MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

ACTUALIDAD


EL CO2 ES BENEFICIOSO
Un reciente estudio publicado en “Nature Climate Change”, en el que han participado investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha revelado que la Tierra tiene ahora más superficie verde que hace tres décadas. El trabajo asegura que la cantidad de biomasa verde ha aumentado de manera significativa en el 40% de las regiones del planeta desde 1982 a 2015, mientras que sólo en un 4% de los territorios se ha apreciado una pérdida significativa de vegetación.
Hace más de dos décadas, el geógrafo donostiarra Antón Uriarte Cantolla
, especializado en el estudio del clima, doctor en Geografía por la Universidad de Zaragoza y FRMetS (Fellow Royal Meteorological Society), ya había asegurado en repetidas ocasiones que esta progresiva expansión de la mancha verde se estaba produciendo en todo el planeta. Autor de trabajos referenciales en este ámbito como “Historia del clima de la Tierra”“Ozono, la catástrofe que no llega”, Uriarte es un científico que mantiene posiciones escépticas respecto al cambio climático y que cuestiona permanente la influencia del hombre sobre el clima.“La vegetación en la Tierra ha aumentado, pero esto no es una novedad. Hay estudios similares desde hace 20 años. La ignorancia general sobre este tema es tremenda. Las plantas, para su desarrollo, necesitan CO2 y agua, y energía solar para hacer la síntesis de los dos primeros elementos. Esto se debería aprender en la escuela. Al haber más CO2 en la atmósfera se incrementa el crecimiento de las plantas. En los invernaderos, generalmente, se introduce CO2 para que haya un mejor crecimiento de las plantas. Esto ocurre, además, tanto con la vegetación terrestre como con las plantas marinas. En los acuarios se introduce C02 para que crezcan más las algas. Desde hace décadas se sabe que el CO2 que se vierte en la atmósfera por la transformación de combustibles fósiles es siempre la mitad de la que realmente se ha emitido y esto es así porque la otra mitad ha sido absorbido por la vegetación, tanto continental como marina”.
Pero el exceso de CO2 también tiene sus peligros…

- Tenemos que partir de una premisa básica: desde hace muchísimo tiempo se ha inculcado a la población la idea de que el CO2 es tóxico y de que es el gran contaminante de las ciudades. Esto es un absoluto disparate. Cada uno de nosotros, al respirar, emitimos más de un kilogramo de CO2. Lo que ocurre es que cada vez que se habla del CO2 se muestra una chimenea expulsando grandes cantidades de humo queriendo hacer creer que es el gran elemento contaminante que nos rodea. Es pura propaganda.

¿Y es el responsable de lo que algunos definen como el ‘calentamiento global’?

- Sí es cierto que el CO2 puede producir un pequeño calentamiento, pero esto no quiere decir que éste sea negativo o que tenga un carácter tóxico o contaminante. Si no hubiese nada de CO2 en la atmósfera, la Tierra sería mucho más fría, alrededor de 20 o 30 grados más fría. Pero lo que es algo totalmente falso es que el CO2 sea perjudicial. Más bien al contrario, el CO2 es muy beneficioso para la Tierra. Los estudios sobre paleoclimatología o geología demuestran claramente que en las épocas del pasado en las que se concentraba más CO2 en la atmósfera había más vegetación. En el Jurásico, por ejemplo, la vegetación, y los dinosaurios que vivían en aquel tiempo, se extendían por todo el planeta y llegaban prácticamente hasta los polos. Entonces había entre cinco y diez veces más de CO2 en la atmósfera que el que hay ahora. Es ridículo pensar que el carbono es malo, cuando es, junto con el oxígeno, el elemento primordial de la vida. Es una de las mentiras más grandes que la propaganda ha conseguido imponer a lo largo de los últimos años. De hecho, el color verde de las plantas, que tanto se utiliza simbólicamente por quienes atacan las emisiones de CO2, es producido por el… CO2. La Tierra es menos marrón y más verde gracias al CO2.

¿Ha subido la temperatura media global?

- En relación al tema del cambio climático y de la protección del medio ambiente, se miente mucho. La subida de la temperatura media mundial es muy pequeña, es mínima. La elevación  media del mar, también es pequeñísima. Y, desde luego, tampoco es cierto que actualmente haya más catástrofes climatológicas (huracanes, lluvias torrenciales, terremotos…) que en el pasado. Si miramos con detenimiento las estadísticas de las que disponemos, los fenómenos extremos asociados al clima no han aumentado en ningún caso. Para nada. Todo es un cuento.
Explica Antón Uriarte que, desde un punto de vista político, las cosas, por ejemplo, ya están cambiando mucho en Estados Unidos, “donde la mayor parte de los candidatos republicanos son escépticos del cambio climático, no solamente Donald Trump, sino también Ted Cruz, que entre ellos es quien más sabe de estos temas. En Europa no ocurre igual porque los ecologistas mandan y la izquierda es mucho más fuerte, y parece que ésta, cuando se quedó sin otro tipo de banderas, se sumó, entre otras cosas, al carro del medioambientalismo”.
Antón Uriarte critica la energía nuclear por su peligrosidad y cuestiona también las energías renovables por ser antieconómicas,  por su elevado impacto ambiental y por su impredecibilidad. “El carbón es barato y abundante. Y no contamina”.
Antón Uriarte para
La Tribuna del País Vasco

 

El DESPLOME DE FACEBOOK Y GEORGE SOROS

En el último capítulo de Davos, edición 2018, George Soros dijo que los días de Facebook estaban contados porque es un peligro para la sociedad. Las expresiones del polémico multimillonario estaban lejos de formar parte de un juego verbal, eran la sentencia del declive de la compañía ya que el Davoscéntrico Soros sabía de lo que estaba hablando  y por qué lo decía. Facebook es una corporación que jamás tuvo como eje central la libertad de expresión. Su fundador, Mark Elliot Zuckerberg, transigió  que, desde el minuto uno, Facebook estuviera cimentado en las metas preestablecidas y los resultados eventuales que unen a diferentes fracciones de poder transnacional.
Al instalarse Facebook en la granja de la globalidad,  como una organización privada inocente y bienhechora,  su influjo colaboró con los planes de los encumbrados del estrato oligárquico y de aquellos que operan para no ser expulsados de la competencia, los cuales están encauzados en ascender la pirámide del poder.
En su interioridad, se situaron  entidades de la economía, de la comunidad de  inteligencia y de la política, las que no siempre coinciden en todo y hasta algunas de ellas se enrolan en una línea continua de combate entre sí.
Facebook nació y se propagó en un sistema financiero mundial frágil con riesgos graves que amenazan con desembocar  en una catástrofe financiera, monetaria y comercial global. Así pues, es verídico que el descenso de Facebook es conexo con la caída de las acciones tecnológicas, debido a la inestabilidad del mercado de valores, pero también creemos que esa causa única no explica del todo el trance por el que  está pasando Facebook.
Así, hay otro móvil que tiene que ver con la imbricación que, desde sus inicios, la compañía tuvo. En efecto, Facebook se edificó, entre otras concatenaciones, con la alianza panglobalista que  Soros integra y con el sionismo duro. Ambas vertientes de poder están en rencilla, debido a lo cual, Facebook es un recurso  para ser usado para propiciar ganancias a un agrupamiento con la consiguiente desmejora del opuesto.
El campo derrotado en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos en el año 2016, le acusa a Zuckerberg de haber cometido el pecado de dejar que la red social Facebook  fuese empleada a favor de Trump, aún cuando en la administración de la compañía había elementos que eran de la base del tridente Soros-Obama-Clinton.
En realidad, Zuckerberg no podía obturar el embate sionista-trumpiano por el carácter intrínseco de la empresa,  por la reciedumbre y la habilidad de las piezas del aparato sionista y por el entusiasmo proactivo de millones de usuarios simpatizantes de Trump.
Los agentes y asociados del bloque contrario al de Soros, explotaron la plataforma y consiguieron orientar parte de las mecánicas y datos de la corporación para quebrar la campaña potente de demonización de Trump, perpetrada por el vasto entramado de agencias de noticias y medios de comunicación que eran -y son- perfilados por la coordinación globalista, debido a que, a toda costa, había que ubicar en la Casa Blanca  al actual titular del Gobierno Federal. Estaba en juego, nada más ni nada menos, que la  presidencia crucial de una superpotencia.
El entorno digital, con Facebook a la cabeza, fue convertido en un arma perfecta para los colaboradores del Proyecto Trump y, por lo tanto, alrededor de tres cuartas partes del presupuesto publicitario de la campaña se giraron al mundo digital en el ciclo electoral completo. Desde luego, este  hecho por sí mismo no le dio el éxito a Trump, pero sí coadyuvó en el logro trumpiano.

Al ser Facebook una compañía inmensa y al fracasar los globalistas en su objetivo de restringir la difusión del contenido de sus rivales, Facebook se tornó  no apto para la zona sorosiana. Fue esta organización, con sus escuadras diversas, la que, tras un accionar de alto impacto, fulminó a Cambridge Analytica, que era una empresa internacional que trabajó para el sector de Trump en las elecciones de 2016, empleando instrumentos tales como la recolección de datos de 50 millones de usuarios activos de Facebook. Cambridge Analytica, había asimilado una capacidad auténtica por su funcionamiento metodológicamente sólido, que hizo estremecer a los otros participantes del mercado. Debía morir y así fue.
Este es el final que Soros predijo para Facebook y  empujó a la compañía a resistir la arremetida de sus críticos, contratando los servicios de una consultora de relaciones públicas, Definers Public Affairs, la cual terminó en una recriminación generalizada del ámbito liberal-globalista  ya que, supuestamente, habría remitido al periodismo un documento donde se probaría que el dinero de Soros estaba detrás de los grupos de activistas que creaban condiciones para un sentimiento anti Facebook, como es el caso de Freedom From Facebook, y porque se creó un clima antisemita sobre Soros.
Por más que públicamente Zuckerberg y Sheryl  Sandberg, directora operativa, se hayan desentendido del trabajo de la agencia contratada, aduciendo que no estaban al tanto del tema, es difícil de creer que desconociesen la tarea de la firma que, según la prensa, tendría filiación con el Partido Republicano. De igual manera, ellos comprenden perfectamente que Soros le declaró la guerra a Facebook y, para que no quede dudas de ello, el fundador de Soros Fund Management y Open Society Foundations vendió su participación en la compañía de los medios sociales antes del inicio de la gran crisis del gigante tecnológico.
Diego Pappalardo


JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA
Hoy, día 20 de noviembre de 2018, hace 82 años que el joven abogado de 33 años, marqués de Estella y Grande de España, José Antonio Primo de Rivera fue asesinado en la prisión de Alicante, tras una vulgar parodia de juicio en donde la sentencia había sido dictada meses atrás, antes de que el mismo se celebrara.
José Antonio que es como ha pasado a la historia, fue el fundador de Falange Española, que se unió poco después con las JONS de Ramiro Ledesma y Onésimo Redondo.
José Antonio fue el gran mito de los años posteriores a la guerra civil española. Fue el ejemplo a seguir por una España victoriosa y el anhelo en el que se amparaban quienes sufrieron la derrota.
José Antonio fue fusilado de modo ilegal, por el Frente Popular de socialistas, comunistas y anarquistas. Incluso en las filas socialistas hubo quienes mostraron indignación por un crimen sin sentido, cometido contra un hombre que aunque el mismo día en que su gran obra -Falange Española- fue fundada sufrió un atentado, siempre se negó en redondo a devolver mal por mal. Aquella España desquiciada no estaba hecha para hombres de su talla.
El pistolerismo era la forma de hacer política de una izquierda cargada de odio y resentimiento.
En aquella España tan sólo Falange Española de las JONS tenía claro el norte. En medio de las convulsiones de una izquierda volcada hacia un régimen soviético y una derecha sin rumbo que a la vez que admiraba y era correa de transmisión en España de las oscuras pretensiones genocidas nazis, se entregaba a Gran Bretaña.
Tan sólo aquel joven y su recién formada Falange Española, era consciente de que el porvenir de España y la reconciliación de los españoles, pasaba obligatoriamente por recuperar esa empresa colectiva que llevó a España a ser la nación más grande sobre la tierra: LA HISPANIDAD.
Murió asesinado el hombre y nació el mito.
Y como ocurre con los mitos, se desvirtúa su mensaje, su obra. Todo se saca de contexto en función de los intereses mezquinos de unos y otros. El franquismo utilizó a José Antonio y a su obra, Falange Española, para dotarse de unos principios de unidad, de generosidad, en los que los advenedizos de turno no creían. Y las pruebas más contundentes vinieron cuando Franco murió en la cama de un hospital y tantos como se decían seguidores de José Antonio, enseguida le traicionaron y traicionaron al propio Franco, en pos de su escalada personal hacia el nuevo régimen que empezaba. Un nuevo régimen de la mano de Juan Carlos I al que puso Franco en su línea sucesoria y del que deriva todo lo demás.
Tampoco Franco era falangista.
Y eso es y era en aquellos años, algo conocido. Pero pretender culpar al Generalísimo de todas las iniquidades que Falange Española de las JONS ha venido padeciendo desde el Decreto de Unificación de 1937, me parece excesivo. Sobre todo porque Falange se llenó de oportunistas que en los primeros días del Alzamiento Nacional, resulta que se habían pasado los años anteriores desde 1933 “tomando café con José Antonio” y eran más falangistas que el propio fundador, para traicionarle a la primera de cambio.
Son muchos los que actualmente tienen la desfachatez de alardear de “falangistas”… y apoyan o votan a partidos que se sitúan en las antípodas de falange. Sólo se me ocurre un calificativo para ellos, que voy a dejar al libre albedrío de cada lector del presente artículo.
Ochenta y dos años después de su asesinato, José Antonio continúa siendo el líder a seguir. Un líder incomprendido y desconocido por casi toda España. Y resulta curioso que haya sido recientemente, en Rusia, donde ha empezado a despertar admiración. Como ocurre en prácticamente toda Hispanoamérica, en donde tanto su vida -corta vida- como especialmente su obra, discursos y escritos, despiertan asombro y admiración.
El crimen cometido contra el líder falangista, pesa sobre la conciencia de todos los partidos de izquierdas que para lavar su responsabilidad, continúan mintiendo sobre su figura.
Y pesa sobre la conciencia de la derecha cobarde que habiendo crecido durante el franquismo gracias a medidas económicas y sociales de Falange Española de las JONS y del propio José Antonio, continúan obviando su legado.
Hoy en día, José Antonio se ve postergado al silencio y al olvido. Un José Antonio cuyo único crimen fue creer que España tiene un camino cierto en el concierto de las naciones, lejos de la humillación constante ante nuestros enemigos seculares, dominados por la masonería.
José Antonio creía en la España de aquí y en su proyección en aquella España a menudo tergiversada y olvidada en estos tiempos que corres: HISPANOAMÉRICA.
Aquella España que era la potencia mayor que ha conocido la tierra y hoy por culpa de la traición, se ve hundida y postergada; dividida en una miríada de naciones cuyos gobernantes prefieren consciente o inconscientemente, rendirse ante quienes la humillaron.
Aquella España en la que no había diferencia entre españoles, tanto si eran de Europa, como de américa. Indios o blancos. Mestizos o criollos… O lo que fueran. Todos teníamos una Unidad de Destino en lo Universal.
Un José Antonio que ve cómo su nombre desaparece de calles españolas, cuando ni cometió ni jamás ordenó cometer crimen alguno contra nadie. Y sin embargo genocidas como Santiago Carrillo, la Pasionaria o Lluís Companis que sí tienen sus manos manchadas de sangre, reciben toda clase de parabienes por parte de una España que no les debe nada.
Así es España de desagradecida. Y así son los españoles de hoy día.
Falange Española de la JONS, continúa existiendo. Y como José Antonio, continúa creyendo que España tiene ese camino abierto, hacia el triunfo de la FE, el nuevo amanecer y la victoria de la gran obra que llevó el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, hasta los confines de la tierra.
José Antonio Primo de Rivera
¡¡¡Presente!!!
¡¡¡Arriba España!!!


EL ARA SAN JUAN
Para nosotros, lo realmente importante no es la dilucidación de si el submarino implotó o explotó sino lo sigiente:
1) Argentina no es ningún Poder.
Y al no serlo, es un sistema de configuración abierta que actúa en función de los objetivos, metas, intereses y agendas de los centros que sí son oderes. Si un país no es un Poder está a la marced de otros poderes que, en el caso de la Argentina, se constituyó en activo principalmente del British Power.
El país no es un jugador geopolítico porque no expresa la tríada geopolítica. Padece de a) ausencia de fuerzas militares para ejecutar guerras globales, regionales y locales -ni siquiera pudo hallar y reflotar por sí mismo a su submarino. b) ausencia de un Sistema financiero-económico con un alto grado de autonomía y relevancia dentro del mundo. c) ausencia de un conjunto de recursos psicohistóricos.
2) La decapitación de la capacidad militar de Argentina es un hecho que, bajo el actual Sistema, es irreversible.
3) Si un país no es un Poder en sí, los órganos de ese "Estado" no trabajarán para el Bien Común Patrio. Por consiguiente, no esperen que las instituciones estatales les beneficien de forma general y sistemáticamente. Hoy es pueril consumir ese discurso berreta que habla de que existe el poder popular y el pueblo es soberano ya sea con el oficialismo y/o oposición de la Industria Política.
Hablar en Twitter y en Facebook del ARA San Juan en nada influirá porque ya se logró amortiuar el repudio y la indignación por el hundimiento. Por el ARA San Juan, no pasará ningún evento ni habrá cambios en los tiempos inmediatos y mediatos.
Está claro que no todo está totalmente perdido, pero hay que hacer una nueva nación Argentina con un pueblo, cuyos integrantes mayoritariamente compartan el mismo Ser y Estar en el mundo, los mismos objetivos y los mecanismos de operar contra el enemigo histórico y geopolítico, con la previa identifiación de él.
Diego Pappalardo

EL MULADAR
Un majadero concejal de la ciudad californiana de Los Ángeles, ha ordenado retirar una estatua de Cristóbal Colón, aduciendo las patrañas de siempre, sobre el genocidio indígena y demás consabida retahíla de idioteces, propias de aquellos descendientes de oportunistas anglosajones, que en vez de cerebro, tienen una hamburguesa.
Es un ataque más, contra España. Se busca avergonzar a los españoles, incidiendo en las recurrentes mentiras de la leyenda negra.
No voy a perder el tiempo hablando y debatiendo sobre este particular, a pesar de que la historia demuestra precisamente todo lo contrario: los exterminadores y genocidas de las poblaciones indígenas fueron los anglosajones.
El problema no es que unos canallas hagan lo único que saben hacer. El problema es que en España tenemos unos gobernantes y unos políticos en general, que son una vergüenza.
A España hay que defenderla TODOS los días.
Y no con patrioterismo barato y de ocasión, como hacen el PP y todas sus marcas fantasmas –Ciudadanos, Vox- que consideran que esto no es más que algo intrascendente.
Pues no.
No es algo intranscendente ni baladí. De estas mentiras y sobre todo de la pasividad que raya en la cobardía ante los amos mundialistas, se nutren nuestros enemigos.
España está hundida y humillada.
Y no por los anglosajones, sino por los propios españoles que se niegan sistemáticamente a conocer la verdad sobre su gloria y sus hazañas, allá donde hemos pisado.
El primer paso para levantarnos y salir del muladar, es acabar con estos partidos abyectos, que sólo se acuerdan de España y todo lo que España significa para robar.
Por España.
Siempre por España.


¿MENTIRA O ADVERTENCIA?
El pasado 11 de noviembre de 2018 se conmemoró en París el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial. El Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, pronunció un discurso, del que se han destacado dos aspectos, que por sí solos no son más que flagrantes mentiras.
Por una parte culpa y advierte del infausto desencadenamiento de la contienda, a los nacionalismos, de los que asegura, y estoy de acuerdo, que no son “patriotismo”. Es evidente por el segundo aspecto a destacar, que se refiere al hipotético nacionalismo de los países derrotados.
Por otra parte, aseguró que “los soldados franceses combatieron defendiendo los valores universales de Francisa”. Finalmente y al hilo de lo anterior, nos dice que “los demonios del pasado resurgen”.
En todo momento estuvo el Presidente francés, acompañado de la Canciller alemana Angela Merkel; una mundialista venida a menos, que lleva de la mano a su pupilo para que no se descarríe.
Si hacemos un poco de historia, comprendemos que las palabras de Macron, además de la consabida retahíla de tópicos, parecen lanzar un aviso, no al nacionalismo del que como el vasco, catalán, flamenco, etc., va de la mano en Europa. Le está dando una insinuación a los partidos y movimientos patriotas escépticos con esta Europa vendida o, mejor aún, secuestrada por la masonería. Y para ello, no ha dudado en rodearse de 70 jefes de estado que, con su presencia en el acto, parecen ser partícipes.
Las causas del inicio de la Primera Guerra Mundial no fueron tan nobles como se nos ha venido haciendo ver, durante estos últimos cien años. Al principio era comprensible que cada nación intentara justificar su participación. Pero incluso pocos años después de finalizada, ya se empezaba a conocer la verdad. Una verdad que posteriormente se ha ido maquillando hasta desfigurar, primero, y ocultar, después, el por qué de aquel despreciable conflicto.
En otros artículos hemos demostrado el papel preponderante que en esta ocasión como en tantas otras, ha jugado la masonería.
Eran muy distintas las alianzas entre naciones, en las postrimerías de 1914.
La masonería estaba abiertamente juramentada contra la monarquía ortodoxa rusa y especialmente, contra la católica del Imperio Austro-Húngaro. A menudo la secta, utiliza a desarraigados -en aquellos años eran anarquistas, hoy podemitas en la mayoría de ocasiones- a los que convence de lo importante de sus acciones y los dirige contra personas e instituciones. Fue así que un anarquista vinculado a la masonería, atentó contra la emperatriz de Austria, Sissi. Su objetivo inicial era un miembro de la Casa de Orleans francesa, pretendiente al Trono de Francia y a la vuelta de la nación gala a la senda del catolicismo. La intención, por supuesto, no era otra que la desestabilización de la que los masones de grados más altos, siempre han obtenido pingües beneficios.
Y así llegamos a Sarajevo, año 1914. Otro desarraigado, también masón y armado por organizaciones masónicas, por la secta secreta “mano Negra” y miembro de otra secta de vínculo masónico como “Joven Bosnia”, asesina al heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro. Este fue el desencadenante oficial. O mejor dicho, la justificación de los acontecimientos que se sucederían posteriormente.
La verdad que oculta Macron es que buena parte de culpa la tuvo no el nacionalismo germano y menos aún austriaco, sino el chovinismo francés que hacía mucho tiempo que buscaba resarcirse de su derrota contra Alemania, en Sedan en el año 1870. Por supuesto que no vamos a negar la inconsciencia y temeridad de los gobernantes de hace 100 años. Pero los acontecimientos, aunque de otro modo, ya estaban planificados en diversas tenidas masónicas.
En otras ocasiones hemos hablado de ese oscuro personaje, poder en la sombra del presidente de Estados Unidos Wilson, que era Edwar Mandell House.
Este personaje era miembro de una peligrosísima secta masónica illuminatti y luciferina, antecesora de la Gran Logia Rockefeller.
Al asesinato de Sarajevo fue sólo una excusa y al mismo le siguieron una serie de acontecimientos que eran consecuencia de los acuerdos comerciales entre el Imperio Alemán del Kaiser Guillermo II y el Sultán de Constantinopla, mediante los cuales, Alemania construiría un ferrocarril que uniría Persia con Berlín.
Esa ruta  comercial iba contra los intereses de la banca Rotschild, Kuhn&Loeb y diversas fundaciones y entidades masónicas.
El revanchismo francés y los intereses financieros masónicos, llevaron a la cadena de acontecimientos cuyo fin fue la guerra.
A partir de ese momento, el resto de hechos vendrían por sí solos.
Inicialmente incluso, el judaísmo era favorable a la victoria alemana, dado que este imperio había reconocido desde años atrás, la nacionalidad a los judíos, en igualdad de derechos que los propios alemanes de origen europeo.
Es aquí donde volvemos a encontrar a Mandell House que, utilizando a su logia masónica, presionó al movimiento sionista para revertir el apoyo y dárselo de modo incondicional a Gran Bretaña y Francia.
La guerra fue el vehículo para que Mandell House y la masonería consiguieran el objetivo que pretendían: la desintegración del imperio Austro-Húngaro católico y del Imperio Ruso, ortodoxo.
No olvidemos que fue Mandell House el que subvencionó muy generosamente a Trotsky. Incluso cuando el líder revolucionario fue detenido en Canadá mientras se dirigía a Rusia, Mandell House intervino ante las autoridades de aquel país para que le permitieran continuar su viaje.
Para destruir una gran nación utilizaron las logias la misma táctica que para acabar con el Imperio Español, y la misma que están empleando en la actualidad, para dividir y romper España.
En 1914 los movimientos de carácter nacionalista eran más bien escasos y de poca o nula representatividad.
La masonería a través de los políticos que controla, hace ver ante la opinión pública, que no pide, sino que da. Para ello crea grupos de supuestamente oprimidos, que reclaman reconocimiento, derechos, etc. Grupos cuya entidad sería ridícula si no fuera por la ingente cantidad de dinero que reciben y la propaganda inusitada que se les brinda, en los medios de comunicación masónicos.
Tal es así, que se llegó a formar una especie de federación de pueblos oprimidos del Danubio, que incluso celebró congresos generosamente financiados a pesar de que la participación fue casi inexistente. Tan solo la masonería checa desarrolló alguna actividad en este sentido.
Pero al finalizar la Gran Guerra, esta especie de federación fue la excusa para dividir el gran Imperio de Austria Hungría, atomizarlo e ir poco a poco diluyendo su condición católica, imponiendo el laicismo y arrinconando la presencia de la Iglesia.
En 1916 falleció el anciano emperador austriaco, Francisco José. Le sucedió en el trono el Emperador Carlos, beatificado por el Santo Padre Juan Pablo II.
El Beato Emperador intentó desde el primer día, acabar con la guerra negociando a través de su cuñado que era oficial del Ejército Belga, con el presidente francés Poincaré. Pero la masonería de la mano de Mandell House tenía otros planes y no hubo lugar a la paz.
Incluso, y una vez finalizada la guerra, los masones se entrevistaron y le propusieron al Beato Emperador, primero recuperar el trono de Hungría y después, el de Austria a cambio de que aceptara como condición ineludible, leyes de divorcio, escuela laica, ruptura con el Vaticano y todas las demás normas de precepto masónico que hemos mencionado en otras ocasiones y en otros artículos.
Es curioso este hecho, porque en España sucedió lo mismo cuando una delegación masónica se entrevistó en dos ocasiones con Alfonso XIII, con la amenazante advertencia que de no aceptar, le esperaría la pérdida del reino y el exilio. Como así ocurrió con el advenimiento de la masónica II República.
Esta es la historia.
Luego si esta es la historia, sólo nos queda como conclusión que el presidente francés Macron, puesto por la Banca Rotschil, miente. Y no sólo miente, sino que le está dando una advertencia a los gobernantes del mundo a través de los 70 jefes de Estado que estuvieron presentes en la ceremonia conmemorativa.
Hemos tomado nota.
La masonería sabe que su objetivo, su Nuevo Orden Mundial está en peligro y lanza un aviso: si no aceptamos sus maquiavélicos designios, buscarán una excusa para provocar otra guerra.
Y así estaremos en tanto en cuanto no les arrojemos al vertedero de la historia.


                               

                      

                 


 
 Nuevo Criterio - Milenio Azul


 

CREANDO ESPACIOS

DE LIBERTAD

 


milenioazul2000@yahoo.es
 

   

 

                                                      
A página principal

Círculo Nuevo Criterio - Milenio Azul
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es