiera el Vaticano.
Por la Cristiandad.
ARRIBA LA HISPANIDAD
José Antonio Cavanillas Gil


CHILE
Hasta donde conozco, el Alto Mando del Ejército se negó a prestar el Servicio que Piñera pedía, dentro del llamado “estado de emergencia”, porque el Presidente quería que la institución castrense hiciera el “trabajo sucio”, sin ampliarle facultades y brindarle protección jurídica.
Por lo tanto, estamentos del Ejército sí quieren intervenir para frenar a la radicalidad promovida por el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla (convergentes con la Open Society de soros), pero bajo otros parámetros.

“El presidente de la República, Sebastián Piñera, anunció durante la noche de este martes acuerdos por la paz, justicia y nueva constitución.
Por ello anunció la reintegración de los policías recién retirados para que colaboren con las fuerzas policiales.
En ese contexto, llamó a acuerdos políticos, entre los que incluyó un acuerdo por la paz, para combatir una violencia que ‘nos ha hecho tanto daño’.
También un acuerdo por la justicia para avanzar con la agenda social, lograr menos abusos y más igualdad.

“Los incendios siguen azotando la capital en medio de las manifestaciones sociales, y el blanco de ataque en los últimos días han sido las construcciones patrimoniales.
Esta vez, la afectada fue la Iglesia de la Vera Cruz, ubicada en pleno barrio Lastarria. El recinto religioso con más de 200 años, fue declarado Monumento Histórico en 1983”.
Diego Pappalardo. Analista internacional


BOLIVIA, POR FIN
Se han celebrado las elecciones, y la mayoría del pueblo ha votado por echar al presidente socialista. Pero el Gobierno ha manipulado los resultados. Le mantiene en el poder un pucherazo que demuestra sus ansias ilimitadas de poder, y un desprecio sincero y activo por la democracia.
No crean que me refiero a Sánchez. Ya saben que este año, y es una novedad, el voto por correo se vuelca en el voto general, y es más difícil, o quizá imposible, rastrear una manipulación del recuento. Y que Sánchez ha colocado al frente de Correos a un amigo íntimo y conmilitón. Hay quien con esos dos hilos teje un tapiz de fraude electoral. Pero no, me refiero a Evo Morales, el líder socialracista boliviano. Socialracista le llamaba en un artículo escrito en 2005; y narcopresidente, y las dos cosas ha sido.
Este domingo abandonó el poder. Cuando se estaban perfilando ya los resultados de las elecciones en España, recibía una llamada desde Santa Cruz por parte de un miembro de una alta institución de Bolivia. “José Carlos, el presidente Morales abandona el poder”. Me fío plenamente de la persona que me llamó, una confianza con la que intenté vencer mi natural incredulidad. Era cierto, por supuesto. “Prepara su huída a México vía Argentina”. Y también era cierto, por lo menos por lo que se refiere a su intención de dirigirse al país de la plata. Pero parece que se ha refugiado en el Chapare, donde cultiva su propia coca.

Los antidemócratas denuncian que Evo Morales es víctima de un golpe de Estado. Son quienes le apoyaron en 2005, cuando ganó las elecciones con la amenaza de que si no lo hacía él daba un golpe de Estado. Los que le apoyaron cuando convocó un referéndum que le permitiría saltarse la Constitución y volver a presentarse a la reelección. Quienes estuvieron a su lado cuando perdió el referéndum y, contra todas las leyes y la voluntad de su pueblo, se presentó finalmente. Y quienes aprobaban, con su silencio o con sus palabras, las fraudulentas elecciones de hace dos semanas, cuando de nuevo Evo Morales violentó la voluntad del pueblo boliviano, que lo quería fuera del poder. Y son los mismos que apoyaban a Evo Morales cuando ordenó al Ejército que actuase contra el pueblo, que protestaba en las calles al ver robada su voluntad electoral.

Esos, los antidemócratas, denuncian ahora un golpe de Estado, que consiste en que el Ejército no quiere actuar contra su propio pueblo, obliga al narco-racista Morales a irse, y apoya la creación de un Gobierno cuya misión es la de convocar unas elecciones limpias. Es justo lo que no quieren, una Bolivia libre de echar del poder a un gobierno socialista. Un gobierno que no es corrupto, porque es la misma corrupción. Y porque temen que el ejemplo de Bolivia sirva en Venezuela y Nicaragua. A los antidemócratas, en última instancia, sólo les vale el golpe de Estado permanente; ese golpe que, en Bolivia, acaba de llegar a su fin.
José Carlos Rodríguez


LO QUE SE MERECEN
Me había propuesto no decir sobre el resultado electoral.
Y no lo voy a hacer en realidad. Porque ya lo he venido contando desde hace muchísimo tiempo. Y por desgracia, no me he equivocado.
España está no ya dividida, sino dividida y polarizada. Lo que queda de España, que es bien poco.
Todos los partidos de izquierda o son federalistas o son abiertamente separatistas.
Y en la otra banda, los crápulas de siempre. Los delincuentes habituales.
Lo único que se puede reseñar es que el veleta de Ciudadanos ha sido sustituido por el aventurero de Vox.
Los españoles han firmado el certificado de defunción de España.
Los que buscan con ahínco romper España, han ganado.
No me vale la manida frase de parte de la derechona, que dice que “tenemos lo que nos merecemos”.
Pues no, mangurrianes varios del club de los corruptos.
Tienen lo que se merecen los votantes irredentos del gangsterismo caciquil, rancio y caduco.
Tienen lo que se merecen quienes votaron a unos inútiles que prometieron cambiar la ley electoral para que el voto de cada español fuera igual y valiera lo mismo… Y no lo hicieron, manteniendo así el privilegio de vascos y catalanes que cuentan con una representación exagerada.
Tienen lo que se merecen quienes permitieron que los terroristas formaran partidos y concurrieran a convocatorias electorales.
Tienen lo que se merecen quienes utilizando el gobierno de España, han financiado –regado- muy generosamente con dinero de los españoles, a quienes no tienen más objetivo que nuestra destrucción.
Tienen lo que se merecen quienes han apoyado por activa o por pasiva, a aquellos que han dinamitado cualquier atisbo de principio ético y moral, dejando la puerta abierta al individualismo insolidario y destructor de nuestra sociedad fundamentada a lo largo de 2000 años.
Yo no tengo lo que merezco. Lo tenéis vosotros.
Yo rescato de las cenizas lo que ennobleció a nuestra Patria y que vosotros habéis aniquilado con vuestro voto.
No vengáis conmigo. No tenéis cabida entre caballeros cristianos. Solo servís para ser esclavos de las campañas de imagen, del gran hermano, sálvame y demás basura que os tragáis sin rechistar.
El resultado de ayer es vuestra obra. Es la ruindad que le dejaréis a la posteridad.
Estáis destinados a desaparecer.
Es lo que habéis votado.
José Antonio Cavanillas Gil


ESPAÑA SENTENCIADA
Diré lo fundamental en el primer párrafo, como mandan los cánones periodísticos: la sentencia del Supremo abona el enfrentamiento civil al que ya inevitablemente nos dirigimos en Cataluña. Esa, siendo muy mala, no es la peor noticia.
Lo peor es que es los españoles hemos tenido dos pruebas irrefutables en quince días y al máximo nivel de lo que podemos esperar de la Justicia: ni respeto a los más elementales derechos individuales, ni defensa de la nación, del orden constitucional y del Estado. Eso sí, sometimiento total a las conveniencias y estrategias del poder político. A esto ha llevado la absoluta penetración de la administración de Justicia por los poderes políticos desde hace décadas. ¿Podría esperarse otra cosa? Al parecer son muchos los que aún creen que se puede sembrar alcacel para recoger trigo; de otro modo no se explican las cosas de esta España de instituciones gangrenadas.
La sentencia del Supremo es coherente en todo con la gestión que primero Rajoy y luego Sánchez han hecho del 155 y de la crisis catalana. El gran problema para ellos no estuvo en Barcelona el 1-O sino en la reacción del pueblo español tras el discurso del Rey el 7 de octubre. Desde aquellas fechas los españoles sabemos que para la defensa del futuro y de la patria no podemos contar con el Gobierno ni con los partidos mayoritarios, ahora comprobamos que tampoco con una Justicia perdida en los meandros de la política y en los cálculos pseudojurídicos. Nos lanzan el hueso de la alta conveniencia de la unanimidad del tribunal, pero en otros casos graves poco ha importado la existencia de votos particulares con tal de componer sentencias gratas a los que mandan.
Es increíble que una nación de casi cincuenta millones de ciudadanos, con una democracia consolidada, una economía entre las principales del planeta y unas fuerzas armadas leales y eficientes, ante una crisis como la catalana, que amenaza los fundamentos de su existencia, tenga los ojos puestos en la opinión de la prensa extranjera, de los organismos internacionales y de las redes sociales antes que en la defensa desacomplejada de sus intereses vitales. Sin duda el peso de la opinión importa, y hay muchos medios nunca ensayados para compensar la intensa propaganda secesionista, pero esas consideraciones no deberían guiar nunca la acción del Gobierno en un asunto así ni, mucho menos, embotar el filo de la Justicia. Que siga el baile.
Rafael Sánchez Saus. Diario de Cádiz


LOS PAPELES DE HUÉVAR
Existe una rama de los estudios históricos que ha conseguido profundizar de modo muy notable el conocimiento de nuestras sociedades, la llamada microhistoria. El nombre nos pone sobre la pista de su peculiar método: desdeñando los grandes procesos y las explicaciones generales, la microhistoria se centra en lo cotidiano, en el examen de pequeños grupos, del acontecimiento concreto. Aunque pueda parecer paradójico, los resultados de la microhistoria suelen ser muy iluminadores para la historia general, para conseguir resolver problemas que de otra forma aparecen desdibujados o simplemente son imperceptibles.
Los papeles de Huévar, la vergonzosa colección de notas manuscritas dejadas atrás por un edil en su despacho del Ayuntamiento gobernado durante décadas y hasta las últimas elecciones por el PSOE, sacan a la luz el peor rostro del poder socialista en ese nivel, a menudo invisible, que es el local. Allí donde puede extenderse, calle por calle y casa por casa, a las familias y a los individuos, uno a uno. El control casi policíaco del vecindario, la discrecionalidad del trato y de las oportunidades de trabajo según simpatías políticas y orientación del voto, la voluntad de intimidar y privar de empleo a quienes se consideran desafectos, el manejo del erario municipal para favorecer a los afines y atraer a los dudosos... Los papeles de Huévar son todo un catálogo de prácticas infames, corruptas, intolerables e incompatibles con la libertad y la dignidad de los ciudadanos. Tras los inmensos escándalos de los ERE falsos y de los cursos de formación, los papeles de Huévar desnudan otra faceta de la madeja de complicidades que el socialismo ha tejido sobre Andalucía en cuarenta años y que sigue ahí, intacta, esperando su nueva ocasión a partir de un entendimiento completamente viciado de la política.
En estos días se han hecho al PSOE reproches que no está acostumbrado a oír -a él, al gran acusador de media España-, comenzando por su abultada historia criminal. Hoy son otros los medios, al menos de eso hemos de felicitarnos, pero se mantiene el único fin perenne: el poder sea como sea. En Andalucía eso ha supuesto no sólo la irreversible corrupción del partido, también el empeño de corromper a la ciudadanía a la que ha vampirizado. Los papeles de Huévar son la microhistoria que desvela los medios dispuestos, casa por casa, hombre a hombre, para corromper a toda una sociedad.
Rafael Sánchez Saus. Diario de Cádiz


LOS TENTÁCULOS DE SOROS
Donde George Soros pone sus ojos hay período de altibajos en la movilidad, crisis monetario-financiera, caos social, conflicto profundo entre grupos internos, expansión de la droga y radicalismo deconstructor de la antropología human como pasos insustituibles para reconfigurar esa comunidad humana de acuerdo a los parámetros del paradigma supranacional (Sociedad Abierta) de la teoría liberal de Karl Popper. De paso, claro está, Soros se hace con muchos millones de dólares para su patrimonio…

“El catalán Jordi Vaquer, el ‘hombre’ del especulador de las finanzas George Soros en Europa y director de su organización Open Society Initiative for Europe (OSIFE), se ha convertido a través de las redes sociales, durante los altercados violentos en Cataluña, en uno de los altavoces de los independentistas.
El responsable de la organización ‘altruista’ del multimillonario húngaro-americano, que tiene su sede en Barcelona por decisión del propio Soros, ha retuiteado en su cuenta oficial las arengas del secesionismo catalán.
Vaquer, que desde su aterrizaje en la OSIFE en 2015 puso a disposición del independentismo a la ong de Soros, se limita desde su despacho en el distrito de Sant Gervasi a aplicar la línea estratégica diseñada por el ‘filantrópo’ multimillonario. Para ello, cuenta con una red clientelar en Europa y España, alineada con las posiciones separatistas, todas ellas financiadas por las arcas del multimillonario húngaro-americano”.

“Debido al conflicto catalanista, España se transformó en estos días en una atmósfera delicada con aumento exponencial de la tensión intestina, decrecimiento geoeconómico, felonía partitocrática y una esperanza nacional manipulada. Las Formaciones separatistas aportan tangiblemente al deterioro escalonado de la región que dicen vindicar y de España en general. Impunemente, comenten crímenes en nombre de la autodeterminación y la grandeza comunitaria catalana independiente de España, siendo la primera una retórica para masas y la segunda un imposible fáctico.
La pugna con el centro neurálgico en Cataluña, evidencia incontrastablemente la fusión de los intereses de las élites burguesas catalanistas y de los polos neomarxistas independentistas (y no rupturistas) con la agenda geopolítica de determinadas facciones de la Plutocracia Internacional. Las operaciones de desintegración cultural, política, económica y geográfica de bloques como la Candidatura de Unidad Catalana (CUP) y Adelante-Organización Socialista de Liberación Nacional (Endavant-OSAN) y su táctica de conflicto permanente para la deconstrucción de la persona humana, de entidades nacionales y del orden natural son intrínsecas a la ingeniería holística y predativa de la corporatocracia global.
Esta relación intergrupal, con flujo y reflujo de ideas y dinero, explica la participación en estos días, de manera activa, junto a las organizaciones separatistas catalanas, de notorios militantes de Sortu y del independentismo kurdo, del mapuchismo y de las FARC. Todos integrados y coordinados en una megaestrategia global por multimillonarios como George Soros”.

“En el territorio español, empleados, socios y aliados del poderoso especulador son quienes están a la vanguardia de la retaguardia de la plataforma del catalanismo, oponente de España, y también en organizaciones que desde fuera del colectivo separatista lo flanquea. Uno de esos jugadores domésticos que están en el círculo Soros, es la Plataforma de Defensa de la Libertad de Información (PDLI).
La PDLI, según consigna oficialmente, recibió financiamiento de la Open Society desde el mes de noviembre del año 2014 hasta enero de 2017.
PDLI sostiene que actualmente no recibe cobertura financiera de Soros, no obstante, tiene entre sus miembros a gente que integra Open Society, como es el caso del periodista Juan Luis Sánchez, cofundador y codirector del digital eldiario.es, medio que está en PDLI desde su génesis. El citado redactor es promocionado en Open Society como un referente periodístico del debate político y del cambio social en España y miembro del Consejo Asesor Europeo de la fundación globalista.
Pero los tentáculos sorosianos en PDLI se extienden también más allá del aludido Sánchez.
Otro integrante de PDLI es la periodista Virginia Pérez Alonso, fundadora del portal 20minutos y, actualmente, adjunta a la dirección del medio Público, propiedad de Jaume Roures, socio de Soros.
Perez Alonso, desde el año 2016 integra la Junta Ejecutiva del International Press Institute (IPI), asociación mundial de periodistas que tiene como donantes a Gorge Soros y a la Fundación Ford, entre otros.
Tampoco podemos soslayar la presencia en PDLI de la polémica revista Mongolia, perteneciente a la empresa Diario de Prensa Digital S.L., entre cuyos propietarios está Ignacio Escolar, quien es director de eldiario.es.
Se conoció por filtraciones de correos electrónicos del grupo Soros que eldiario.es forma parte de los medios de comunicación aliados que tiene el jerarca globalista.
Como era de esperar, su dueño y director, Ignacio Escolar, en un mensaje para la tribuna minimizó su nexo con el entramado de George Soros. La PDLI también registra como parte de su colectivo al grupo de investigadores de Tecnopolítica de la Universidad Abierta de Cataluña (UOC), institución privada que refrenda la campaña secesionista.
Si bien, hay más lazos objetivos entre los miembros de la PDLI y la estructura internacional de George Soros, finalizamos señalando que componentes de la entidad reconocen como una referencia investigativa y expositiva medial a The Guardian de Inglaterra, a tal punto que eldiario.es república cotidianamente traducido al castellano el contenido internacional del periódico británico.
The Guardian ejerce un liderazgo internacional en la comunicación periodística de la perspectiva centro-izquierda globalista. En el mes de junio de 2014, anunció la convergencia informativa y analítica de la realidad de los países postsoviéticos, tejiendo la red New East Network. En esta alianza, encontramos a Euriasianet, asociación de noticias que funciona desde Nueva York, que recepta el oxígeno monetario de la Open Society Foundation. Algunos investigadores y periodistas, entre ellos el columnista progresista David William Pear, vienen denunciando el maridaje financiero e ideológico-político entre The Guardian y George Soros.
Indiscutiblemente, la organización transnacional de George Soros, con su paradigma, dinero e influencia, emplea en España la clásica estrategia del yunque y el martillo, valiéndose para ello de una considerable cantidad de jugadores locales y precisando España de manera imperiosa un antivirus necesario y efectivo para contrarrestar du deconstrucción gradual”.
Diego Pappalardo. Analista Internacional


29 DE OCTUBRE
Hoy es día 29 de octubre de 2019. Hoy hace 86 años que José Antonio Primo de Rivera pronunciara su famoso discurso que se considera fundacional, en el Teatro de la Comedia en Madrid.
Hace 86 años que comenzó la difícil andadura de nuestro ideal: el Nacional Sindicalismo. Tiempos duros y altamente peligrosos, en que el humor negro nacional tergiversaba el significado de las siglas FE y en lugar de Falange Española, se le daba otro significado: Funeraria Española, por el gravísimo riesgo que corrían los Camaradas, de morir asesinados…
De cada cuatro, murieron tres.
Ochenta y seis años y somos más necesarios que nunca.
La llamada ley de memoria histórica ha puesto de actualidad los crímenes cometidos durante la guerra civil española y el franquismo. Sin embargo la verdadera historia nos ofrece un aspecto muy poco conocido –cuando no aviesamente ocultado- que tiene como tema central la represión criminal sufrida por los nacionalsindicalistas antes del 18 de julio de 1936.
La nuestra era una organización política que había sido fundada poco menos de tres años antes y sufrió una persecución despiadada desde su origen que se caracterizó no sólo por el salvajismo político contra una pequeña entidad, sino también por el heroísmo del que tuvieron que hacer gala los primeros Camaradas.
La tan traída y llevada “dialéctica del puño y las pistolas cuando se ofende a la Justicia o a la Patria” no fue una realidad hasta que en nuestras filas se perdió a más de una docena de militantes y simpatizantes y no hubo más remedio que hacer frente al matonismo marxista.
La historia hace literalmente añicos la teoría de que aquel pequeño “antipartido” nació como brazo armado de la derecha monárquica y reaccionaria. Los falangistas durante la República no fueron pistoleros a sueldo de los intereses de la burguesía industrial ni del caciquismo rural, como la historiografía al servicio del sistema liberal señala. Sistema éste, al que por supuesto no le interesa que se conozca la verdad. Por esta razón –y por otras que no voy a referir ahora-, el PSOE elaboró y aprobó una infame ley de memoria histórica, que el PP no quiso derogar.
Los caídos del nacional-sindicalismo, en su mayoría fueron jóvenes patriotas, trabajadores y estudiantes, cuya media de edad no superaba los veinticinco años.
Si decimos que los Camaradas de la etapa fundacional tuvieron que realizar el apostolado de su ideario político en unas condiciones extremadamente difíciles, no es decir mucho desde los parámetros de la actual confrontación política.
Declararse nacionalsindicalista en los años treinta del pasado siglo XX suponía afrontar las máximas penalidades, la posibilidad de ser tiroteado en la puerta de casa y de remate contar con la presencia de un sistema judicial fuertemente penetrado por la masonería que suponía la amenaza de la detención y el encarcelamiento arbitrarios. Y desgraciadamente seguimos aquel mismo camino en todos sus aspectos. También desde luego, en la infiltración masónica en todos los estamentos. Ahora no es el momento de dar nombres. Ya lo haremos cuando proceda.
Conviene advertir también que, si bien es cierta la hostilidad dela bibliografía de matriz marxista –o progresista, como ahora se dice- en los últimos años venimos detectando por parte de historiadores y divulgadores de corte conservador o neoliberal, el imperioso deseo de culpabilizar a los nuestros, de cualquier brutalidad cometida en España durante los años de la República y la guerra civil, tratando así la actual derecha, de recomponer su propio pasado a base de relatos poco menos que arcangélicos.
Así por ejemplo, el escritor Alfonso Ussía tuvo la desvergüenza de atribuir la responsabilidad de la muerte de Federico García Lorca a los falangistas, ocultando que fueron éstos los que le protegieron, siendo acogido en la casa de los hermanos Rosales, dirigentes de la Falange granadina y que su asesinato, como todo el mundo conoce –excepción hecha de Ussía y sus coristas-, fue responsabilidad directa de Ramón Ruiz Alonso, que puso en presencia de la autoridad militar de la provincia la vida del insigne poeta y dramaturgo.
No, Ussía. A ver si te enteras y dejas de lado tu sectarismo. Federico García Lorca estaba mucho, muchísimo más cerca de José Antonio Primo de Rivera, de lo que muchos piensan. La historia heroica del Nacional Sindicalismo está siendo rescrita –retorcida, sería el término correcto- en los últimos años. La realidad empero, es que nosotros podemos presumir de una historia limpia y heroica.
Aquella organización separados del ideal del Nacional Sindicalismo, vio como sus mejores hombres caían. Primero durante la República y después en la guerra civil. Y finalmente, al integrarse en la llamada División Azul, reclamando como pedía José Antonio: “los puestos de mayor peligro” y no en la retaguardia desde la cobardía de la represión, como hicieron los advenedizos de la derecha e izquierda que todos conocemos.
¿Dónde si no, murieron sus mandos y sus mejores militantes de primera hora?
En sus puestos, disciplinadamente.
Los héroes de aquel primer apostolado del Nacional Sindicalismo merecerían ser recordados por toso los españoles de bien, por su sacrificio generoso y entrega desinteresada en pro de la Patria.
Todos tenemos memoria. Nosotros también. Que nadie lo ponga en duda.
Y está cargada de heroísmo y abnegación.
José Antonio Cavanillas Gil


EL VALLE Y LA DERECHA VIL
La sustitución de la historia por la memoria suprime las cautelas metodológicas y éticas de los historiadores
El oficio de historiador obliga a ver las cosas desde distintos ángulos y hasta con distintos prismas. En el fondo, se trata de despegarse de lo emocional para anteponer lo racional en el análisis y el relato. Y cuando la cercanía de los hechos o su fuerte carga nos lo impiden, caben dos actitudes: abstenerse de historiar o tratar de ponerse en la piel de aquellos que en principio no gocen de nuestra simpatía o adhesión. La sustitución de la historia por la memoria conlleva, entre otras consecuencias, la anulación de todas las cautelas metodológicas y éticas que los historiadores han erigido, trabajosamente, en torno a su quehacer. Victimismo, sectarismo y revanchismo son sus frutos necesarios.
Lo que puede pasar en el Valle de los Caídos en los próximos días tiene que ver con todo eso y con la bellaca propensión a complacer al poder, sea este el que sea. Casi todos los problemas de la Justicia, de la Universidad e incluso de la Iglesia, por mencionar algunas instituciones vitales, tienen que ver o acaban teniendo que ver con ello. La mentira y la corrupción que se han adueñado de la sociedad española se han extendido desde las instituciones porque estas son incapaces de señalar límites a un poder que, por su condición democrática, se cree con derecho a invadir cualquier esfera pública o privada.
Un jefe de Estado reconocido internacionalmente de forma unánime durante 35 años, de cuya acción de gobierno en esas décadas dimana la España nueva que hizo posible la Monarquía parlamentaria, el régimen democrático y la Constitución, puede ser extraído de su tumba de forma deshonrosa para ser trasladado, en contra del parecer de su familia y de la comunidad religiosa que rige el lugar, al sitio apetecido por los que fueron y son sus enemigos jurados. Veámoslo desde el ángulo contrario: se arguye que Franco no merece honores, pero sus enemigos de entonces gozan de calles, monumentos, y distinciones de todo tipo. ¿Consentiría la izquierda un trato semejante a cualquiera de sus referentes, por criminales, ineptos o canallas que hayan podido ser? ¿Por qué la derecha española, desde los monárquicos a las lindes de la socialdemocracia, cuyo fue el régimen franquista de arriba a abajo, calla y otorga ante esta orgía de odio? No es posible que sea tan estúpida que no comprenda que es a ella toda a la que se desea deslegitimar para siempre. ¿Hasta dónde alcanzan sus increíbles tragaderas, su suicida vileza?
Rafael Sánchez Saus. Diario de Cádiz


                 

 

                                                      
A página principal

Círculo Nuevo Criterio - Milenio Azul
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es